La insoportable brevedad del empleo

Si admitimos que “lo bueno, si breve, dos veces bueno”, tendremos que concluir que “lo malo, si breve, dos veces malo”. La trampa de la gran cantidad de empleo creado en los dos últimos años está en su brevedad, tanta que una buena parte de los más de 840.000 contratos de trabajo firmados en Castilla-La Mancha en 2016 duraban horas, días o menos de cuatro semanas.

 

Doblemente malo porque si por una parte el trabajador que consigue uno de estos contratos exprés (o hasta 40 a lo largo de todo el año, como está sucediendo) no logra salir del círculo de la precariedad, por otra cuenta en las estadísticas como un parado menos o un empleado más, alimentando la ficción de que la crisis ya se ha acabado. Confirman los datos macroeconómicos que el PIB de Castilla-La Mancha ha crecido un 3’3%, algo más que la media nacional.

 

Sostiene el presidente de la patronal regional, Ángel Nicolás, que “se consolida la incipiente recuperación económica”, pero a continuación reconoce que aún “el 40% de las pequeñas y medias empresas de la región están en pérdidas”, razón por la cual “la situación no está para subir salarios”, al mismo tiempo que prevé que en 2017 se va a crear entre un 25 y 30% de empleo menos que en 2016. Dirigiendo todo esto a la vez tendremos que asumir que avanzamos hacia atrás.

 

La interpretación que hacen los sindicatos de esta “recuperación sí pero no” es que no ha llegado a la gente, que el trabajo que se genera no da para vivir (mucho menos para incentivar el consumo y lograr que el 40% de las pymes salgan de pérdidas), que se dispara la precariedad y la desigualdad, que aumenta la desprotección… Por todo esto CCOO y UGT han convocado a los ciudadanos a salir a la calle este mes de febrero, sin esperar a 1º de Mayo, para exigir al Gobierno un cambio en sus políticas y a los empresarios más compromiso con la estabilidad laboral y la recuperación de los salarios.

 

¿Y qué dicen los ciudadanos? Más del 73% de los encuestados por el CIS en enero creen que el paro es el mayor problema que hay en España, el 58’5% piensa que la situación económica actual es ‘mala o muy mala’ y casi la mitad teme que seguirá igual de mal. Sin embargo, apenas el 6’6% entiende que la calidad del empleo esté entre los primeros problemas, menos del 1% opina que lo sea la reforma laboral y apenas un 1’6% ve los “recortes” entre los problemas graves.

 

Así se entiende que la ciudadanía se queje mucho y se movilice poco. La procesión seguirá yendo por dentro.

Prado López Galán
Prado López Galán

Últimas publicaciones de Prado López Galán (Ver todas)