LA REVOLUCIÓN TALAVERANA DEL MÓVIL

Han creado el primer teléfono móvil para niños, con multitud de funciones que facilitan su uso responsable y permiten a los padres la interacción remota del terminal. El prototipo del phonekid desarrollado en la empresa talaverana Escudo Web ha tenido tanto éxito en el Mobile World Congress de Barcelona que grandes fabricantes y operadoras quieren lanzarlo al mercado cuanto antes. Y lo estará este mismo año.

 

El programador Adrián Portela, el director de proyectos Javier García y el gerente de la empresa Escudo Web, Carlos Rueda, en sus oficinas de Talavera. Foto: Barri

 

Lo que los ingenieros y programadores de Escudo Web han imaginado, diseñado y fabricado (el prototipo) en sus oficinas de Talavera es “el sueño” de cualquier madre y padre de un preadolescente empeñado en tener su propio móvil: un terminal con la apariencia de un teléfono normal para que el niño no lo rechace por considerarlo infantil, que puede ser supervisado y gestionado a distancia a través de una aplicación que el adulto instala en su propio móvil.

 

”En Talavera y en Castilla La Mancha hay mucho talento y tenemos que empezar a creérnoslo nosotros mismos, a darnos la importancia que nos merecemos y a atrevernos”

 

Los padres pueden así desde sus teléfonos activar y desactivar las funciones del phonekid -el teléfono del menor- en cualquier momento: que puedan o no realizar y recibir llamadas, navegar o no por internet (en ambos casos es posible además limitarles el acceso a determinados números o contenidos online), permitirles o no hacer fotos, escuchar música o incluso dejarles el terminal solo como calculadora y una enciclopedia cuando están estudiando.

 

Y se acabaron las broncas porque el niño no suelta el teléfono por más que se le pide: desde el móvil del adulto es posible

 

bloquear la pantalla del phonekid para que el menor solo vea en la pantalla la orden: “hora de dormir”, “de ducharse” o “de estudiar”…

 

El phonekid permite que el menor siempre esté geolocalizado (está función nunca se desactiva y además archiva en un historial todos los lugares, la hora y fecha donde ha estado) y cuenta con un botón en la pantalla principal que el menor puede activar en caso de sentirse en peligro. Si lo hace, sus padres reciben en sus teléfonos la alerta y también por correo electrónico. Con todo resulta una herramienta muy eficaz para evitar el ciberacoso, detectarlo si ocurre y ponerle fin.

 

“Gran parte del equipo somos padres y estábamos viendo esta necesidad. Si vamos a darles un móvil tenemos que hacerlo con protección, no pueden tener libertad total de acceso a internet porque todos sabemos los peligros que encierra. Hablamos de un nuevo modelo de convivencia digital que nosotros llamamos interacción parental porque no se trata de controlar, sino de enseñar a nuestros hijos cómo usar el teléfono de forma segura y responsable”, explica Javier García Porris, director de proyectos de Escudo Web.

 

Phonekid, dicen en la empresa talaverana, está pensado para ser el primer móvil del niño. “Cada familia debe decidir a qué edad quiere dárselo, pero podríamos hablar de entre 8 y 12 años. Más mayor o si ya ha utilizado otro libre antes es posible que lo rechace y genere problemas”, indica Javier García.

 

Este es el prototipo del phonekid, con un diseño similar al de un adulto para evitar rechazo en los niños. La idea es que este sea su primer dispositivo, para menores de entre 8 y 12 años.

 

El prototipo de este primer teléfono para niños tuvo tanto éxito en el Congreso internacional de telefonía móvil de Barcelona (el más importante del mundo), celebrado a finales de febrero, que “fabricantes, grandes, pequeños, operadoras, virtuales, oficiales, de todo tipo están muy interesados en cerrar acuerdos con nosotros para sacarlo al mercado de forma rápida”, cuenta el director de proyectos, que prevé que el phonekid estará en el mercado antes de la campaña navideña.

 

“Ha sido increíble. Lo estamos afrontando con mucha ilusión porque desde el principio el proyecto nos tuvo enamorados y más ahora viendo la aceptación y la necesidad real que hay”. El precio dependerá finalmente de quién y cómo lo lance al mercado, pero en Escudo Web estiman en principio que podría rondar los 150 euros.

 

OTROS DOS PROYECTOS DE ÉXITO QUE ESTÁN UTILIZANDO EL GOBIERNO DE NICARAGUA Y EL DE EXTREMADURA

 

La empresa tecnológica Escudo Web se puso en marcha en 2010 y dos años más tarde empezaron a despertar interés por la calidad de sus productos de desarrollo e integración de soluciones software, sobre todo enfocadas al sector educativo. En 2015 desarrollaron para el Gobierno de Extremadura un proyecto para favorecer el control parental que permite gestionar el acceso a internet en los portátiles que el sistema público entrega a los niños para que estudien en clase y en casa y protegerles mejor.

 

También para el Gobierno de Nicaragua han creado aulas móviles digitales que permiten cargar las tablets de los alumnos por las noches para que estén disponibles durante el día (muy importante en las zonas con problemas de suministro eléctrico) y que, además, los profesores puedan incorporar a los dispositivos todos los contenidos que necesitan los alumnos e interactuar con ellos. “Está siendo importantísimo y estamos encantados. Ya vamos por la tercera fase y la intención del Gobierno es llevarlo a todos los centros”, dice el director de proyectos.

 

Para Portugal han desarrollado una iniciativa tecnológica educativa y en este momento trabajan en otro ambicioso proyecto con la editorial Edelvives, relacionado con el control de aulas a través de ordenadores Chromebook. “Es un proyecto muy importante para nosotros y creemos que también va a tener un crecimiento exponencial a nivel internacional”. Telefónica, Toshiba, Intel, Solutia… son otras de las empresas con las que han realizado proyectos.

 

“Alguna gente espera que les digamos que somos de Madrid o de Barcelona, pero no, trabajamos en Talavera, todos somos talaveranos y estamos en contacto con el mundo a través de internet sin ningún problema. En Talavera, en Castilla La Mancha hay mucho talento y tenemos que empezar a creérnoslo nosotros mismos, a darnos la importancia que nos merecemos y a atrevernos a buscar inversores para desarrollar nuestros propios proyectos”, dice Javier García.

 

Él llegó a la empresa poco después de que el gerente Carlos Rueda la pusiera en marcha con un colaborador que trabajaba cuando podía. Hoy son cuatro en plantilla, han externalizado algunos servicios y ante la expansión internacional a la que se enfrentan están convencidos que pronto serán muchos más. Escudo Web fue la única empresa de Castilla La Mancha presente en el Mobile Congress 2018.