la atrevida propuesta fotográfica de Richard Le Manz

 

Nació hace 47 años en Ventas con Peña Aguilera, una edad que no aparenta y lo sabe, considera que el deporte tiene que ver en ello. Vive en León pero vuelve al pueblo al menos dos o tres veces al año a visitar a sus padres y a dos hermanos que allí tiene, un tercero vive en Sonseca. De pequeño ya tenía inclinación artística “en su momento mis profesores siempre me impulsaban a que estudiara bellas artes, alguna carrera artística relacionada con la pintura, siempre se me ha dado bien, de hecho yo pasaba horas y horas pintando paisajes. Me acuerdo de estar en la plaza de Ventas por la noche pintando el ayuntamiento con las luces y sombras, en casa de mis padres en Ventas hay pinturas mías”, recuerda.

 

 

 

Finalmente estudió ingeniería electrónica en la Universidad laboral de Toledo y terminó especializándose en el mundo del automóvil y trabajando para una potente compañía de seguros en temas relacionados con los siniestros automovilísticos.

Seguir leyendo... Seguir leyendo… »

Su capacidad, su formación y su trabajo los ha convertido a través de la fotografía en arte y, en una palabra que le gustó mucho cuando un periodista definió su obra, en Filografías, la unión de las ideas y la fotografía.

 

Considera que el artista una parte nace y otra se hace, que su formación de ingeniero le ha ayudado mucho; pero que lo importante son las ideas, lo que quieres transmitir, más que la propia formación. En su caso, indudablemente, una amplia experiencia viajera le ha ayudado a ir conformando su realidad artística “he tenido la suerte de viajar mucho y siempre buscando la naturaleza más sublime y te hablo de países como Nepal, las cordilleras del Himalaya en tres ocasiones, Nueva Zelanda, la Patagonia chilena y la argentina, Costa Rica, Vietnam, Madagascar, Kenia, Tanzania o Senegal, además de muchos otros. Mi amor por la naturaleza y por la protección de la misma se ha ido incrementando”.

 

 

 

De la unión de esos dos mundo suyos, el de la naturaleza y el del automóvil, ha surgido Habitat: más allá de la fotografía’ “fue mi primer proyecto serio, aparte de otro anterior solidario que luego comentamos, en el uno esos dos mundos contrapuestos. En nuestra sociedad la movilidad está basada en el motor de explosión, la utilización de combustibles fósiles, que yo conozco muy bien y lo que he utilizado son piezas, elementos internos de ese motor, que para mi son cotidianas y les he dado otra vida, otro significado a veces contrapuesto para lo que fueron creadas. Un significado muy relacionado con el medio ambiente o con la relación nuestra con el medio ambiente”.

 

 

 

Paradójicamente esta llamada de atención sobre los peligros del planeta a través de su fotografía es lo que llamó la atención para lo que puede marcar un hito en su vida artística. Ser invitado como fotógrafo emergente al Xposure Iinternational Photography que se celebrará en Sharjah, uno de los Emiratos Árabes Unidos, entre el 19 y el 22 de septiembre. Allí se codeará con otros 35 fotógrafos de los más reconocidos del mundo, fotógrafos premiados con el Word Press Foto, o el Pullitzer, fotógrafos de National Geografic, y otro español, el fotoperiodista Antonio Aragón Renuncio.

 

AQUI.: ¿No es contradictorio un trabajo crítico con el uso de combustibles fósiles y que te invite un país que es rico gracias a ellos?

 

RLM.: Si, precisamente el director del festival me comentaba que le interesaba esa contradicción. Yo se lo planteé en su momento, ¡oye! No vayamos a importunar al gobierno árabe que es con quien al final firmo el contrato de todo este proceso de ir al festival, y me dijo que en absoluto. De hecho me comentaba que en estos momentos son esos gobiernos árabes quienes invertían más en coches eléctricos y en energía eléctrica. Quizá son los primeros que se han dado cuenta de que esto tiene que parar y de que hay que buscar otros medios de movilidad, La movilidad basada en los combustibles fósiles tiene que acabar, porque si no acabamos con el planeta.

