Guerra de almohadas

La irrupción digital ha revolucionado la manera de viajar y ha alterado el negocio turístico. Al sector hotelero le ha salido una competencia inesperada: las viviendas que ofrecen alojamiento al turista, con el apoyo estratégico de las plataformas digitales. En Toledo se estima que ya son más de 400 las viviendas de uso turístico, que se reparten el pastel del turismo con 55 hoteles. ¿Cómo se prepara la ciudad para el cambio de modelo? ¿Cómo impacta en la economía y la vida cotidiana?

Reunión de seguimiento del Decreto de Ordenación de Apartamentos y Viviendas de uso turístico en Castilla-La Mancha.
Toledo nocturno

En el casco histórico de Toledo viven poco más de 10.000 vecinos, según el último censo de población. Cada día conviven con los miles de turistas que llegan a la ciudad, que a lo largo del año pueden superar los 2.000.000.
Pero al caer la noche la mayor parte de los viajeros se han ido de la ciudad. Hasta hace bien poco, el insuficiente porcentaje de pernoctaciones y la baja estancia media en los hoteles eran dos de las mayores debilidades del sector turístico en Toledo. Pero desde hace menos de un lustro es otro el fenómeno que preocupa a los empresarios hoteleros y a las administraciones: el auge de las viviendas de uso turístico.


Según el informe que el Ayuntamiento encargó a la Empresa Municipal de la Vivienda, en la ciudad habría unas 490 viviendas de uso turístico, ofertando alrededor de 2.141 plazas (la capacidad hotelera de la ciudad es de 4.187 plazas (datos INE). Con la entrada en vigor en junio de 2018 del Decreto que ordena las Viviendas y Apartamentos de Uso Turístico en Castilla-La Mancha, en la provincia de Toledo se han registrado a día de hoy (paso obligado para regularizar su situación) 320 viviendas de uso turístico, de las que 271 están en la capital (1.349 plazas). El plazo para legalizarse acaba este mes de mayo.

Seguir leyendo...