JUAN JOSÉ RODRÍGUEZ SENDÍN, EXPRESIDENTE DE LA OMC: “El precio de los medicamentos es un exceso sin precedentes, un disparate”

Juan José rodríguez Sendín, expresidente del Colegio Oficial de Médicos de España

Hasta el pasado año fue presidente de la Organización Médico Colegial, el límite de dos mandatos le impidió renovar en el cargo. En la actualidad es el presidente de la Comisión Central de Deontología y también del Colegio de Toledo. Médico de Atención Primaria en Noblejas, antes lo había sido en otros municipios toledanos, considera que los médicos de Primaria están siendo abandonados.

 

 

Es un caso excepcional, nunca había ocurrido, hasta entonces eran siempre compañeros hospitalarios. Soy un producto evolutivo de la organización a la que llevo vinculado 34 años. Primero como vocal provincial de Médicos Titulares en el Colegio de Médicos de Toledo en el año 1985, al año siguiente fui elegido representante nacional de ese mismo colectivo y cuando terminé en 2002 me llamaron para la secretaría general, donde estuve hasta 2009 que me promocionaron con una propuesta general, no tuve siquiera contrincantes, a la presidencia en dos ocasiones y en marzo del pasado año terminó mi mandato porque no se puede repetir, tenemos un tope de dos mandatos. Ahora desempeño la presidencia de la Comisión Central de Deontología, que es una de las patas de la organización, digamos que la que justifica su existencia, y también la de Toledo.

 

 

Hubo muchos problemas en la provincia de Toledo con los cambios que se promovieron con la reforma de la atención primaria. Yo lideré ese movimiento que fue muy importante y me di cuenta de que los médicos de los pueblos éramos los grandes desconocidos porque no estábamos en los puestos de toma de decisión. Era natural que al no conocerte se hicieran las cosas en contra de nuestros intereses o de nuestros sentimientos. Vimos que la única posibilidad era participar en las organizaciones que representan a los profesionales, en los sindicatos médicos, en las sociedades científicas y en la Organización Médica Colegial. Lo que hice fue construir una propuesta para las tres, primero hice un sindicato en la provincia de Toledo que luego extendimos a nivel nacional y después incorporamos a la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos; después hicimos una sociedad científica, la Asociación Española de Medicina general; y entramos en la OMC. Era simplemente demostrar que hay inteligencia y vida activa en todos los sitios y que es bueno que se entremezclen las sensibilidades.

 

Sin la Atención Primaria esto (la Sanidad) no sería ni por asomo igual y desde luego tendría un precio extraordinariamente más caro.

 

Se planteó una reforma de la atención primaria que usted hace años ya consideró agotada.

 

Hubo un diseño de reforma que nunca se consumó, aunque cambiaron mucho las cosas. Nunca ha habido suficientes recursos ni se ha evaluado lo que se ha hecho y sin embargo sabemos todos que ha dado un excelente resultado, eso sí es verdad. Sin la atención primaria esto no sería ni por asomo igual y desde luego tendría un precio extraordinariamente más caro. El modelo es muy bueno, que los pacientes pasen primero por atención primaria da unos resultados excelentes porque el médico conoce a sus pacientes y sabe cuando varían las cosas y no necesitan ir al hospital para eso. Si encima le atiende en urgencias pues evidentemente el ahorro de costo es extraordinario y sobre todo eficaz. Lo que ocurre es que a la Primaria se le ha ido quitando cosas enloquecidos por la oferta de la atención hospitalaria, que solamente debería atender al 8% de la demanda. Al principio se varió bastante, pero otra vez volvió a revertir el poder del espectáculo tecnológico y siempre la gran sacrificada ha sido la Primaria. En este momento hay una gran convulsión, se ha llegado demasiado lejos, hay un gran nivel de conflictividad o lo puede haber porque se ha abandonado en exceso a los médicos de primaria y a la atención primaria en general.

 

¿Consecuencia de la crisis económica?

 

La situación económica ha sido a posteriori, ahora se ha resentido más por el recorte en las plazas. Un recorte extraordinario, sobre todo hasta el 2014. Hubo 4 años de 2011 al 2014 que fue tremendo. Esto hizo perder muchísimo fuelle a la Primaria. Tampoco se ha invertido en dotación. Fui de los que se empeñó en incorporar a la Primaria por ejemplo la ecografía, fue un planteamiento de hace 25 años que mucha gente está haciendo, yo mismo lo hacía en mi centro de salud, y sin embargo esto que es tan sencillo de un aparato ya muy barato y que te da un nivel de accesibilidad alto y te ofrece muchísima información no hemos conseguido implantarlo porque todo se invierte en los hospitales. Esa revolución para dar a la Primaria la capacidad de poder hacer las cosas un poco mejor es lo que ha faltado. Yo lo clasificaría como una especie de desatención. En este momento la atención, por el espectáculo que supone, está centrada en los hospitales y con la Primaria, a pesar de la importancia que tiene, se ha abusado, quizá porque se queja poco, es muy difícil porque estamos todos dispersos. Todo esto ha llevado a una situación que vamos a ver como termina, si no hay una respuesta pronto.

