La brecha de la desigualdad divide a la región

A Toledo y Talavera de la Reina, dos de las cuatro mayores urbes de Castilla-La Mancha, las une el río Tajo y las separa un abismo socioeconómico. La renta media de un ciudadano toledano es hoy de 33.253 euros al año, la de un talaverano es de 21.992. Toledo es la ciudad de la región con menor tasa de paro (15%) y Talavera, en el extremo opuesto, arrastra un desempleo del 32%. Son los dos casos más extremos, pero la brecha de la desigualdad divide a la región, hasta el punto de que el gobierno prepara una ley para sacar del abismo a las zonas más deprimidas.

La brecha económica y social se agranda en Castilla-La Mancha.

 

Desde fuera se ve claro. La revista The Economist publicaba el pasado verano un reportaje dedicado a la recuperación económica española bajo el título “Las reformas de España señalan el camino para el sur de Europa”, en el que cobraba protagonismo Talavera de la Reina, pero como ejemplo de cómo esa recuperación no había llegado a todos. Talavera ha pasado de ser afamada mundialmente por su cerámica a serlo por su desempleo, venía a decir The Economist.

 

El huracán de la crisis ha dejado, también en Castilla-La Mancha, unas zonas más devastadas que otras. Mientras que unas ciudades despegan, recuperan empleo y atraen empresas (caso más evidente el de Toledo), otras van quedando rezagadas y deprimidas. La brecha de la desigualdad se agranda en la región, y prueba de ello son las conclusiones de la última encuesta Indicadores Urbanos 2017, publicada recientemente por el INE. Esta encuesta recoge información sobre las condiciones de vida socioeconómicas de 126 ciudades españolas, entre ellas las seis de Castilla-La Mancha, sus cinco capitales y Talavera de la Reina.

 

La ciudad de Toledo sale muy bien parada en el contexto nacional en cuanto a la renta media por hogares, situándose en el puesto 16 de las 126 incluidas, con una renta media de 33.253 euros al año. En el extremo opuesto, Talavera de la Reina, en el puesto 121 (el 15 por la cola), con una renta media por hogar de 21.992 euros. El empleo, que aporta un 75% de las rentas familiares, es el factor clave.

 

Talavera es la sexta ciudad española con más paro (34’5% con datos del 2016). Y la sangría en la pérdida de empleo y de oportunidades laborales en Talavera de la Reina ya tiene una grave consecuencia: el despoblamiento. La que hasta hace poco ha sido la segunda ciudad de Castilla-la Mancha más poblada, tras Albacete, ha pasado a la cuarta posición, adelantada por Toledo y Guadalajara. En el año 2009, cuando ya empieza a hacer efecto la crisis en España, Talavera de la Reina contaba con 88.856 habitantes. Ocho años después, su población ha descendido a 83.422.

 

“La pérdida de población está estrechamente relacionada con la pérdida de empleo. De hecho el 80% de los que se han marchado tienen una edad de entre 25 y 45 años, gente activa”, explica Leticia Blázquez, profesora de Economía Aplicada en la Universidad de Castilla-La Mancha y coautora del Estudio “Análisis de la Situación Económica y Empresarial de Talavera de la Reina y su comarca. Retos y Alternativas de Mejora”, realizado para la Cátedra de Innovación y Desarrollo Cooperativo y Empresarial de la UCLM (impulsada por la Fundación Caja Rural Castilla-La Mancha).

 

En este informe, presentado hace ahora un año, en septiembre de 2016, se alertaba de la dramática situación que padecía la comarca. “Pues desde entonces la situación ha empeorado, asegura Leticia Blázquez. Se ha seguido perdiendo población, Talavera pasa de la 2º a la 4º ciudad más poblada, también ha perdido en renta per capita y aunque los datos de paro parecen haber mejorado esto es así por el simple hecho de que hay menos población activa. Pero lo más relevante, a mi juicio, es cómo Talavera se va quedando atrás mientras se recupera el resto de la región y el país”.

 

Leticia Blázquez advierte que “el tejido empresarial sigue siendo muy débil y no se dan las condiciones necesarias para atraer la inversión. No se ha puesto en marcha ninguna de las medidas sugeridas en el informe de la Universidad. Las grandes infraestructuras que se necesitarían siguen en suspenso y lo del AVE ha sido una broma. Lo único más alentador es lo relacionado con la Inversión Territorial Integrada, subvenciones a la inversión en las que están incluidas Talavera y Villacañas. Es mucho dinero, más de 500 millones de euros, y hay que gestionarlos bien”.

 

Castilla-La Mancha está entre las comunidades autónomas del país más empobrecidas, y dentro del vasto territorio regional el nivel de renta es muy dispar. Así, según los datos correspondientes a 2016, la brecha entre los municipios más ricos y más pobres es de más de 18.489 euros por persona y año. El pueblo más rico de Castilla-La Mancha es Cabanillas del Campo (Guadalajara), con una renta por habitante -según la Agencia Tributaria- de 30.120 euros anuales; el más pobre, Villamanrique (Ciudad Real), con una renta de 11.121 euros.

