LA POLÍTICA TAMBIÉN SE ALTERA EN PRIMAVERA

 

Las múltiples elecciones de esta primavera y sus variadas candidaturas han sido utilizadas por las direcciones nacionales y regionales de los partidos para reorganizarse de manera interna de cara a unos próximos años que se anuncian difíciles para todos. En esa clave hay que analizar el nombramiento de muchos candidatos, más que en el de los votos que pudieran arrastrar. Eso se deja para los respectivos líderes nacionales.

 

El conjunto de candidaturas para las próximas elecciones, generales, autonómicas, europeas y municipales, evidencian lo que era un hecho en los últimos meses, la ausencia del panorama político regional de los dos principales enlaces de las relaciones entre gobierno y oposición en los últimos años, tanto cuando era el PSOE quien mandaba y el PP estaba en la oposición como cuando era al contrario. Los números dos de cada partido en ese tiempo, quienes se han alternado en la presidencia y la vicepresidencia de las Cortes de Castilla-La Mancha: Jesús Fernández Vaquero, el actual presidente, por el PSOE y Vicente Tirado, actual vicepresidente, por el PP. Ambos dejarán de serlo después de las elecciones autonómicas porque no figuran en las listas de sus respectivos partidos. Fernandez Vaquero será más que probablemente elegido senador en representación de las Cortes de Castilla-La Mancha una vez estas queden constituidas después de las elecciones. Tirado sí aparece en lista, pero lo hace en la del Congreso como número uno, con lo cual no desaparece del todo de la política regional. Intentaron que fuera en las listas europeas, es decir que se distanciara de la política castellano-manchega, pero hizo valer que es el número 4 en la ejecutiva de Pablo Casado para encabezar la lista de Toledo. No ha sido el único candidato que el presidente regional del PP, Francisco Núñez, ha tenido que asumir en las listas a las elecciones generales y que no tenía previsto dentro de la renovación diseñada para el partido en la región.

 

Vicente Tirado y Jesús Fernández Vaquero se califican entre sí de amigos y han llevado los contactos de apaciguamiento cuando la tensión se disparaba entre los dos partidos, aunque no cabe decir que el éxito fuera la tónica general. La política de dureza dialéctica y no solo dialéctica que iniciara el PP con la llegada de Cospedal, y que no decayó prácticamente en ningún momento, no se amortiguó en esas conversaciones ni cuando estaban en el Gobierno ni tampoco en la oposición. De hecho ejercerla fue una virtud para el ascenso en el partido de Cospedal en el que Tirado era el número dos. En el PSOE entendían que era a pesar suyo. Lo cierto es que los hechos señalan que con la llegada de Francisco Núñez, quien entonces era partícipe de esa línea de oposición en la que destacaban los adjetivos calificativos, y no para bien, contra el presidente García Page, el mensaje del PP regional ha cambiado y, aunque no se abandona la crítica hacia el presidente del gobierno, esos adjetivos han bajado de intensidad. La estrategia ahora es hablar de lo que, aseguran, quiere hacer el propio Núñez cuando sea presidente. Un mensaje más de centro, al contrario del que se ofrece a nivel nacional, impulsado sin duda también por la necesidad de darse a conocer y hacerlo desde una postura positiva que evite reacciones en contra.

 

El problema de Núñez como heredero del PP de Cospedal, y que sin duda ha influido en que este partido a nivel regional cambie el paso hacia la moderación en sus declaraciones, se visualizaba con las realizadas por el sorprendente cabeza de lista por Toledo de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta. El hasta ahora diputado del Congreso por Barcelona y portavoz de Ciudadanos en esta cámara declaraba en una entrevista en Europa Press: “Yo cuando oigo al señor Page hablar de España, está hablando de lo mismo que yo y cuando oigo a Page hablar de los separatistas, está diciendo lo mismo que pienso yo de los separatistas. Así que, a título personal, le digo que con el señor Page me siento a gusto. La España de la que habla es la misma de la que hablo yo. Cuando él habla de lo que habría que hacer para enfrentarse al reto separatista, está diciendo cosas muy razonables”. En referencia al Partido Popular en Castilla-La Mancha decía: “ha enseñado su cara más fea, hay gente que se tiene que pasar muchos años purgando y de penitencia. No digo más”. Girauta está llamado a liderar a Cs en la región.

