LA PESADILLA DE UNA NIÑA VIOLADA Y SOLA DURANTE 7 AÑOS

 

 

El acusado durante el juicio que comenzó el miércoles 21 de septiembre en la Audiencia provincial de Toledo.

El acusado durante el juicio que comenzó el miércoles 21 de septiembre en la Audiencia provincial de Toledo.

 

J.V.M., una joven colombiana de 21 años, ha contado hoy miércoles en la Audiencia provincial de Toledo el horror que sufrió desde que a los 11 años llegó a España para vivir con su madre y hasta que, ya cumplidos los 18, se atrevió a denunciar los continuos abusos sexuales, amenazas, insultos y coacciones a los que la sometió durante siete años el que entonces era marido de su madre, 23 años mayor que ella. El hombre está siendo juzgado esta semana por un delito de abusos sexuales continuado.

 

Los abusos, ha explicado la víctima en el juicio, a quien se quebró la voz recordándolo en varias ocasiones, comenzaron apenas unos meses después de que llegara a Toledo. Con apenas 11 años el acusado, Cristian C. L., que entonces tenía 34 años, comenzó a tocarla y apenas unos días más tarde de aquello la violó vaginal y analmente por primera vez. Y ya no dejó de hacerlo siempre que se encontraba solo en casa con la menor o lograba llevársela en el coche a solas con cualquier excusa. Y a menudo actuando sobre ella con extrema violencia. “Me agarraba del cuello y me sujetaba la cabeza y muchas veces terminaba con un chichón en la frente”, ha contado la joven durante el juicio.

 

Los médicos y psicólogos forenses que la examinaron tras presentar la denuncia han explicado durante la vista oral que es creíble que la chica no contara nada a nadie durante 7 años por el miedo que le provocaba su agresor, la desconfianza que sentía hacia su madre y la carencia de vínculos sociales y emocionales que tenía en España.

 

El hombre la amenazaba con hacer daño a su familia en Colombia y ella tenía miedo sobre todo por su abuela,  a  quien consideraba su verdadera madre y, según ha explicado en el juicio, tampoco entonces tenía ninguna confianza en su madre porque la había engañado, trayéndola a España sin decirle que era para quedarse, porque tenía la impresión de que ella siempre se ponía de parte de su marido y porque apenas la veía, ya que se pasaba buena parte del día trabajando.

 

Las cosas empezaron a cambiar el día que esta chica cumplió los 18 años y conoció casualmente a su actual novio. Cuatro meses después y tras haber intentado suicidarse ingiriendo una elevada dosis de medicamentos, se atrevió a contarle a él su pesadilla. Fue su novio quien la convenció para que explicara lo ocurrido a su madre y denunciara el caso a la policía. La mujer también ha declarado en el juicio respaldando todos los detalles narrados por su hija.

 

Por su parte, el acusado se ha declarado inocente y ha negado esta versión durante la vista oral. Según su relato, durante 5 años mantuvo relaciones sexuales consentidas con la menor que, según su versión, fue la que comenzó a insinuársele cuando tenía 13 años. El hombre ha reconocido que se puso muy celoso cuando se enteró que la joven había empezado a salir con un chico y llegó incluso a enviar mensajes a este insultando a su víctima y advirtiéndole contra ella.

 

El juicio continuará mañana jueves con la declaración de dos peritos más. En las conclusiones provisionales, la fiscal pide 10 años de prisión para el acusado.