La recuperación tendrá la forma del logo de Nike

 

 

Toledo, 8 de mayo de 2020.- El Covid-19 ya se ha propagado por 215 países, entre ellos España. La OCED (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) preveía a principios de marzo que la economía mundial crecerá la mitad de lo previsto si la crisis de alarga y agrava. Según el informe Coronavirus: la economía mundial amenazada, un brote más intenso y duradero del virus podría hacer caer el crecimiento de la economía mundial hasta el 1,5%, frente al 3,2% del año pasado. En todos los casos, la respuesta de los gobiernos y una acción coordinada resultará clave.

 

En este escenario, directivos del sector de la iluminación en España han participado en un encuentro digital con el objetivo de valorar la situación y reflexionar sobre la nueva situación económica. Entre ellos estaba Carlos Alberto Pretel, CEO de Prilux, la empresa toledana con más de 30 años de experiencia en el sector de la iluminación y que cuenta con cerca de 200 trabajadores y exporta sus productos a gran número de países.

 

Para Pretel la recuperación “lo más probable es que tenga la forma de logo de Nike. No obstante, serán necesarias medidas para reactivar la economía, igual que se han introducido para parar. Es muy importante que las personas se sientan seguras pero también hay activar estímulos. Si los gobiernos no hacen nada, la recuperación será más lenta. No creo que sea en forma de L ni de V, pero, si no hay medidas, puede durar dos o tres años”.

 

Sin duda, el Covid-19 ha cambiado el escenario en el que vivimos desde un punto de vista económico y social. Tras el confinamiento habrá nuevos hábitos y costumbres que nos van a quedar para siempre como “el teletrabajo o la práctica de lavarnos las manos constantemente”, asegura Pretel.

 

“Dentro de unos meses, cuando tengamos una vacuna, pasarán prácticas como la distancia personal, las mascarillas y los guantes. Pues considero que somos mamíferos porque nos gusta tocarnos y tener gestos de afecto. Deseo que esto quede como una pesadilla de la que hemos despertado; aunque no para aquellos quienes perdieron a algún ser querido, ellos no lo olvidarán nunca”, añade.

 

Desde la declaración del estado de alarma en España que se aplicó el sábado día 14 de marzo con la publicación del Real Decreto 463/2020, el Gobierno han ido poniendo en marcha nuevas medidas tanto sanitarias como económicas. Muchas de ellas aprobadas en fines de semana. Esto ha obligado a CEOs y directivos a trabajar constantemente, incluso sábados y domingo, para estar al tanto de los nuevos decretos y poder tomar medidas para sus empresas.

 

“Nuestro sector, salvo las dos semanas de inactividad en marzo coincidiendo con Semana Santa, ha podido continuar con la actividad. En un país como España, el turismo se lleva la peor parte por el peso que tiene en el PIB. Está siendo muy castigado, . Esperamos que pronto, en la fase de reconstrucción, aunemos fuerzas y se pongan en marcha medidas e iniciativas para que todos los sectores, también el turismo, comiencen a funcionar. ¡Es necesario! Que se dejen de dar vueltas a las cosas y se comience a construir iniciativas y a comunicarlas al entorno nacional, para volvernos a animar e ilusionar. Para poder hacer planes en torno a ello”, pide el CEO de Prilux.

 

Tras superar los 40 días de confinamiento, las empresas en general y el sector de la iluminación en particular comienzan a pensar en el regreso. “Parece que este mes de mayo conoceremos algunas medidas económicas más concretas, pero puede que hasta junio o julio no empiecen a tener un peso fuerte. Nos espera un verano complicado donde todos estamos deseando recuperar un nivel de actividad próximo al que teníamos antes del 14 de marzo. En una situación, los entes públicos deben coger la iniciativa y empujar a la economía. Si lo dejan todo a la iniciativa privada o le ponen trabas, será más complicado y lento”, asegura Carlos Alberto Pretel.

 

Las empresas internacionales, como Prilux, tienen la ventaja o desventaja de que cada país lleva un ritmo y maneja unas fechas. Mientras China comenzó a principios de años, en América Latina está comenzando ahora. “Cuando Enero y Febrero estaban los problemas en China, estábamos muy preocupados por los suministros pero ahora el problema está en la demanda que esperamos que se reactive lo antes posible”.

 

A esto añade que “la internacionalización nos da más músculo y capacidad porque, aunque el mundo está globalizado, hay países que van mejor y otros que van más lentos. En nuestro caso, nos quedamos en los mercados más cercanos: en Francia se ha notado un parón muy fuerte, la Europa del Este está funcionando bastante bien (la virulencia del virus está siendo más leve allí), en Portugal fueron muy rápidos y está funcionando mejor que España, Marruecos también está funcionando bastante bien… El mercado más importante para nosotros sigue siendo el español y se ve poco a poco cómo va bajando la actividad, no se inician obras nuevas… Ahora mismo en fabricación seguimos a tope porque son pedidos que teníamos en cartera, pero veremos de aquí a algunas semanas cómo va evolucionando y si van entrando nuevos pedidos”.

 

Respecto a las iniciativas económicas y tributarias lanzadas por el Gobierno. El directivo de Prilux asegura que muchas eran necesarias y estaban bien orientadas, como las líneas de tesorería a través de ICOs pero el estado se han visto superado por el volumen de peticiones y los fondos no han sido liberados. “Las medidas tributarias son necesarias pero se quedan cortas, principalmente si las comparamos con otros países, por ejemplo de Europa, donde han sido más eficaces”. Añade que “tendrían que aplicarse más medidas”.

 

Desde Prilux, Carlos Alberto Pretel defiende que la globalización ha venido para quedarse pero progresivamente vamos a notar como se estimula la producción local sobre todo en industrias básicas. Las producciones locales se van a acelerar y van a llegar para quedarse. “Por supuesto, que el ‘made in China’ va a continuar pero sí serán los países autosuficientes en muchos aspectos”.

 

En el sector de la iluminación, “la industria española debe ofrecer innovación, creatividad y valor añadido. Son productos muy competitivos pero no pueden competir con los precios de Asia. Hay clientes para todos. Hay quienes van por el precio y quienes buscan un valor añadido. Hay que escuchar al cliente y proponerle soluciones ”, afirma el CEO de Prilux.

 

Como reflexión final, Carlos Alberto Pretel asevera que “no es más fuerte quien tiene más músculo sino quien mejor se adapta. Las empresas que se adapten podrán continuar incluso más fuertes que antes. Aparecerán nuevos nichos e incluso podemos reinventarnos, pero siempre adaptándonos a lo que venga”.

 

Ana Romero