 

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, vio en estas declaraciones un futuro acuerdo entre Ciudadanos y PSOE para que García Page repita como presidente; algo que el secretario de organización de Cs Castilla-La Mancha se vio obligado a desmentir al día siguiente. Por su parte el secretario de organización del PSOE regional y cabeza de lista al Congreso por Toledo, Sergio Gutiérrez, considera que las palabras de Girauta son muestra de que lo que hizo María Dolores de Cospedal en Castilla-La Mancha, y que supuso un gran retroceso, es conocido por toda España. Según Gutiérrez “hizo los recortes mas crueles y las políticas más salvajes y eso ha dejado huella”.

 

Sergio Gutiérrez encabeza una candidatura muy renovada, aunque de número dos va Esther Padilla Ruiz, vicesecretaria general y portavoz del PSOE de la provincia de Toledo, que ya fue candidata en las pasadas elecciones como número 3 y no consiguió escaño. El tercero en la lista del PSOE es Rodrigo Moreno Congreras, secretario general de Juventudes Socialistas de la provincia de Toledo y concejal del Ayuntamiento de Añover de Tajo. Fuera quedan de la lista los actuales dos diputados: Guadalupe Martín y José Miguel Camacho. Al Senado el PSOE presenta al actual senador, único socialista en la pasada legislatura por Toledo, y alcalde de Cobisa, Félix Ortega, a la talaverana Monserrat Muro Martín, jefa de gabinete de la consejera de Fomento y candidata del PSOE a la alcaldía de Talavera, Agustina García Élez, y al alcalde de Illescas José Manuel Tofiño, que también aspira a revalidar en la alcaldía.

 

En Toledo en 2016 ganó el PP con la candidatura encabezada por Cospedal, que obtuvo 3 diputados por 2 del PSOE y 1 de Podemos en la persona de Gloria Elizo, miembro de la ejecutiva nacional, que en esta ocasión no arriesga y se presenta por Madrid en 4º lugar, un puesto de más fácil salida. Su lugar en la lista toledana lo ocupa esta vez María Teresa Arévalo Caraballo. Esta ciudadrealeña ya fue elegida diputada en las pasadas elecciones pero por Albacete. Como número dos por Toledo se presenta el militante de IU Daniel Velasco García.

 

NINGUNO DE LOS DIPUTADOS DEL CONGRESO POR TOLEDO EN LA ÚLTIMA LEGISLATURA FORMA PARTE DE LAS NUEVAS CANDIDATURAS.

 

El PP ha renovado las listas al Congreso menos de lo que le hubiera gustado a la dirección regional. En Toledo a Vicente Tirado le acompaña como número 2 la hasta ahora senadora, Carmen Riolobos, y de número 3 el abogado toledano Pablo José Corrales Aragón. La curiosidad se encuentra en que el presidente provincial del partido y ex delegado del gobierno en la región, José Julián Gregorio, encabeza la candidatura al Senado. En el PP consideran más sencillo salir elegido como uno del Senado que como dos en la lista del Congreso. Al Senado también van por el PP el eterno senador, Tomás Burgos Beteta, que en esta ocasión, a tenor de las encuestas, lo tendrá más difícil al no ir primero por su partido y darse la posibilidad de que el PSOE sea el partido más votado en la provincia. Por lo general el partido que obtiene más votos en las elecciones al Congreso en Toledo, también consigue que salgan elegidos senadores sus tres candidatos y el cuarto es para el segundo partido en votos. En Toledo tan solo en una ocasión no se cumplió esto y fue en las primeras elecciones democráticas al Senado, después de la muerte de Franco. Entonces UCD y PSOE sumaron dos senadores cada partido y fue porque el PCE solo presentó un candidato, permitiendo que sus simpatizantes votaran también a los dos primeros de la lista socialista. Algo similar a lo que Casado ha pedido que hiciera Vox para que el PSOE no tenga mayoría en el Senado.

 

De izquierda a derecha José Julián Gregorio, numero 1 de la lista del PP al Senado por Toledo, Vicente Tirado número 1 y Carmen Riolobos que va en el número 2 al Congreso, y Jaime Ramos, alcalde de Talavera y nuevamente candidato a la alcaldía.