 

Dicen que es para contener el gasto.

 

La contención del gasto es una necesidad, es algo razonable, distinto es que por contenerlo se hagan las cosas mal. Se trata de hacer las cosas bien al mejor precio. En todo lo que no son recursos humanos en el sistema público los precios en medicamentos o en infraestructuras son convencionales, están en manos del mercado. Lo lógico es que introduzcamos el sistema económico en las decisiones y cojamos las de mejor precio. Otra cosa es que se recorten plantillas o que se recorte en buenas medidas. El mercado busca buen negocio en lo que hace, pero el sistema público tiene que hacer lo que se necesita, lo justo al mejor precio. Son dos pasos absolutamente claves y en ese orden, no puede hacerse al revés.

 

A la Atención Primaria se le ha ido quitando cosas, enloquecidos por la oferta de la Atención Hospitalaria, que solamente debería atender al 8% de la demanda.

 

Cuentan que el sistema de pensiones no es sostenible. ¿No teme que empecemos a escuchar que tampoco es sostenible el servicio de salud público en España?

 

Eso lo dicen quienes tienen interés en que no lo sea. Eso de que no se sostiene es un cuento chino que se han montado. Es lo más justo y además es excelentemente barato con respecto a lo que ocurre por Europa, lo que pasa es que hay sectores que quieren privatizar el sistema público y se buscan ese cuento para decir que lo pueden hacer más barato. Lo harán más barato pero lo harán peor. Si algo se debe preservar de la garra del mercado es precisamente la Educación, la Justicia y la Sanidad. Cuando entra en juego el lucro y el interés por ganar dinero puede peligrar que se reparta para todos igual. Si hay algo que en estos momentos nos iguala, y que mantiene una cierta cohesión en el país, es que tengamos garantizado por un lado la seguridad, las fuerzas de Seguridad del Estado no lo hacen mal; por otro lado la Justicia, que tampoco lo hace mal y debía de ser gratuita porque si no es tremendo; la Educación que debería ser también igual para todos y gratuita porque es la esperanza que tiene la gente por prosperar; y por supuesto que no te mueras antes de tiempo si lo puedes evitar y que te cuiden la salud. Esto no lo puede hacer más que el Estado. Con carácter complementario lo puede hacer la privada; pero para aquellos que quieran unas condiciones especiales, es su gusto, como el que quiere coches de lujo; pero nunca puede ser la depositaria del cuidado de la salud de un pueblo. Y porque además encarece extraordinariamente los costos y provoca desigualdades terribles.

 

Argumentan que es más barata.

 

En España el modelo que nos hemos otorgado no es que sea solo bueno en resultados, estamos a la cabeza del mundo, sino que además es extraordinariamente barato. Lo que quiere decir que todos aquellos sistemas públicos que están basados en una privatización mayor son muchos más caros y todos es todos sin excepción, no uno. Luego quien está diciendo eso miente. A no ser que no se quiera invertir, como parece que no se quiere, y seguir bajando los dineros que se dedican a esto falseando la realidad. A mí me gustaría que se invirtiera lo mismo que se invierte proporcionalmente en Alemania, en Francia, en Italia, en los Países Bajos. Lo mismo, no más, pues posiblemente haríamos milagros, no lo sé, bueno si no se lo lleva la industria farmacéutica que es lo que habitualmente tira de la cuerda. Esto lo pagamos los españoles con los impuestos, que no se les olvide a los que mandan, y no se nos ha preguntado si no queremos que esto sea sostenible. Es decir, si de todo lo que recaudamos no llega al 6% lo que se destina, hasta el 7% debería de gastarse, pues que pregunten a los españoles si quieren gastarlo en otra cosa. Es absolutamente aberrante que alguien cuestione la sostenibilidad del sistema cuando lo que se lleva aproximadamente es un 6% de todo lo que pagamos. Lo que ocurre es que hay muchos intereses en juego y es muy grande la mordida económica del sistema público.

 

Si algo debe preservarse de la garra del Mercado es la Educación, la Justicia y la Sanidad. Es algo que en estos momentos nos iguala y que mantiene una cierta cohesión en el país.

