JORGE MAQUEDA: “NO HUBIERA VUELTO A LA SELECCIÓN SIN MACARENA”

32 años, de Quero. Empezó a jugar al balonmano en Villafranca de los Caballeros, casi por casualidad. El ‘guerrero’ de la selección española ha vuelto al equipo nacional para ganar el Europeo y ser elegido uno de los mejores jugadores del campeonato. Desde Hungría, donde juega ahora, nos responde.

 

Jorge Maqueda con su mujer, Macarena Aguilar, otra grande de la historia del balonmano español.

 

¿Has vuelto a la selección española por la puerta grande, ganando el Europeo, destacando en el equipo. ¿Cómo has vivido el campeonato?

 

De una manera especial, después de quedarte fuera (no estuvo en las últimas convocatorias de la selección), las cosas se ven de diferente manera y he intentado vivirlo al máximo porque nunca sabes cuando va a ser la última. Me he sentido muy cómodo en la relación con los demás compañeros, se nota que el equipo es una piña y que enseguida uno entra en esa dinámica y sobre todo también porque tengo grandes amigos. El equipo ha estado de 10 y yo creo que personalmente he estado bien, pero sé que he de mejorar en muchos aspectos. Estoy muy contento y gratificado del gran esfuerzo que hemos hecho. Ha merecido la pena.

 

Tu familia y vecinos de Quero se fueron a Suecia para verte desde las semifinales. ¿Tenerlos animando en la grada da aún más impulso en la pista?

 

Primero vino mi mujer a Viena y después se le unieron mis padres, mis amigos y más gente del pueblo, en total eran 9. Siempre que te vengan a ver la familia y los amigos es un plus más a la hora de salir a jugar porque quieres que su esfuerzo de venir merezca la pena y siempre quieres jugar lo mejor posible, pero también te mete un poco de presión para no defraudarlos. Ellos suelen venir bastante a verme jugar y el día de la final lo celebramos por todo lo alto.

 

Tras el Europeo dos toledanos en la selección ideal de balonmano de Europa: tú y Gonzalo Pérez de Vargas. ¿Se duplica el subidón? ¿Es casualidad o es que somos muy buenos, al menos en la base, en Castilla La Mancha?

 

Siempre es un subidón estar en el 7 ideal, para mí es la primera vez, y además si lo compartes con un toledano como Gonzalo pues más aún, pero si hemos llegado los dos a estar en el 7 ideal es gracias al equipo, porque sin el resto de compañeros no hubiéramos acabado ahí. Y bueno el balonmano se vive mucho en Castilla la Mancha y muestra de ello es que hay dos equipos en la máxima categoría de España.

 

¿Cómo es la relación entre los dos?

 

Muy buena porque empezamos a jugar en contra desde bien pequeños y a coincidir también en la selección en las categorías inferiores. Y al ser de la misma tierra pues siempre tienes más relación, siempre nos hemos llevado bien y siempre que se puede se le mete alguna que otra pullita, jajaja.

 

Con este Europeo España tiene ya plaza para las Olimpiadas de Tokyo. Tu presencia en la selección se da casi por segura. ¿Te hace especial ilusión?

 

Ya estuve en las Olimpiadas de Londres 2012, y todavía no hay nada seguro de que vaya a ir porque falta mucho y la competencia en mi puesto es muy fuerte, así que lo único que sé es que voy a trabajar muy duro lo que queda de temporada con mi equipo para poder estar allí.

 

¿Cómo llevaste lo de estar dos años fuera de la selección? ¿Qué pasó?

 

Se lleva bastante mal, porque para mí representar a tu país es lo mejor que a un deportista le puede pasar. Lo que pasó, simplemente, fue que los otros jugadores que había en mi puesto estaban jugando mejor que yo, y al final es normal que el entrenador se decantase por ellos. Lo único que me quedó fue trabajar más duro.

 

Maqueda, elegido uno de los 7 jugadores mejores de Europa tras el último Europeo.

 

Nos cuenta tu madre que te llevaron a jugar al balonmano a Villafranca de los Caballeros con 9 años porque no te gustaba el fútbol (al que podías jugar en Quero) y eras tan inquieto y les dabas tanta ‘guerra’ que te tenían que llevar a algo. ¿Cómo recuerdas aquello?

 

Seguir leyendo... Seguir leyendo… »

 

Todo lo que te ha contado es cierto, yo de pequeño era muy pesado y muy cansino y un verano que estaba en Villafranca en casa de mi tío, le estaba dando tanto la brasa que me echó de casa y me dijo que me fuera al pabellón del pueblo a jugar. Cuando llegué el deporte que estaban haciendo era balonmano, y así empezó todo.

