La copa de Rubin

La imagen es simple: una mancha negra y una mancha blanca. Si te centras en la blanca ves claramente una copa esbelta, pero si eres capaz de cambiar el enfoque y prestar atención a la mancha negra distingues con nitidez dos rostros humanos frente a frente. La conocida como ‘copa de Rubin’ es una de las más populares ilusiones ópticas cognitivas, y nos recuerda que la realidad es compleja y difiere según el punto de vista.

 

Como en la copa de Rubin, la realidad económica de Castilla-La Mancha tiene sombra blanca y sombra negra. Todos los datos indican que la riqueza bruta de la región va a más, incluso que el PIB crece -y lo seguirá haciendo en los dos próximos años- por encima de la media nacional. La tasa de paro desciende hasta el 16’10% de la población activa y las mismas previsiones oficiales apuntan a que continuará en línea descendente.

 

Hasta los salarios han subido ligeramente en el último año. Pero si nos concentramos en la sombra negra veremos los rostros de la pobreza y la exclusión social frente a frente. La realidad de nuestros pueblos y nuestras ciudades es también la que retrata el informe ‘Estado de la Pobreza en Castilla-La Mancha’, hecho por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y al que el propio Gobierno regional da toda la credibilidad.

 

 

Y esa realidad en negro habla de más del 33% de la población en riesgo de pobreza y exclusión social: 678.000 personas con bajos ingresos, de las que cerca de 150.000 sobreviven con menos de 360 euros al mes. Son nuestros vecinos (o nosotros mismos) los que conviven con otro grupo al que las cosas les van mejor o incluso muy bien. Si miramos al mismo tiempo lo blanco y lo negro veremos desigualdad.

 

Una región que crece y una población que mengua. Sabemos que la creciente desigualdad es un fenómeno global. Ya lo decía décadas atrás el catalán Noel Clarasó Daudí:El dinero en el mundo estará siempre mal distribuido porque nadie piensa en la manera de distribuirlo, sino en la manera de quedárselo”.

 

Sin llegar a esta ironía, lo cierto es que, como dice el informe de pobreza antes citado, “los que más tienen son cada vez más ricos y los que menos tienen cada vez más pobres”. Y pese a lo que se pensaba hasta hace poco, que el trabajo libraba de la pobreza, asoma con fuerza la figura del trabajador pobre.

 

“Está creciendo un inframundo laboral, fundamentalmente de personas jóvenes, riders, falsos autónomos…”, advierte Paco de la Rosa, secretario regional de CCOO en Castilla-La Mancha. Es cierto que desde el Gobierno socialista de la región se intentan políticas sociales para luchar contra la pobreza y la desigualdad, pero o no son lo suficientemente eficaces o se están quedado cortas ante el tamaño del problema. Quizá la parte de la sociedad más acomodada debería cambiar su enfoque y ver la otra realidad. Si seguimos avanzando a dos velocidades tan dispares, tal vez se pierda una de las señas de identidad de nuestra Comunidad: la paz social.

 

Seguir leyendo… »

    

Prado López Galán

Latest posts by Prado López Galán (see all)