La leche negra

Los productores de leche están protagonizando un drama en los últimos tiempos. Castilla-La Mancha tan solo representa el 4% de la producción nacional de leche de vaca, concentrado especialmente en la comarca de Talavera, provincia de Toledo. Pero desde ASAJA no estamos dispuestos a borrar del mapa a esas explotaciones de golpe y plumazo.

 

El problema viene del aumento de producción, en concreto en España un 5,5 por ciento, como consecuencia de la desaparición de las cuotas lácteas y la liberalización del mercado. Un apunte: paradójicamente, somos un país deficitario, y seguimos importando leche para cubrir las demandas de consumo. Los movimientos de cifras en la producción han provocado cambios en la industria, empezando por dejar de recoger leche en explotaciones ganaderas de la región, sobre todo, de la zona de Talavera, donde la industria (Lactalis), cada vez más globalizada, se ahorra costes dejando de enviar cisternas a explotaciones pequeñas y dispersas.

 

ASAJA teme que el problema que ahora tienen pequeñas explotaciones ganaderas de la comarca de Talavera se vaya extendiendo. De hecho, en Lominchar y Recas también están teniendo problemas y la industria láctea que actúa por la zona (procedente de Ávila) y que hasta la fecha venía recogiendo la leche, ha anunciado a los ganaderos que dejará de hacerlo a partir del 1 de abril. Los motivos son diferentes a los de la zona de Talavera. En este caso, la industria de Ávila aduce que el mercado del queso para el que necesitan la leche no tiene salida. Claramente, en el caso de Lominchar y Recas no se trata de ganaderos pequeños, sino que tienen una producción media diaria de 30.000 litros.

 

Por su parte, ASAJA se ha implicado en el asunto y ha pedido a la Administración que tome cartas en el asunto y busque soluciones al problema de los ganaderos a los que se va a dejar de recoger la leche. De este modo, nos hemos reunido con el director general de Industrias Agroalimentarias, Agapito Portillo, quien envió un mensaje de tranquilidad al asegurar que Lactalis va a seguir recogiendo la leche. No obstante, esta solución no es definitiva, sino temporal y habrá que trabajar en una mejora de las explotaciones.

 

También mantenemos comunicación con el presidente de la Interprofesional Láctea, Ramón Artime, y por supuesto, realizando gestiones desde ASAJA nacional, pues el problema lo compartimos con otras comarcas españolas. Vamos a estar atentos y vigilantes ante cualquier irregularidad que pudiera apreciarse en las empresas lácteas. Y, en caso de ocurrir, se denunciarán sin temblarnos el pulso en la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA). De momento, hemos conseguido que Lactalis siga recogiendo la leche hasta el 1 de abril, a pesar de que los contratos con los ganaderos finalizaban el 1 de marzo. Este alivio temporal supone un respiro, pues se había puesto en peligro el cobro de la ayuda acoplada al vacuno de leche.

 

Para cobrar estas ayudas han de mantenerse el número de cabezas hasta final de abril, y si los ganaderos no venden su producción se ven abocados a reducir su explotación y, por tanto, perder la ayuda. No es una solución definitiva, pero sí es tiempo para buscar soluciones y alternativas para que puedan reorientar las explotaciones. Se busca un periodo de tiempo razonable para que los ganaderos puedan reorganizar su actividad. Algunas opciones pueden ser que los ganaderos se unan y lleven la leche a un centro de recogida que facilite a la industria la recogida, que formen cooperativas, por ejemplo, de queso, que no es un producto perecedero como sí lo es la leche y, por lo tanto se puede defender mejor comercialmente.

 

En definitiva, ASAJA está intentando que a los ganaderos se les dé un periodo suficiente para reestructurar sus explotaciones o para encontrar nuevos puntos de venta, aunque esto último es muy difícil por el incremento de la oferta láctea. Por último, se está estudiando solicitar, tal y como ya se ha pedido en Castilla y León, un programa de abandono de la actividad ganadera, voluntario e indemnizado, y dirigido a los ganaderos que tengan que dejar obligatoriamente la actividad al no encontrar un comprador que se haga cargo de la producción.

    

José María Fresneda

Secretario general ASAJA Castilla-La Mancha
José María Fresneda

Latest posts by José María Fresneda (see all)