LA ESTAFA DEL CONCIERTO DE U2 SE HIZO DESDE GÁLVEZ

Es una ‘estafa’ rocambolesca. Por cómo se hizo, por las dimensiones que ha alcanzado (con más de un centenar de víctimas de todo el país que ya han denunciado) y por cómo todas ellas supieron al no poder acceder al concierto quién les había engañado: tenían fotocopia de su dni real, su teléfono y su mail. En unas horas se habían organizado por las redes sociales, mientras el presunto estafador, con un intenso historial de engaños en su pueblo, Gálvez, pedía disculpas y prometía devolver el dinero a los primeros que le exigieron explicaciones. Así ocurrió todo.

 

Concierto de U2 en Madrid el pasado 21 de septiembre

 

De entre más de un centenar de personas de toda España presuntamente estafadas por Leandro Usero Villanueva, un galveño de 33 años que revendió decenas de veces copias de las dos mismas entradas para ver a U2 el 21 de septiembre en Madrid, hay una con una historia llamativa y que da buena cuenta de la pasmosa desfachatez y atrevimiento con los que actuó este chico, que pudo haberse embolsado hasta 15.000€ revendiendo copias de esas dos entradas originales que habían costado oficialmente 168€.

 

Esa historia es la de Belén, una maestra de Bargas que además fue una de las primeras que se percató de la estafa y la primera que, un día antes del concierto, puso una denuncia en el cuartel de la guardia civil de su pueblo y alertó por internet de lo que podía estar ocurriendo. Su advertencia y hasta su teléfono personal circularon de mano en mano horas antes del concierto por la interminable fila de quienes esperaban para entrar en el WiZink Center.

 

Leandro Usero, según su familia, está en tratamiento psicológico. Distintos  juzgados de Toledo y de Madrid le están investigando por más causas relacionadas con delitos económicos.

 

Algunos se enteraron ahí de que no iban a poder acceder porque sus entradas eran una mera copia de dos originales con las que ya se había entrado al recinto a las 18:58. A todos ellos les había vendido la entrada un chico que se identificó como Leandro Usero, que les dio fotocopia de su dni real como supuesta prueba de veracidad y que les contó la misma historia que también contó a Belén.

 

Belén fue una de las miles de personas que pese a estar pendiente en el mismo segundo que se ponían oficialmente a la venta las entradas para ese concierto en varias plataformas digitales, el pasado mes enero, se quedaron sin ellas. Hasta el entonces ministro de Cultura llegó a mostrar sus sospechas y pidió una investigación que aclarara cómo las entradas se habían agotado en minutos.

 

Hubo hasta quien le pagó 190€ por entrada. Son víctimas de toda España: Ciudad Real, Cádiz, Coruña, Murcia, Barcelona.. “Gente muy enfadada” que reclama también daños morales y por el desplazamiento a Madrid

 

Por eso ella, fan incondicional de la banda irlandesa, se buscó la vida para conseguir su entrada y la de su amiga de otro modo. El 3 de junio encontró una oportunidad en el portal Milanuncios y contactó con la persona que vendía dos entradas. Primero por mail y luego por teléfono. El vendedor se identificó como Leandro Usero. Le contó que tenía que venderlas porque iba a ir con su novia y habían roto, y ya ninguno de los dos es taba interesado en el concierto. “Me dijo entonces que no quería hacer negocio, que solo quería deshacerse de ellas”.

 

Seguir leyendo...