 

Tomás Burgos, nacido en Villanueva del Arzobispo (Jaén), llegó a Toledo como “paracaidista” (político que la dirección del partido presenta en una provincia en la que no tiene arraigo) para las elecciones de 1996. Aquel año fue elegido, era la VI legislatura, y a partir de ahí volvió a ser elegido senador en las 5 restantes legislaturas, aunque en esos 23 años nunca llegó a arraigar como toledano; pero el partido siempre le encontraba un lugar principal en las listas para que saliera elegido. Esta vez se lo han puesto más difícil y el lugar de honor es para el presidente provincial, José Julián Gregorio. No ha entrado en la lista el actual el senador toledano Jesús Labrador, quien tampoco consiguió encabezar la candidatura al ayuntamiento de Toledo. Fuera han quedado también de la lista del Congreso los tres diputados de esta legislatura: Arturo García Tizón, José Jaime Alonso Díaz-Guerra y Francisco Vañó. El motivo para la dificultad de Burgos Beteta es el ascenso de votos a costa del PP que se atribuye a Ciudadanos, que junto a Girauta presenta como número dos a María Pilar Castellano Castillo quien en 2015 encabezó la candidatura de la Unión de Ciudadanos Independientes ( UCIN) por Toledo a las cortes regionales; y a Vox que presenta al periodista talaverano especialista en redes Manuel Mariscal Zabala, quien ya trabajó para Esperanza Aguirre.

 

Otros nombres destacados que se presentan a las elecciones al Congreso por el PSOE y con muchas probabilidades de salir elegidos son por Guadalajara la ministra de Trabajo Magdalena Valerio encabezando la lista. También la lidera, pero por Albacete, el hasta hace escasas semanas delegado del gobierno en la región, Manuel González Ramos, que ya fue diputado en la pasada legislatura y dimitió precisamente para ser delegado del gobierno en Castilla-La Mancha. En Ciudad Real la primera de la lista es Blanca Fernández, portavoz del grupo socialista en las Cortes regionales, quien deja así espacio para que en esa provincia la lista autonómica sea encabezada por el presidente de la diputación de Ciudad Real y secretario general del PSOE en esa provincia, José Manuel Caballero, que está llamado a jugar un importante papel en la política regional caso de que el PSOE mantenga el gobierno.

 


A la izquierda Sergio Gutiérrez, número 1 en la lista del PSOE al Congreso, junto al presidente de Castilla-La Mancha y nuevamente candidato por Toledo a las autonómicas, García Page, con el presidente Pedro Sánchez y la alcaldesa de Toledo y nuevamente candidata a la reelección, Milagros Tolón, el pasado 5 de abril en Toledo.

 

En el PP repite por Ciudad Real la vicepresidenta del Congreso, Rosa Romero; por Cuenca lo hace el ex ministro de Justicia Rafael Catalá y la que fuera jefa de gabinete de Cospedal, María Jesús Bonilla; en Guadalajara repite Silvia Valmaña Ochaita y en Allbacete también lo hace Carmen Navarro. Todo un síntoma del escaso papel que Francisco Núñez ha jugado en la elaboración de estas listas y de la influencia que en ellas ha tenido aún María Dolores de Cospedal. En lo que a las elecciones europeas se refiere los tres diputados castellanomanchegos que hay en la actualidad dejarán de serlo, dos del PP, Luis de Grandes y Pilar Ayuso, aunque esta nacida en Badajoz, que desaparecen de toda lista electoral y Sergio Gutiérrez, del PSOE, que opta al Congreso como número uno por Toledo. En las listas del PP en esta ocasión no aparece ningún político de la región, no así en la del PSOE donde la vicesecretaria general y portavoz socialista en Castilla-La Mancha, Cristina Maestre, ocupa el número 10 de la candidatura, un puesto de más que probable elección.

 

La ausencia de candidatos de la región en la lista del PP es otra muestra de la debilidad de la actual dirección regional en el seno del partido a nivel nacional. Sin embargo dos figuras destacadas muy próximas a Cospedal, pero sin relación con Castilla-La Mancha, como son los exministros Dolors Monserrat, como número uno, y Juan Ignacio Zoido, en el 12, forman parte de la lista a Europa.

