La Matriz de Eisenhower

Dwight David Eisenhower fue un militar y político que llegó a ser presidente de los Estados Unidos. Durante la Segunda Guerra mundial planificó y supervisó la invasión del norte de África. El hecho es que era una persona muy inteligente y de preferencia cerebral práctica. Algo que hacía muy bien era organizarse y gestionar su tiempo. Era lo que hoy podemos llamar una persona muy productiva.

 

Eisenhower utilizaba una herramienta que llevaba su nombre, la matriz de Eisenhower: una sencilla tabla que distribuía en cuatro cuadrantes dos variables, lo urgente y lo importante. Esta matriz es también la que utiliza Stephen Covey en su libro ‘Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva’ para explicar el tercer hábito: “Poner primero lo primero” es decir, priorizar adecuadamente. Como sabemos el tiempo no se gestiona, sino que se gestionan las prioridades.

 

Me gustaría aclarar cómo se llega al hábito. Lo primero es el instinto, las cosas que hacemos como una pulsión de manera puntual. Por ejemplo, agarrar una tableta de chocolate y fulminarla sin piedad. Después, aparece la rutina, una conducta recurrente, que se repite pero que “no nos damos cuenta” de que lo hacemos.

 

Por ejemplo, lavarnos los dientes, ducharnos o encender un cigarrillo. En el momento en el que una rutina cuenta con nuestra atención, con nuestra consciencia, aparecen los hábitos. Por ejemplo, si no tomas azúcar necesitas darte cuenta cuando tomas un alimento si lleva artificialmente algo que lo endulza o no. El hábito es la rutina consciente.

 

Seguir leyendo...

 

 

    

Pedro Salvador

Latest posts by Pedro Salvador (see all)