 

AQUI.:¿Qué significa esta invitación para ti?

 

RLM.: Significa que te ponen en el mapa de la fotografía. Tenemos un día completo en el que vamos a exponer nuestro trabajo y explicarlo a galería de artes de todo el mundo, supone una visibilidad real, supone que me han subido unos cuantos escalones de golpe en un proceso en el que tu sigues picando y picando para abrirte paso en este mundo artístico que es muy difícil.

 

AQUI.:¿Cómo fue que te invitaran?

 

RLM.: Yo había conseguido varios premios internacionales y el alcance que eso tiene en España supongo que es mucho más escaso que fuera de nuestras fronteras. A mi me escribieron por facebook diciéndome soy el director del festival, me gustaría saber si estarías dispuesto a venir a este festival, me pide más trabajos que no tuviera en la web que yo le envío y a los dos días me contesta que me va a invitar porque le interesa mucho mi trabajo como artista emergente por la idea que trae el trabajo y por lo contrapuesto que es con un país productor de combustibles fósiles. Es una idea contrapuesta al país productor aunque no es una crítica a ese país, es una crítica general a todos nosotros por la forma que hemos hecho de basar nuestra movilidad en los combustibles fósiles. No solo es la crítica a los productores, lo es al conjunto de la sociedad y a mí mismo, claro.

 

El recorrido de Richard Le Manz como fotógrafo de élite, aunque él todavía no se considere así, es relativamente corto. Había fotografiado como recuerdo de su paso muchos países con una cámara analógica, pero ya inyectándose en cada toma una pasión que cada vez más se va haciendo el centro de su vida. En 2011 se compra su primera cámara réflex básica y no es hasta 2013 cuando se decide a realizar su primer curso de iniciación a la fotografía, se había dado cuenta de que la manera de mirar con la cámara tiene mucho que ver con las aptitudes pictóricas y quería profundizar en el conocimiento técnico de la cámara. A partir de ese momento se suceden los cursos, el devorar libros y webs de fotografía y un año después se compra una Canon Eos6D semi-profesional que es la que actualmente utiliza.

 

En 2015 asiste a un curso del toledano Jesús M. García en Gijón sobre procesado y revelado de fotografía de paisajes y empieza a ganar premios como el el Worlwide PhotoWalk en León. (Evento mundial de fotografía organizado por el fotógrafo estadounidense Scott Kelby). Es entonces cuando adopta el nombre de Richard Le Manz. Ese año estaba preparando su primera exposición de fotografía, con las montañas del Himalaya como protagonistas, cuando sucedió el grave terremoto de Nepal. Replantea la exposición, en colaboración con otros fotógrafos de León, en un proyecto solidario Nepal Will Rise Again, vuelve a Nepal y con lo recaudado consiguen reconstruir un colegio “Fue una experiencia super alucinante la de ayudar a la comunidad, a la gente, a través de nuestra pasión por la fotografía”, dice.

 

Aquello le introdujo en otra dimensión “Me di cuenta del poder de la fotografía, después de haber conseguido ese montón de dinero para llevar a Nepal, y me planteé que necesitaba un tipo de fotografía para transmitir quien soy yo, cuales mis inquietudes y que cambiaría en el mundo si me dejaran”.

 

Como buen ingeniero considera que “los ingenieros estamos para resolver problemas y creo que el arte también debe de hacerlo o al menos en mi caso intento que influya e inter actúe con los problemas que tenemos en el mundo”.

 

Por eso, ahora está derivando a la fotografía conceptual, para lo que le ha animado especialmente su amigo Balbino Ferrero, concejal de cultura en Vieguelina de Órbigo (León): “Me gusta transmitir mis ideas y en esa fotografía es cuando puedes hacerlo. Fotos representativa de paisaje, por ejemplo, yo las he hecho y he ganado premios internacionales; pero se me queda corto, puedo reflejar la belleza de ese paisaje; pero quiero incluir la necesidad de protección de esa paisaje. La fotografía crece cuando tu le consigues meter todos tus sentimientos y tus inquietudes”.