 

Se debate sobre la sostenibilidad de las pensiones o de la sanidad y no hay debate cuando se dice que el ministerio de Defensa va a aumentar el 80% su presupuesto. ¿Cómo se explica?

 

No existe debate por los intereses de los que controlan eso y a la opinión pública. También está subiendo desde hace cinco años el gasto farmacéutico y nadie plantea que no está justificado el precio que se les está poniendo , que es un exceso sin precedentes, un disparate. Como también lo es la cantidad de medicamentos que estamos consumiendo, medicalizando todo sin necesidad. Estamos en manos de las farmacéuticas y se permite, lo malo no es que las farmacéuticas lo intenten, al fin y al cabo son conglomerados económicos que están para eso, son como los leones que son carnívoros y no puedes esperar otra cosa, lo malo es que se permita y que lo hagan quienes nos representan.

 

¿Y eso a qué es debido?

 

Pues como en la vida todo se mueve por amor o por dinero, ¿usted que cree?. Por amor no es.

 

Es aberrante que alguien cuestione la sostenibilidad del sistema de salud cuando solo se lleva un 6% de todo lo que pagamos. Lo que ocurre es que hay muchos intereses en juego y es muy grande la mordida económica del sistema público.

 

Ha habido una polémica porque en el hospital de Puertollano se contrató a médicos especialistas de otros países que aún no estaban homologados en España. Usted dijo que hay un problema, porque estos años atrás se han ido de España 16.000 especialistas. ¿Volverán?

 

Probablemente sí, si se les ofrece condiciones que les gusten. Primero: el sistema público español es muy atractivo. Segundo: tiene mucho prestigio. Tercero: España es un país excelente para vivir, somos un gran país. Se van porque no tienen trabajo, o porque los tratan mal aquí o no tienen expectativas. Fuera les valoran más, les pagan más y se van, aunque haga más frío y se viva peor. Peor en el sentido de que España es muy especial para vivir, como todos sabemos. Claro que vendrían si se les diera unas condiciones decentes, un trabajo asegurado, si se les paga lo correcto para vivir con dignidad. El problema es que con la crisis y sobre todo en esta región los recortes fueron extraordinarios, la campeona de los recortes en esos 4 años fue Castilla-La Mancha. La que más recortó en personal y recursos sanitarios. ¿Justificado?, no. Oiga, mire usted, de lo que yo nunca recortaría es de sanidad, intentaré hacerlo mejor, eso siempre. Pero desde luego no recortaría recursos, porque eso supone listas de espera y deterioro de la asistencia.

 

No tiene ningún sentido que teniendo tantos profesionales formados españoles tengamos que echar mano de aquellos que son más fáciles de traer y se los quitemos a otros países como Iberoamérica. Hay mucho que decir de ese supuesto escándalo. Primero que no tiene nada de excepcional, esto es el pan nuestro de cada día en toda España, lo que pasa es que se ha focalizado ahí y habría que investigar por qué ha sido así. En estos momentos hay montones de centro de salud que no tienen pediatras y tienen a médicos de familia haciendo de pediatras; pero es que esto es posible, se puede actuar de médico para ciertas funciones sin titularse especialista, siempre que se sepa, claro. Porque la alternativa es no haber nada. Hay dos partes en el juego. Unas responsabilidades previas de por qué nuestros médicos se han ido o los puestos no les interesan. Luego está en que si no tengo debo cubrirlos con alguien. Y si se permite traer especialistas de allende los mares, ¡oiga! homológuelos lo antes posible. No es que no sean especialistas, es que no están homologados. Son especialistas que se han formado en sus países, pues provea los mecanismo para poderlos habilitar. Es una especie de discordancia mental, es una esquizofrenia, si es usted España y actúa integradamente lo lógico es que tenga la sensatez de que si trae a alguien sea para darle uso, no los traiga para no darles uso y montar un número. Vienen porque los necesitamos y no hay nuestros. Es todo una gran esquizofrenia propia de un país donde tenemos tantos jefes, más que indios.

 

¿Qué hace falta para un sistema público sanitario óptimo?

