García Page suspende las negociaciones con colectivos sociales ante las dudas de si podrá aprobar los presupuestos

García Page y el presidente de Aragón, Javier Lambán, en Cuenca

García Page y el presidente de Aragón, Javier Lambán, en Cuenca

 

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, ha anunciado que el gobierno “ pone en suspenso todas las negociaciones y diálogos con colectivos”, hasta no tener claro si contará con apoyos suficientes para sacar adelante los presupuestos de la Junta de Comunidades para 2017.

 

Esta medida viene como consecuencia del anuncio de Podemos de romper el acuerdo que firmó con el PSOE y que dio la presidencia a García Page, a pesar de haber obtenido este partido un escaño menos que el PP en las pasadas elecciones autonómicas.

 

El anuncio de ruptura lo hizo el secretario regional de la formación morada, José García Molina, acompañado del otro diputado de Podemos, David Lorente, con quien mantiene diferencias en torno a la necesidad de abrir un periodo de renovación en Podemos Castilla-La Mancha. Este último firmó un documento solicitando esa renovación a la que se opone el secretario regional, García Molina.

 

Tan solo unas horas habían pasado de conocerse los resultados de las elecciones gallegas y vascas que han incidido en la crisis interna que desde hace tiempo vive el PSOE. Aunque Podemos atribuyó la ruptura al incumplimiento de los acuerdos por parte del PSOE, la mayoría de los analistas y también en el propio PSOE lo atribuyen a las declaraciones que unos días antes el presidente García Page había realizado, criticando al secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, por intentar un acuerdo de gobierno con Podemos a nivel nacional. Algo que, sin embargo, este partido ha desmentido. García Page hizo esas críticas en una entrevista y al día siguiente las ratificaba durante la visita que, junto al presidente de Aragón, Javier Lambán, también crítico a Pedro Sánchez, realizó a Cuenca.

 

Sin embargo, el formato escogido para anunciar la ruptura, la lectura de un comunicado ante los medios de comunicación regionales a los que no se le dio oportunidad de preguntas, cuando a renglón seguido José García Molina aceptaba entrevistas de los medios de comunicación nacionales en torno al asunto, hacían poco creíble el argumento. El hecho fue aprovechado por el propio García Page, en un desayuno informativo celebrado en Toledo, para acentuarlo como muestra de que Podemos estaba mirando más a Madrid que a Castilla-La Mancha con esa decisión.

 

Los presupuestos para 2017, que en todo caso son una obligación de presentar para el Gobierno, no cuentan aún con el voto en contra de Podemos porque, como han señalado, aún no se sabe como van a ser.

 

El anuncio de ruptura fue aprovechado por la ex presidenta Cospedal para ofrecer el apoyo de su partido a García Page y que así no necesite de Podemos. Apoyo al que no dio ninguna credibilidad el Presidente del Gobierno regional que pidió a Cospedal que, al menos, solicitara a sus compañeros del PP en las Cortes regionales que dejaran de insultarle un día sí y otro también.

 

Cospedal no podría ser Presidenta de Castilla-La Mancha, ni siquiera con un hipotético y extrañísimo apoyo de Podemos. Para ello sería necesario que fuera parlamentaria regional y dejó de serlo, renunció a su escaño, para irse a la política madrileña. Proponer otro candidato al PP le sería muy difícil porque, en principio, no lo tienen y hacerlo crearía una tensión enorme con la propia Cospedal que sí es presidenta del partido en Castilla-La Mancha.

 

A finales de la pasada semana el consejero de Hacienda, Ruiz Molina, anunció que no presentaban los presupuestos hasta tanto no se supiera la línea de déficit permitida y los ingresos por parte del estado. Algo que corresponde al ministerio de Montoro señalar. El PP ha criticado que no se presente a principios de octubre como marca el Estatuto.

 

En todo caso García Page se mostró optimista con sacar los presupuestos adelante y en recomponer la línea de entendimiento con Podemos. También se mostró favorable “lo haré rápidamente”, dijo, con la petición de una entrevista por parte de Cospedal cuando ésta la haga formalmente.