 

ELECCIÓN A “DOBLE VUELTA”:LAS AUTONÓMICAS

 

Es lo que piensan en las formaciones de los partidos en la región que de alguna manera se va a dar en las próximas autonómicas. Lo que ocurra en las generales influirá notablemente en las autonómicas y, aunque preocupen las del 28 de abril, las que más ocupan a las direcciones regionales son las del 26 de mayo. En este sentido PP y PSOE, como partidos más experimentados y con mayor penetración en la región, son los que han madrugado a la hora de ultimar sus candidaturas a las elecciones autonómicas y municipales. A la hora de escribir estas líneas eran los únicos que tenían completadas las candidaturas al Parlamento de Castilla-La Mancha; el resto de partidos solo contaban con los nombres de quienes las encabezaban.

 

No esperaba el presidente regional del PP y cabeza de lista por Toledo para las autonómicas, Francisco Núñez, que la primera y principal crítica a la candidatura por esta provincia iba a llegar desde sus propias filas y no de cualquiera, sino del alcalde de Talavera y nuevamente candidato para serlo, Jaime Ramos. El motivo fue que ningún talaverano forma parte de la misma y Ramos quiso desmarcarse de ello diciendo: “Yo no he participado en esa toma de decisión y tengo que decir que dejar fuera a Talavera no me parece una decisión acertada”. En especial se quejó de que no estuviera el concejal talaverano Santiago Serrano, presidente local del PP. Fue el propio Núñez quien se sintió obligado a contestar: “Talavera siempre ha tenido un importante peso específico en las posiciones del PP y de su grupo parlamentario en las Cortes de Castilla-La Mancha” y recordando que al Congreso y al Senado van dos candidatos en posiciones de salida: Carmen Riolobos y José Julián Gregorio.

 

 

EN ESTAS ELECCIONES EL CONCEPTO DE ESPAÑA CADA UNO LO ENTIENDE DE UNA MANERA DISTINTA. EN TOLEDO, PEDRO SÁNCHEZ, AL HABLAR DE LAS MULTITUDINARIAS MANIFESTACIONES POR LOS DERECHOS DE LA MUJER EL 8 DE MARZO, DIJO QUE LAS PALABRAS QUE LE VINIERON A LA MENTE FUERON: “VIVA ESPAÑA”

 

Junto a Núñez forman parte de la candidatura la secretaría regional, Carolina Agudo, como número 2; el alcalde de Mora, Emilio Bravo, en el número 3; Gema Guerrero, alcaldesa de Villatobas en el 4; Carlos Madero, alcalde de Quintanar de la Orden en el 5; Marta Maroto, presidenta de NNGG, en el puesto 6; el número 7 es para el concejal de Torrijos José Antonio Muñoz Pérez; el 8 Alejandra Hernández Hernández, quien también encabeza la candidatura del PP a la alcaldía de Illescas; y el 9 José Ángel Pérez Yepes, alcalde de Los Navalucillos. En las últimas elecciones el PP obtuvo 4 de los 9 parlamentarios que se eligen en Toledo. De ellos tan solo Carolina Agudo, que entró al dimitir Cospedal, con toda probabilidad repetirá. Fuera quedan Vicente Tirado que va al Congreso; Claudia Alonso, candidata del PP al ayuntamiento de Toledo; y el alcalde de Seseña, Carlos Velázquez, que se enfrentó a Francisco Núñez en las primarias a presidente regional del partido. Cómo Talavera, Toledo capital tampoco lleva ningún candidato en la lista del PP.

 

En el PSOE tras el presidente del gobierno, Emiliano García Page, el número dos es para la talaverana Diana López; el número 3 es para el diputado regional, Fernando Mora; el 4 lo ocupa la alcaldesa de Camarena y diputada regional, Rosario García Saco; el 5 lugar el alcalde de Madridejos, José Antonio Contreras; el sexto es para Amparo Mayoral, concejala del Ayuntamiento de Miguel Esteban; el séptimo para José Antonio Ruiz, alcalde de Noez; el octavo para Alicia Martín, concejala del Ayuntamiento de Los Yébenes; y el noveno es Juan Ramón Carrasco, concejal en el Ayuntamiento de Cervera de los Montes. También el PSOE obtuvo 4 parlamentarios en Toledo de los cuales repiten tres: García Page, Fernando Mora y Rosario García. Queda fuera el actual presidente de las Cortes y probable senador elegido por estas, Jesús Fernández Vaquero.

