La lengua y el clítoris

Ultimamente, llevo un llavero muy curioso: un pequeño y extraño objeto en 3D de un material rugoso y esponjoso, con colores muy evocadores del pop de Warhol que me regalaron en un curso de formación. He observado que dicho llavero tiene tal poder de atracción de la mirada que podría servir como amuleto de protección sobre el mal de ojo.
No sé si sabrás que las propiedades apotropaicas de un objeto son aquellas que le caracterizan por proteger a quien lo lleva contra alguna forma de mal. De hecho, los amuletos según la literatura etnográfica han de ser objetos pequeños que puedas llevar junto a ti y con determinadas propiedades inmanentes que le hacen que te dé suerte o que te proporcione protección.

Nuestra sociedad penaliza la ignorancia, con lo que la vergüenza nos evita decir no lo sé, no lo conozco. Lo que conduce, inevitablemente, al círculo vicioso de la ignorancia, porque sin declaración de ignorancia no hay aprendizaje


En este sentido, históricamente, lo fálico, por diversos motivos (su carácter puntiagudo, su representación simbólica del dios griego Príapo, por su naturaleza relacionada con la fertilidad, etc.) ha sido utilizado para combatir el mal de ojo. Incluso, una de las características de los amuletos que tienen el poder de combatir el mal de ojo es su capacidad de atracción de la mirada del aojador y, en consecuencia, evitan que la mirada ponzoñosa se dirija al niño, o a la persona destino del hechizo. Aquí es donde mi llavero despliega su función protectora: en su capacidad para atraer la mirada.

Seguir leyendo...

    

Pedro Salvador

Latest posts by Pedro Salvador (see all)