La negra realidad del mercado laboral de Castilla-La Mancha

Paro, salarios bajos, precariedad laboral, contratos de menos de un mes... nada bueno que resaltar del estudio que el sindicato CCOO Castilla-La Mancha ha realizado del Mercado Laboral de Castilla-La Mancha.

Trabajadores contratados por el Plan Extraordinario de Empleo de la Junta junto a responsables de CCOO Toledo

Trabajadores contratados por el Plan Extraordinario de Empleo de la Junta junto a responsables de CCOO Toledo

 

El informe que ha elaborado CCOO de Castilla-La Mancha, “Claves del Mercado de Trabajo en Castilla-La Mancha”, desmonta la teoría de la recuperación económica, al menos desde el punto de vista de los trabajadores. Analiza la evolución de la situación laboral en la región desde el año 2007 y el impacto de la crisis.

 

De todos los indicadores y variables estudiadas ninguna ha tenido una evolución positiva, resume José Luis Gil, secretario general del sindicato en la región. “Con este estudio hemos querido poner de manifiesto la precariedad de nuestro mercado de trabajo y el castigo que han sufrido los trabajadores y trabajadoras, especialmente quienes han perdido su empleo”.

 

Castilla-La Mancha es la cuarta comunidad española con mayor cifra de desempleo, un 25’45% de la población activa no tiene trabajo, según el último dato de la EPA (Encuesta de Población Activa).

85.500 hogares de la región tienen a todos sus miembros en paro, 27.800 más que en el año 2011, cuando comenzaron a aplicarse las políticas de recorte del Gobierno del PP.

 

Se ha producido una pérdida de asalariados entre los 16 y 19 años (con una disminución del -89,52%, 20.500 personas menos), entre los 20 y los 24 años (con un -63,17%, 43.400 personas menos) y los que tienen entre 25 y 34 años (con un -35,41% menos, 76.300 personas menos)“, resalta Gil.

 

Los salarios se han devaluado. 293.818 personas cobran el Salario Mínimo Interprofesional en nuestra región, lo que supone un 37,87% del total de personas asalariadas. Pero parados salen los jóvenes: “El salario medio anual de las personas de entre 18 y 25 años ha bajado en los últimos años, pasando de 8.951 euros en 2007 a 5.733. Esto unido a la falta de oportunidades laborales en nuestra región ha obligado a muchos jóvenes al exilio laboral”, recuerda Gil, cuyo sindicato está exigiendo al Gobierno autonómico un Plan de Retorno para los jovenes exiliados.

En la región se ha producido un envejecimiento de las plantillas en las empresas. Se está desplazando hacia arriba la edad media de las personas asalariadas. En el 2016 el peso en la ocupación entre las personas mayores de 45 años es del 38,71%, mientras que en el primer trimestre del 2008 fue del 27,28%, lo que supone un 11,43% más“, señala CCOO entre las conclusiones de este informe.

 

Pese a los datos positivos del número de contrataciones en lo que va de año, el empleo que se está creando es inestable y mal pagado. “De cada 10 contratos temporales, 3 tienen una duración inferior a la semana, y más del 46% una duración de menos de tres meses“, recalca la secretaria general de Empleo del sindicato, Lola Santillana.

 

“No se crea más empleo, sino que se trocea el que hay, con contrataciones de menor calidad, menor duración y menor salario; se generan más contratos, pero no más empleo. Incluso podría trocearse aún más y acabar con más paro”, ironiza José Luis Gil.

 

Más paro y menor  protección al desempleado. La tasa de cobertura por desempleo es del 46,74% (un descenso de -11.67 puntos con respecto al 2008, cuando contaban con protección más del 58% de los desempleados).