 

Teresa Arévalo Carballo encabeza la candidatura de Unidas Podemos por Toledo. En las pasadas elecciones esta ciudadrealeña se presentó por Albacete donde salió elegida diputada al Congreso.

 

En Podemos se sabe desde hace tiempo quien encabeza la lista toledana: el actual vicepresidente segundo del gobierno regional y secretario regional de la formación, José García Molina, quien ganó las primarias de su partido como candidato a la presidencia de la Junta. Más lento está siendo completar las candidaturas, sujetas a negociaciones con otros partidos, especialmente con IU. De resulta de estas, la vicepresidenta de las Cortes y parlamentaria por Toledo, María Díaz, encabezará la candidatura de Albacete y el toledano y coordinador regional de IU, Juan Ramón Crespo, lo hará por Ciudad Real. En Guadalajara la candidata será Ana del Val y no se presenta a la reelección David Llorente quien mantiene fuertes discrepancias con la dirección regional de Podemos. En Cuenca la candidata es Adela Garrido. Podemos en las pasadas elecciones tuvo dos diputados, uno en Toledo y otro en Guadalajara.

 


Los candidatos de Cs Juan Carlos Girauta, Congreso; Begoña Molina, Senado; Carmen Picazo, presidencia de Castilla-La Mancha; Luis Garicano, Europa; y Esteban Paños, alcaldía de Toledo

 

Ciudadanos fue el partido más perjudicado en las pasadas elecciones por la ley electoral de Cospedal. No obtuvo representación; pero se quedó a las puertas de obtener hasta 4 parlamentarios, uno por provincia salvo en Cuenca. La concejal del ayuntamiento de Albacete, Carmen Picazo, fue la ganadora de las primarias de Cs para la presidencia de Castilla-La Mancha. Previamente la dirección del partido le facilitó el camino pidiendo a quien había sido portavoz regional de Cs durante estos años, Orlena de Miguel, que no se presentara, como había anunciado, y así lo hizo. Al contrario que PSOE, PP y Podemos que sus candidatos a presidente se presentan por Toledo, Picazo lo hará por Albacete. En Toledo el vencedor de las primarias fue David Muñoz. Ciudadanos como estrategia electoral de cara a las generales procura aislarlas lo más posible de las autonómicas, por ello no ha mostrado prisa alguna por completar sus listas autonómicas.

 

LEYES ELECTORALES QUE CARGA EL DIABLO

 

Hace cuatro años pocos imaginaban el vuelco que la política daría en España y en Castilla-La Mancha, predecir el futuro inmediato que se avecina en los procesos electorales múltiples que se sucederán en estos dos meses se antoja más un proceso imaginativo o de deseo que de ciencia política y sociológica. Si se trata de aventurar resultados electorales traducidos a representación parlamentaria en Castilla-La Mancha el hecho es más que difícil, es imposible dado el pequeño número de representantes que se eligen en cada una de las provincias y el número de partidos con opciones de conseguir representación. La suerte jugará un papel importante. Quizá el hecho más destacable con respecto a otras elecciones es que el llamamiento al voto útil ha dejado de tener sentido. El ejemplo más elocuente en realidad se dio en las pasadas elecciones autonómicas. La entonces todopoderosa María Dolores de Cospedal utilizó su mayoría en las Cortes de Castilla-La Mancha para aprobar una nueva ley Electoral que, en la idea de que el PP sería el partido más votado, como así fue, se frenara la posibilidad de que los partidos emergentes entonces, Ciudadanos y Podemos, consiguieran representación. Para ello el PP bajó al mínimo posible el número de parlamentarios regionales a elegir, dejándolo en 33 de los 49 que antes había.