 

En la provincia de Toledo, los pueblos con mayor renta son Cobisa: 28.539 €, Olías del Rey: 28.435 y Pepino: 26.296. En el extremo opuesto, Camuñas: 13.784 euros por habitante, Los Navalucillos: 13.964, y Alcaudete de La Jara: 14.008 euros. En la provincia de Albacete las diferencias son también notables, desde los 24.449 euros de renta en la capital a los 12.189 en Nerpio.

 

En la provincia de Cuenca, Arcas y la capital lideran el ránking de rentas, con más de 24.500 euros.Villalpardo, con una renta de 13.121 euros es el más desfavorecido. En la provincia de Ciudad Real es la capital la que registra mayor renta: 27.271 €. Villamanrique, en la cola con 11.531 €. La desigualdad es uno de los grandes problemas de la sociedad. El riesgo de pobreza afecta al 31% de la población de Castilla-La Mancha.

 

Según las cifras de 2016, un 43’5% de los castellano-manchegos reconocía no poder permitirse irse al menos una semana de vacaciones; 35% asegura no tener capacidad para afrontar gastos imprevistos; casi el 16% ha tenido problemas en los últimos meses para pagar la hipoteca o el alquiler, el mismo porcentaje de los que no pueden permitirse calefacción o aire acondicionado.

 

Tasa de paro en las 15 mayores ciudades de Castilla-La Mancha

Castilla-La Mancha tiene una tasa media de paro del 22’24% (datos EPA a junio de 2017).

De las 15 mayores ciudades de la región, cinco de ellas superan esta media:

1-Talavera de la Reina, 32’99%

2-Puertollano (Ciudad Real), 29’48%

3-Tomelloso (Ciudad Real), 27’59%

4-Hellín (Albacete), 23’48%

5-Valdepeñas (Ciudad Real), 23’13%

En el extremo opuesto, con un paro por debajo de la media regional, están las diez restantes mayores poblaciones:

1-Toledo, 14’48%

2-Cuenca, 14.55%

3-Guadalajara, 15,41%

4-Azuqueca de Henares (Guadalajara), 15,88%

5-Albacete, 18’44%

6-Illescas (Toledo), 18’94%

7-Villarrobledo (Albacete), 19’59%

8-Almansa (Albacete), 20,43%

9-Ciudad Real, 20’53%

10-Alcázar de San Juan (CR), 20’58%

 

MAPA DE LAS ZONAS MÁS DEPRIMIDAS DE CASTILLA-LA MANCHA

El Gobierno de Castilla-La Mancha tiene cartografiadas las zonas del territorio regional especialmente deprimidas, “por declive socioeconómico o por problemas de despoblación”:

–En la provincia de Toledo: las comarcas de Talavera de la Reina y de Oropesa. 60 municipios.

–Provincia de Albacete: comarcas de Sierra de Alcaraz y Sierra del Segura. 37 localidades. –Provincia de Ciudad Real: comarcas de Almadén y Campo de Montiel, que suman 26 municipios.

–Provincia de Cuenca: todos los núcleos de población de menos de 2.000 habitantes, 222 en total.

–Toda la provincia de Guadalajara salvo el área de influencia del Corredor del Henares: 262 localidades.

En realidad, dentro de este mapa del declive socioeconómico están 607 municipios, el 66% del total regional, en los que viven 341.714 personas. En esta zona hay una media de 23 empleos por cada 100 habitantes, mientras que en el resto de la región, más desarrollado, son 30 empleos por cada 100 habitantes.

 

El número de empresas que suman las comarcas en declive es de 13.584 (el 17% del total de las empresas de la región), que emplean a 78.180 empleos (el 13% del total del empleo en la región). Los municipios incluidos en estas cinco áreas se podrán beneficiar de los 504’9 millones de euros con los que la Unión Europea financiará, hasta el año 2020, el plan de Inversiones Territoriales Integradas en Castilla-La Mancha (ITI).

 

Cohesión social y económica por Ley

El pasado mes de mayo el Consejo de Gobierno aprobaba el Anteproyecto de Ley de Estímulo Económico de Zonas Prioritarias, instrumento legal con el que se busca “reducir las diferencias dentro de la región y actuar sobre las zonas que sufren un paro superior a la media, pérdida de tejido empresarial y despoblación”.

Estarán amparadas por esta Ley (que aún ha de ser aprobada por las Cortes regionales) Talavera de la Reina y Villacañas en la provincia de Toledo; Puertollano y Almadén en Ciudad Real; Hellín, en Albacete, y prácticamente toda la provincia de Cuenca. Se establecerán líneas de ayuda específicas para estas comarcas, una reserva del total del crédito de la convocatoria asignado específicamente para proyectos que se desarrollen y un incremento del 20% de las ayudas de carácter regional para inversiones a realizar en zonas prioritarias.