 

El éxito del sistema público depende de cuatro elementos claves. Primero de una atención primaria que a diferencia de otras atenciones primarias europeas sea capaz de arreglar el 90 o 92 % de lo que se queja la gente y lo hace porque conocen al personal, están con ellos. Dos, necesitamos un hospital general, no hospitalitos, uno en cada provincia, en cada área sanitaria que tenga la docencia, la asistencia y la investigación todo junto. Tres, la alta especialización: los quemados, parapléjicos, las unidades de ictus, los trasplantes y eso hay que organizarlo de otra manera, tenemos que tener engarzados a nivel de Estado esas unidades de alta especialización. Una cuarta pata sería las unidades de emergencia y urgencias, en todos los sitios no puede haber de todo pero si tienes un buen dispositivo para evacuarlos mejor. Tiene que haber hospitales como Dios manda, no hospitalitos. Lo que hace buenos médicos es hacer los actos médicos todos los días muchas veces.

Desde hace cinco años está subiendo el gasto farmacéutico y nadie plantea que no está justificado el precio que se les está poniendo, que es un exceso sin precedentes, un disparate. Como también lo es la cantidad de medicamentos que estamos consumiendo, medicalizándolo todo sin necesidad.

 

Usted publicó un libro sobre los adolescentes y el alcohol. ¿Estamos ante un problema grave o no más que en otras épocas?

 

Gravísimo y ahora, por si fuera poco, se le ocurre a un ayuntamiento como el de Zaragoza sacar un pasquín, por cierto ahora la comisión Central de Deontología que presido estamos elaborando un documento para contestarlo, donde se banaliza el consumo de drogas y se dice que hay consumo responsable. No tenemos bastante con el alcohol que metemos ahora otra. El alcohol mata más que todas las drogas juntas luego está muy claro que la liberalización de las drogas no va a ningún sitio. Lo que pasa es que el que es drogodependiente, y sobre todo si es un drogodependiente ilustrado, lo ve correcto (ya lo pagará), pero los médicos no lo podemos ver así. No hay ningún consumo de alcohol beneficioso, es mentira, todos son perjudiciales y sobre todo cuando intentan dárselo a los jóvenes. Tenemos el país donde los jóvenes se emborrachan antes que en ningún otro país del mundo. El 50% de los españoles prueba el alcohol antes de los 14 años y se han emborrachado también. Media Europa viene los fines de semana a emborracharse a España. Esto es fantástico para el que gana dinero; pero es un disparate. Bastante triste es ver cómo los niños se emborrachan en botellódromos con permiso de los adultos todos los fines de semana para poner contentos a nuestros vendedores de la cosa, es patético.

 

¿Que se puede hacer?

 

Pues lo que hacen otros países, desde luego no facilitarlo, regularlo como hemos hecho con el tabaco y no dar educación del consumo de más drogas. No se pueden tener botellódromos donde la gente se alcoholiza y se socializa alcoholizado con14 años y decir después que son unos descerebrados y que no tienen rendimiento escolar. Es como delirante, otra esquizofrenia.

 

Estamos en plena efervescencia en la reivindicación de la igualdad de la mujer ¿cómo ve este proceso?

 

Vengo ahora de dar clases en una universidad de Méjico y uno nota, comparándonos con lo que era aquí hace 25 años, lo que es la diferencia. El proceso de los cambios culturales en relación a un tema tan grave como es el machismo no se produce de la noche a la mañana. Es un proceso muy largo donde poco a poco se van cambiando las cosas. El papel que ha jugado el feminismo es extraordinariamente importante. El problema es muy sencillo, no hemos llegado a interiorizar el concepto de igualdad que defiende la declaración de los Derechos Humanos. Siguen existiendo dualidades jerárquicas: ricos y pobres, hombres y mujeres, blancos y negros, homosexuales y heterosexuales, creyentes y no creyentes, y todavía no hemos llegado a la comprensión, y falta mucho, de que la declaración de los derechos Humanos no es un canto al sol y que exige que todas las personas sean iguales, independientemente de su condición. Esto todavía no lo hemos conseguido y uno de los grandes volúmenes donde está esto arraigado es en la dualidad hombre-mujer, esta jerarquía tu eres inferior que yo está arraigada y se refleja en todo. Hay cosas que no pueden ser iguales porque las mujeres paren y los hombres no, pero se pueden superar esas diferencias. Hay que defender la igualdad en serio, no solo la de hombre-mujer, hay muchas desigualdades, y ese concepto hay que meterlo en la vena de la gente y supone cambios educativos serios que no los estamos consiguiendo todavía. Algo pasa cuando hay adolescentes que siguen creyendo que las mujeres son inferiores a ellos y las pueden dominar o controlar. Es verdad también que han cambiado muchísimas cosas en España en los últimos años, no hay más que irse fuera a algún país como el que he citado y ver las diferencias y acordarte de cómo era eso aquí antes. Hay que seguir luchando y un papel importante en esta lucha son las mujeres; pero también los hombres.

[/expand][/restrict]