Evitar más muertes y hospitalizaciones, objetivo de las nuevas medidas contra el coronavirus en Castilla-La Mancha

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante el Consejo de Gobierno celebrado el 18 de agosto.

 

«La capacidad de control del virus hoy en Castilla-La Mancha es muy alta, pero no ilimitada«, valoraba el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante su comparecencia pública tras el Consejo de Gobierno celebrado hoy, 18 de agosto. El mensaje del presidente a la ciudadanía ha combinado un «optimismo realista» sobre la situación actual de la pandemia con el anuncio de la toma de decisiones para prepararse ante escenarios peores. Así, García-Page asegura que «el objetivo 1 de Castilla-La Mancha «es evitar la mortalidad y la presión hospitalaria, lo que nos llevará a ir tomando medidas concretas en septiembre y octubre para que la mayoría de las personas pueda hacer vida razonablemente normal y al mismo tiempo proteger a los más vulnerables».

 

El próximo viernes el Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha volverá a reunirse para aprobar medidas adicionales frente a la COVID mediante un decreto que el presidente ha calificado de “duro, estricto y riguroso, que será consensuado con los sectores más afectados por esas nuevas restricciones«. Asimismo, García-Page ha avanzado que en ese mismo Consejo de Gobierno se ratificarán las medidas acordadas la pasada semana por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional Salud.

 

 

Una de las decisiones adoptadas en este Consejo de Gobierno ha sido la de encargar un estudio jurídico para que la autoridad sanitaria pueda actuar en los casos de personas que teniendo síntomas claros de estar infectado por el coronavirus no aplican las medidas de contención, como ponerlo en conocimiento de Sanidad o autolimitarse en sus contactos. «Tenemos que tener mayor capacidad para perseguir y denunciar casos de quienes se saltan las normas«, sostiene García-Page,

 

García-Page se ha mostrado contundente contra esa minoría que incumple las normas, para los que habrá medidas de mayor dureza. Si embargo, reconoce que «la inmensa mayoría de la sociedad está cumpliendo, está preocupada, prudente y atenta. Hemos tenido que cambiar en pocas semanas hábitos de siglos, pero en poco tiempo nos hemos familiarizado con la mascarilla, la distancia entre las personas… Rompo una lanza a favor del comportamiento mayoritario».

 

El presidente de Castilla-La Mancha reconoce el aumento de casos positivos en la región en las últimas semanas, pero lo achaca a que se detectan más porque hay una gran red de rastreadores buscando y siguiendo los contactos de los positivos. «El 80% de los casos los detecta de oficio la Sanidad de Castilla-La Mancha. Tenemos a más gente detectando y rastreando que la media española y europea», asegura García-Page.

 

Seguir leyendo… »