 

Con la excusa del ahorro la nueva ley impedía de hecho una representación proporcional a los votos. Pero la idea salió por donde menos lo esperaba el PP y la ley que aprobaron a Cospedal se le volvió en contra. El motivo fue que la disminución de parlamentarios no fue suficiente como para que Podemos quedara fuera en todas las provincias y consiguió dos diputados, uno en Toledo y otro en Guadalajara, mientras que si supuso que Ciudadanos, que tan solo obtuvo un 1% de votos menos que Podemos no consiguió representación. El PP fue el partido con más escaños 16, seguido del PSOE con 15 que al recibir el apoyo de los 2 de Podemos permitió que gobernara Emiliano García Page. La ley de Cospedal impidió a Ciudadanos tener representación con casi un 9% de los votos y la política que hace 4 años siguió este partido fue dejar gobernar al más votado, cabe deducir que de no verse perjudicado por esta ley hubiera sido el PP quien habría gobernado. Es de señalar, sin embargo, que la suma de los votos del PSOE, Podemos e IU fue de 539.797 votos, mayor que la de PP, Ciudadanos, UPyD y Vox que consiguieron 524.747 votos.

 

No fue reducir el número de diputados el único error del PP en su ley electoral. Cometió el mismo que años antes tuvo el PSOE cuando también aprobó una ley electoral que dejaba en par el número de diputados por provincia salvo en Ciudad Real que era impar. La idea era que lo ajustado de votos entre el PP y el PSOE haría que tuvieran los mismos representantes en las provincias con número par de parlamentarios; pero en Ciudad Real, provincia en la que tradicionalmente ganaba el PSOE, obtendrían uno más. Así fue, salvo que en Guadalajara las diferencias fueron mayores de lo esperado y el PP obtuvo dos escaños más que el PSOE, lo que permitió el gobierno de Cospedal.

 

En la ley del PP las provincias impares fueron donde este partido se pensaba ganador, Cuenca, Guadalajara y Toledo y así fue en Cuenca; pero en las otras dos el desempate fue para Podemos con quien no contaban a la hora de hacer la ley. Lo ajustado de la votación de entonces y el auge de Vox ahora dan muestra de la dificultad que los partidos políticos tienen a la hora de aventurar resultados. Tienen claro que no cabe confianza alguna y que han de disputar hasta el último voto e impedir que se produzca la abstención en sus propias filas. En estos cuatro años, aunque lo prometió, el PSOE no ha querido cambiar la ley electoral. La experiencia no lo favorecía y partir de las encuestas no era nada fiable y siguen sin serlo. Las que se dieron a conocer hace 4 años semanas o pocos meses antes de las elecciones no pudieron ser más erráticas. El CIS, entonces dependiente del gobierno del PP, en su último sondeo a finales de abril de 2015 daba entre 14 y 15 diputados al PP; 13 al PSOE; 2 a Podemos y entre 3 y 4 a Cs. El País en mayo publicaba un sondeo que daba 14 diputados al PP; 10 al PSOE; 4 a Podemos y 5 a Cs. ABC también en mayo otorgaba entre 16 y 17 diputados al PP; entre 10 y 11 al PSOE; 2 o 3 a Podemos y 3 o 4 a Ciudadanos. Como en las películas, todo parecido con la realidad fue mera coincidencia.

 

MAESTRE ÚNICA CANDIDATA DE LA REGIÓN A LAS EUROPEAS

 

Cristina Maestre, única candidata de la región a las elecciones europeas.

 

La casualidad, y probablemente los malos cálculos del encausado, ha querido que unos hechos acontecidos hace casi 3 años le haya explotado al PP en pleno proceso electoral, en un momento en que la sensibilidad por esos asuntos está más elevada que nunca, y de paso pueda favorecer la imagen electoral de la persona agraviada. En julio de 2015 el alcalde del PP de la localidad conquense de Villares de Sanz, José Luis Valladolid, escribió en Faceboock, referido a unas declaraciones de la vicesecretaria general del PSOE de Castilla-La Mancha, Cristina Maestre: “Qué dice esta puta barata podemita hipócritas. Lo que pasa es que llevabais cuatro años sin robar y sin colocar a dedo a todos los lamepollas del PSOE”. Maestre había pedido al PP “que deje trabajar al Gobierno (al de García Page) tras cuatro años de destrucción masiva con Cospedal”. El revuelo que las declaraciones armaron hizo que el alcalde posteriormente pidiera “mil veces perdón” por lo que consideró “un desafortunado comentario”, diciendo que su intención no era “insultar a esta señora”, y argumentado que sus palabras se habían debido “a una confusión”. Según señaló entonces, puso el cargo a disposición de su equipo de gobierno en Villares de Sanz cuyos componentes, también según sus palabras, le manifestaron que si se iba, ellos también abandonaban.

