ISABEL FERNÁNDEZ SE PREPARA PARA EL CAMPEONATO DEL MUNDO

Isabel Fernández con su entrenador Álvaro Jimenez el pasado mes de septiembre.

 

La karateca toledana va a ser la primera española con movilidad reducida que va a competir oficialmente en la modalidad de kata. Su primera cita será la segunda ronda de la liga nacional absoluta de Para-kárate que se celebra en Ávila el 6 y 7 de octubre. Y allí espera demostrar su nivel para poder representar a España en el Campeonato del Mundo senior que se celebrará en Madrid entre el 6 y el 11 de noviembre.

 

Ella y su entrenador, Álvaro Jiménez (en la foto), están convencidos de sus posibilidades para el Mundial y en las Federaciones regional y nacional de Kárate están encantados con su rendimiento y con contar, por primera vez, con una deportista como Isabel (un dato: en el último Europeo solo participaron 7 mujeres parakaratecas). “Tengo mucha ilusión y muchas ganas. Volver al kárate y además compitiendo me ha dado mucha alegría. A mí este deporte siempre me ha aportado mucho a nivel emocional y físico. Y luego los valores, como el compañerismo, que son increíbles”, nos dice.

 

Muchos aficionados a las artes marciales reconocerán a Isabel Fernández y se sorprenderán al verla en una silla de ruedas, porque esta gran deportista practica kárate desde que tenía 4 años y compite desde los 12. Fue campeona de Castilla La Mancha en kumité y bronce en individual y por equipos en los Campeonatos de España, además de entrenadora de kárate en el Patronato municipal.

 

Hasta que una enfermedad degenerativa en las rodillas la apartó primero de la competición a los 18 años, luego del deporte y de las oposiciones a bombero que se estaba preparando. “Fue muy duro”; pero pronto buscó alternativas y se incorporó a un equipo de baloncesto adaptado vinculado a la fundación FDI en Madrid, con quien también ha dado charlas en colegios contando su experiencia y hablando de inclusión. El año pasado la fichó el Leganés.

 

Seguir leyendo… »

 

Y la pasada primavera un encuentro casual le cambió la vida. “Me encontré a Álvaro y le conté lo que me había pasado. Él me propuso volver al kárate, que había sido el deporte de mi vida. Yo no sabía entonces que existía el Para-karate para personas con discapacidad física, lo que se podía hacer”. Tampoco Álvaro Jiménez, propietario del Kidokan y seleccionador regional infantil, que en pocos días se informó y formó para entrenarla.

 

Desde junio Isabel Fernández se prepara para el Mundial. Entrena seis horas al día porque además de su preparación específica en katas hace bici y crossfit y, después, repasa los escasos videos de patakatera en silla de ruedas que encuentra en internet. De lunes a viernes y a veces, también, el sábado. “Tengo una base de muchos años, pero al principio fue muy complicado porque en el kárate toda la fuerza se transmite desde el talón, pasa por la cadera y ahora esa transferencia no la puedo hacer; la hago desde el abdomen y eso exige controlar más”.

[/expand