LA REGIÓN SE PREPARA FRENTE AL CAMBIO CLIMÁTICO

Castilla-La Mancha es cada vez más seca y más tórrida. Desde 1981 hasta 2016 la temperatura media se ha incrementado 1’4ºC, el verano se ha alargado siete días cada década, los períodos de sequía se agravan y aumentan en frecuencia fenómenos meteorológicos extremos como olas de calor y lluvias torrenciales. Son hechos constatados que confirman un cambio climático que impacta en todos los aspectos de nuestra vida cotidiana. Para adaptarnos a este nuevo escenario y contribuir a frenar el calentamiento global, el Gobierno regional ya tiene una estrategia hasta 2030.

Vivienda afectada por la riada de Cebolla el pasado mes de septiembre. Foto cedida por la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha.

 

Los 30 litros de agua por metro cuadrado que en apenas 15 minutos cayeron en la localidad toledana de Cebolla el pasado 8 de septiembre provocaron el desbordamiento del arroyo Sangüesa. La riada arrasó cuanto pilló a su paso y causó importantes daños materiales y pérdidas económicas. Fenómenos meteorológicos extremos como éste han ocurrido siempre.

 

Lo ‘anormal’ es que cada vez suceden con más frecuencia. Es una de las graves consecuencias del cambio climático. Para conocer exactamente lo que ya está pasando y el impacto que está teniendo en Castilla-La Mancha, la consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural ha encargado a un grupo de más de 70 expertos el “Estudio sobre Efectos Constatados y Percepción del Cambio Climático en el Medio Rural”, financiado con fondos Feder y coordinado por el geógrafo y climatólogo Jonathan Gómez Cantero.

 

“De este análisis se deducen datos alarmantes, como el hecho de que en los últimos 36 años en Castilla-La Mancha se haya incrementado la temperatura media 1,4º C, o que el verano se haya ido alargando en la región siete días cada década. El cambio climático es una realidad constatable”, afirmaba el consejero de Agricultura y Medio Ambiente, Francisco Martínez Arroyo, durante la presentación pública de los resultados del estudio, en los que se ha basado la administración regional para preparar la Estrategia frente al Cambio Climático con el horizonte 2030.

 

Seguir leyendo...