 

Y a los 14 te fuiste ya a Barcelona, lejos de casa. ¿Fue muy duro?

 

Sí fue muy duro, porque siempre salir de casa es difícil y más aún cuando eres tan pequeño. Te las tienes que apañar tú solo, no tienes a tus padres para que te ayuden ni para que te den un abrazo cuando lo necesitas, pero bueno eso creo que me ayudó a espabilar.

 

¿Y cómo has llegado a ser tan bueno? ¿Algún equipo, entrenador… determinante en tu trayectoria?

 

Eso de ser tan bueno depende a quien le preguntes, jajaja. Siempre he tenido muy buenos entrenadores pero el que más me ha marcado, ya que fue el primero que tuve después de salir de Barcelona fue Guijosa, él me enseñó a luchar cada partido y en cada acción como si fuera la última y creo que eso todavía me sigue marcando.

 

El ‘volcán español’ te llamaban casi desde que empezaste en la selección, ¿de dónde sacas ese ímpetu, esa energía y esos lanzamientos de 140 km/h?

 

Bueno, eso se saca al intentar hacer cada acción al 100%, porque desde que empecé a jugar la verdad que no era muy técnico, entonces la manera de destacar sobre los demás para mí era ir muy intenso. Y siempre lo intento hacer.

 

Desde 2018 juegas en Hungría, en el SC Pick Szeged, con quien ganaste la Copa de este país la pasada temporada. ¿Cómo has encajado en el balonmano húngaro?

 

Aquí en Hungría se vive el balonmano de otra manera. Para ellos es, junto con el waterpolo, uno de los deportes del país. Siempre se llenan los pabellones allá por donde vayas. Siempre a cada club que voy somos como una gran familia por lo que siempre te acogen muy bien y nunca te sientes fuera. Esta temporada de momento vamos bien, pero todavía falta por jugarse todo lo bueno.

 

¿Te gustaría volver a jugar en España? ¿Dónde?

 

Claro que me gustaría volver. Si pudiera elegir volvería a la tierra, porque me encanta, pero una vez sales de España creo que volver a cualquier lugar sería bueno.

 

Sorprende que teniendo España una de las mejores selecciones en la última década tenga a muchos de sus jugadores fuera. ¿A qué se debe?

 

A los que estamos en este mundo no nos sorprende tanto porque en cuanto a salarios la liga española ha bajado mucho y ha obligado a los jugadores a buscarse la vida lejos de casa.

 

En 2017 te casaste con otra de las grandes estrellas del balonmano español, Macarena Aguilar. ¿Os conocisteis en alguna competición? ¿Qué admiras y has aprendido de ella?

 

Sí, nos conocimos en la preparación de los Juegos Olímpicos de Londres. Ella me ha aportado muchas cosas, creo que sin ella no sería el jugador que soy hoy en día, y creo que sin ella no hubiera vuelto a la selección. Ella me ha aportado cambiar un poco esa intensidad que a veces se convertía en locura y ahora pasa a ser concentración, tener algo más de calma en la pista y sobre todo, no relajarme nunca, porque por muy bien que haya jugado, ella siempre me pone los pies en la tierra y eso la verdad que no todo el mundo es capaz de decírtelo. De ella admiro todo, el ejemplo que es para todo el balonmano, lo luchadora que es, que aunque las cosas vayan mal siempre sale adelante y que siempre va al 200% con las personas que quiere.

 

Dicen en Quero que sigues siendo uno más cuando vas por allí, que participas en lo que se organiza, como en las actividades de esta Navidad. ¿Vas mucho? ¿Qué te gusta hacer cuando estás allí?

 

 

Sí sí, claro, siempre que tengo vacaciones voy a Quero, me encanta porque me junto con la familia y con los amigos. Siempre que voy le enciendo la chimenea a mi madre en la cocinilla y nos ponemos a cocinar en la lumbre. Y luego cuando pueden organizamos comidas con los amigos, siempre los tengo que engañar, jajaja, porque como mis vacaciones no coinciden con las de ellos pues les obligo a descansar una tarde. Ya hasta verano es imposible que vuelva.

 

¿Y qué te gusta hacer en los pocos ratos libres que te quedan?

 

En mis ratos libre a parte de estar con Macarena, lo que me gusta es cocinar, aunque últimamente no tengo mucho tiempo porque estoy estudiando.

 

¿Algún mensaje para los chicos y chicas que juegan al balonmano en Castilla La Mancha?

 

Que sean constantes y que siempre intenten luchar hasta el final, y sobre todo que trabajen cada día, que es siempre lo más importante.