LA COLEGIATA DE TORRIJOS

Imagen de Juan Antonio Morales del interior de la Colegiata de Torrijos.

 

A principios del siglo XVI Gutierre de Cárdenas y su esposa, Teresa Enríquez, hicieron de Torrijos una próspera villa renacentista, en la que ella ordenó levantar una gran Colegiata en honor al Santísimo Sacramento y en cuyo diseño participó el genial artista torrijeño Alonso de Covarrubias. El templo siempre ha estado en uso y este año, el 3 de mayo, se conmemoran 500 años de su inauguración.

 

Es una de las iglesias artística e históricamente más interesantes de Castilla La Mancha. De estilo gótico plateresco, Teresa Enríquez la mandó construir en 1509 y solo nueve años después abría sus puertas para la primera celebración religiosa. Invirtió en las obras 32.000 ducados, otros 12.000 para la ornamentación del interior, más una renta de otros 2.000 para su funcionamiento, explica Julio Longobardo, presidente de la Asociación de Amigos de la Colegiata, autor de varios libros sobre este templo y cronista oficial de Torrijos.

 

“Hasta el siglo XVIII fue uno de los templos más ricos de España. A la Colegiata llegaron a pertenecer la mitad de las tierras de la comarca y llegó a tener 14 capellanes”. Y alguna curiosidad: uno de sus capellanes mayores fue Pedro Liñán de Riaza, a quien algunos atribuyen El Quijote Apócrifo.

 

La Colegiata guarda el órgano más antiguo de Castilla La Mancha (1703), aunque una desastrosa rehabilitación lo enmudeció en 1987

 

Enrique y Antonio Egas participaron en el diseño de la Colegiata, pero Longobardo defiende que también lo hizo el entonces joven arquitecto y escultor de Torrijos, Alonso de Covarrubias. Tanto en la portada plateresca de poniente, como en la sur y en la puerta de acceso a la sacristía mayor, que desde 2002 es un museo donde se exhiben los tesoros de la Colegiata: unas sesenta piezas de orfebrería, pintura del siglo XVI y XVII, con obras de

Luis Tristán, Lucas Jordán o Carreño de Miranda, cantorales o vestimenta religiosa. También en el interior del templo merece especial atención el retablo mayor renacentista atribuido a Correa de Vivar, el retablo de San Pablo o algunos más barrocos situados en las distintas capillas del templo, como la de San Gil, el patrón de Torrijos. La sillería gótica del coro, dedicado a la Pasión, es otra de sus joyas. Allí se encuentra, además, el gran sepulcro con las estatuas yacentes de alabastro de Gutierre de Cárdenas y Teresa Enríquez.

 

Y el órgano más antiguo de Castilla La Mancha, realizado en 1703 por el entonces reconocido organero José Martínez Colmenero. “Una joya enmudecida”, advierte Julio Longobardo, tras la desastrosa restauración que se le realizó en 1987 y cuyas posibilidades de recuperación se están analizando, confirma el teniente de alcalde Fernando de Miguel.

 

Porque esta conmemoración, señala el dirigente municipal, se ha planteado para que trascienda a las meras celebraciones. “Queremos que genere iniciativas para recuperar nuestro patrimonio y ponerlo en valor entre los propios torrijeños y fuera”. La Colegiata, que se ha mantenido en pie porque nunca dejó de utilizarse como templo, requirió una rehabilitación casi integral entre 1999 y 2002; pero aún hay dos monumentos de la misma época que requieren atención urgente: el Hospital de la Santísima Trinidad, cuyas obras de consolidación de la edificación existente para evitar que termine de venirse abajo, sobre todo la techumbre, se licitarán en unos meses, confirma el teniente de alcalde; y el acondicionamiento de los restos del convento de Santa María de Jesús, con ciertas similitudes con San Juan de los Reyes (Toledo), descubiertos durante unas obras en 2005 en el barrio de Las Colonias.

 

LAS VISITAS. El ayuntamiento de Torrijos, la asociación de Amigos de la Colegiata y la parroquia estudian estos días las posibilidades de que tanto la Colegiata como el Museo se abran al público en horario de mañana y tarde todos los días, al menos durante este año. Fernando de Miguel confía en que a principios de febrero ambos puedan ser visitados en un horario regulado y garantizando la seguridad de las obras de arte que se conservan allí.

 

UN AÑO REPLETO DE ACTOS CULTURALES PARA CONMEMORAR EL V CENTENARIO

 

La gran celebración se ha reservado para el 3 de mayo, cuando está previsto recrear el día de la inauguración con una liturgia y música de la época. Para entonces se presentará también una monografía con imágenes muy novedosas del templo realizadas por Fernando Alcántara, Jesús Sánchez de Haro y Justiniano de la Peña.

 

Los actos conmemorativos ya se iniciaron el 29 de diciembre con un concierto de la Filarmónica de Toledo dentro de la Colegiata; el primero del ciclo de música programado a lo largo del año. El próximo concierto será el 17 de febrero.

 

En marzo va a rendirse homenaje a la benefactora Teresa Enríquez, coincidiendo con el mes en el que falleció en Torrijos (el día 4, en 1529).

 

Van a presentarse también dos libros. Julio Longobardo el 26 de enero: ‘Vida y obra de Alonso de Covarrubias’, en el que clama “ante la injusticia por lo olvidado y lo poco que se conoce al artista más importante del Renacimiento español en su pueblo, Torrijos, y en Toledo”, señala.

 

Y también Marta Pardo, de 18 años, hablará de su novela histórica ‘La Dama de la Católica’, basada en la vida de Teresa Enríquez el 3 de febrero.

 

El teniente de alcalde, Fernando de Miguel, anuncia que todas las festividades habituales de Torrijos tendrán este año a la Colegiata como protagonista, especialmente las del Corpus, porque el templo está dedicado al Santísimo Sacramento.

Seguir leyendo… »