 

En el PP regional aunque algunos dirigentes, entre ellos la propia Cospedal que entonces lo presidía y la senadora Carmen Riolobos, criticaron las manifestaciones del alcalde, la cuestión se saldó con la apertura de un expediente disciplinario por el Comité regional de Derechos y Garantías que presidía el toledano Agustín Conde y del que nunca se supo cómo se resolvió.

 

Cristina Maestre, quien en las próximas elecciones europeas figura como número 10 en la candidatura del PSOE y por tanto será más que probablemente la única representante de Castilla-La Mancha en el Parlamento europeo, interpuso una denuncia por vulneración del derecho al honor contra José Luis Valladolid que ha tardado en solventarse porque la vista se ha aplazado en distintas ocasiones. La primera en junio de 2016, en plena campaña electoral, por incomparecencia de Valladolid alegando encontrarse enfermo. Finalmente el juzgado de 1ª instancia de Daimiel juzgó el asunto y ha condenado al alcalde del PP a indemnizar a Cristina Maestre con 8.000 euros por atentar contra su honor, la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. Además el alcalde deberá publicar a su costa el fallo en dos diarios de tirada nacional. El juzgado de Daimiel ha estimado íntegramente la demanda de Maestre, considera que no puede cuestionarse que José Luis Valladolid fue el autor de un comentario que para el juzgado es “una ofensa notoriamente innecesaria al fin perseguido”, habiendo utilizado un lenguaje que “no puede justificarse en la polémica política ni en su desacuerdo con la información publicada”, dice el fallo que puede ser recurrido ante la Audiencia provincial de Ciudad Real.

 

La candidata del PSOE a las europeas al conocer la sentencia, que consideró un logro de todas las mujeres, se comprometió a destinar los 8.000 euros de la indemnización a una asociación feminista y se mostró confiada de que el fallo sirva para que “muchas mujeres que reciben insultos en sus trabajos y puestos de responsabilidad se atrevan a denunciarlo”. Dijo también sentirse afortunada por todo el apoyo que ha recibido desde que sufrió esa agresión verbal.

 

LA DIPUTACIÓN TAMBIÉN SE ELIGE

 

Es elección indirecta, depende de los resultados de las elecciones municipales, pero los partidos le dan una importancia extraordinaria a gobernar esta institución. En la actualidad su presidente es Álvaro Gutiérrez, alcalde de Escalona, gracias a que a los 12 diputados que obtuvo el PSOE se sumaron el voto de IU y el de Ciudadanos. El PP consiguió 13 representantes.

 

La elección de diputados es compleja, se hace por partidos judiciales: 12 en Toledo; 6 en Talavera; 3 en Torrijos; 2 en Ocaña; 3 en Orgaz y 2 en Quinanar. En las pasadas elecciones el partido judicial de Toledo eligió 11 diputados y el de Orgaz 3, dos fueron 2 para el PP y 1 para el PSOE. Orgaz pues ha perdido un diputado en beneficio de Toledo. Esto supone ya un hándicap para el PP que con toda probabilidad perderá un diputado en la zona. En la de Toledo, que fue determinante, el PP obtuvo 5 diputados provinciales, 4 el PSOE, 1 IU y 1 Cs. En la de Talavera 3 PP y 3 PSOE. En la de Torrijos 1 PP y 2 PSOE. En Ocaña y en la de Quintanar 1 PP y 1 PSOE respectivamente. La aparición del aumento de candidaturas municipales de Vox, presentó muy pocas hace 4 años, hacen prever muchos cambios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Francisco José Gómez Herruz
Francisco José Gómez Herruz

Últimas publicaciones de Francisco José Gómez Herruz (Ver todas)