 

A pesar de ello, asegura sobre las fotografías de paisajes y de viajes “creo que no dejare nunca de hacerlas porque me gusta viajar y conocer nuevos sitios y vivir nuevas experiencias. Lo que pasa es que entiendo que si quiero transmitir mis ideas necesito otro tipo de lenguaje, que es el que estoy adoptando en los últimos proyectos que son : Habitat, más allá de la fotografía y el de In Our Hands (en nuestras manos), en ambos el mensaje es la protección de la naturaleza y la forma de entender nuestra relación con ella. Y en el caso de Habitat, la forma de entender nuestra relación con la movilidad”.

 

Sebastiao Salgado en fotografía de naturaleza y Chema Madoz en conceptual son dos referentes para Richard. El paisaje que más le ha impactado el de Namibia “La soledad de recorrer con un todo terreno kilómetros y kilómetros de desierto y esa sensación de paz pero también de incertidumbre que te crea estar solo, en la nada, fue para mi uno de los recuerdos más bonitos de los viajes que he hecho”.

 

Aunque su primer viaje con su mujer, María Jesús Blanco, fue a Kenia el año en que se casaron en 2001. Le gustaría volver para ver el contraste porque, dice “realmente la sociedad occidental estamos consumiendo a mordiscos el medio ambiente y solo tenemos uno. Todos tenemos que darnos cuenta de la relación que existe entre todas las partes del mundo y entre todos nosotros para darnos cuenta de que somos uno. Lo principal es conservar el medio ambiente, si no tenemos terrenos de juego no podemos jugar”.

 

Esa es también la reflexión visual que transmite con su cámara, lo que le lleva, cada vez más, a la utilización del blanco y negro “Empecé haciendo color, pero estoy mucho más centrado ahora en el mensaje de la fotografía y creo que el color en ocasiones hace no fijarnos en el mensaje, por hacerlo en el colorido. Es como eliminar elementos superfluos y encaminar directamente al mensaje que quiero transmitir”.

 

AQUI.:¿Cómo es tu proceso creativo?

 

RLM.: Todo lo que ves y experimentas te influye en tus fotos y te inspiran. Para mí el hecho creativo necesita una reflexión inicial y una vez que se lo que quiero contar puedo crear ese espacio o esa poesía visual o ese tipo de escenarios donde encaje la idea que quiero transmitir. En mi caso suelo llevar una libreta y cuando no la llevo tengo como un nerviosismo, porque se me pueda olvidar la idea que me ha surgido en un determinado momento. En general mis fotos inicialmente se escriben, se dibujan, aunque sea de una manera elemental en cualquier sitio, en una servilleta si no tengo la libreta, posteriormente las traslado ya sí a una libreta de una manera más tranquila y pensada, y por último me creo el escenario para lograrla.

 

AQUI.: ¿Te resulta difícil la concreción de eso?

 

RLM.: La imaginación es muy traicionera y llevar lo que imaginas a la realidad a veces no es fácil, aunque como ingeniero pienso que todo lo que se imagina se puede crear. En Sharjah considera que va a ser muy importante una conferencia que va a dar “una charla sobre fotografía y muchas de las cosas que te estoy contando las voy a contar allí. Mi recorrido es el que es y lo importante como fotógrafo, también como persona, es ser honesto contigo mismo y tu trabajo tiene que ser un fiel reflejo de la persona que eres. Después hay que tener la valentía de eso que piensas meterlo en tu trabajo. Todos sabemos que esto de los combustibles fósiles es insostenible, pero parece que nadie quiere hacer labor al contrario. Todos sabemos que esto no va bien, yo trabajo en el automóvil y conozco perfectamente que esto no va bien”.

    

Francisco José Gómez Herruz

Latest posts by Francisco José Gómez Herruz (see all)