La crisis de los salarios

Empresarios y sindicatos están de acuerdo: es hora de subir los sueldos y de que ningún trabajador cobre menos de 1.000 euros al mes. Éste es el resumen del Acuerdo Nacional para el Empleo y la Negociación Colectiva firmado este mes de julio que planeará sobre los trabajadores de la región que aún no tienen renovados sus convenios. Pero no hay que lanzar las campanas al vuelo: ni es de obligado cumplimiento, ni todos los asalariados tienen reguladas por convenio sus condiciones (solo el 51%), ni la patronal regional lo va a poner fácil.

 

240.000 trabajadores de Castilla-La Mancha cobran el salario mínimo de 735 euros al mes.

 

Los 10.152 trabajadores del sector de la hostelería y el turismo de la provincia de Toledo van a ver incrementados sus salarios un 1’30% a partir del mes de julio. En 2019 el aumento será del 1’85% y en 2020 del 2%. Aún así, no todos ellos podrán alcanzar un salario mínimo mensual de 1.000 euros. La Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de la provincia de Toledo y los sindicatos CCOO y UGT firmaban el 20 de junio el convenio colectivo de este sector, que, aunque acuerda moderadas subidas salariales, sí incluye otras novedades relevantes que han satisfecho a uno y otro lado de la barra.

 

Los sindicatos han resaltado especialmente una: “Las empresas que externalicen servicios de recepción, sala, cocina y pisos tendrán que aplicar a las personas que realicen estas funciones el convenio de Hostelería. Por primera vez en un convenio de este sector en Castilla-La Mancha los trabajadores de las contratas no perderán derechos ni salarios”, destaca Maribel Arias de Celis, la negociadora en representación de CCOO. Por su parte, la patronal, que preside el hostelero Tomás Palencia, destaca que este convenio deberán cumplirlo también “las nuevas modalidades de alojamiento, como apartamentos y viviendas de uso turístico, y albergues y hospederías”, que tendrán que competir con las mismas reglas de juego.

 

Seguir leyendo...