Esperando a 2020

“Sin un plan de acción, cualquier objetivo es una mera ensoñación”, dice un gurú actual del mundo empresarial. Yo también lo creo y por eso es justo valorar el plan de acción que bajo el nombre Pacto por la Recuperación Económica de Castilla-La Mancha han firmado los dirigentes sindicales y de la patronal junto al Gobierno de la región (19 de septiembre).

 

El objetivo no es cosa de poco, porque recuperar la economía implica fundamentalmente acabar con una tasa de paro que ronda el 25% de la población activa y poner fin a una creciente precarización que no sólo es laboral -contratos efímeros y trabajos mal pagados-, también lo es empresarial, ya que la mayor parte de las microempresas viven al día, sin poder hacer planes a medio plazo.

 

El plan de acción que supone el Pacto por la Recuperación está escrito en los casi mil folios que componen el documento firmado, en el que se detallan las 420 medidas que se van a poner en marcha para impulsar el crecimiento empresarial, la mejora del empleo, el impulso industrial, el aumento de la cualificación profesional, el cambio de modelo energético, el desarrollo de las infraestructuras, el fomento de la innovación y la modernización de la agricultura. Para dar credibilidad a las buenas intenciones se ha concretado el dinero que se va a necesitar: más de 3.400 millones de euros. Y el plazo: 2020.

 

Sin embargo, no se marcan metas concretas, la única referencia a objetivos cuantificados se vincula con el cumplimiento de la Estrategia Europea 2020, que especifica cinco claros objetivos, entre ellos, el de empleo: los países miembros de la UE deben tener al 75% de su población de entre 16 y 64 años con empleo. Castilla-La Mancha tiene ahora una tasa de empleo de poco más del 44%.

 

Esta exigencia de Europa, que beneficia a la ciudadanía tan castigada por la falta de trabajo, viene acompañada por unos fondos europeos (Fondo Social y FEDER), que en nuestra región suponen, hasta 2020, unos 773 millones de euros. Pero la misma Europa que exige, castiga.

 

La seria amenaza de bloquear el dinero ya asignado como castigo al incumplimiento de España de los objetivos de déficit supone un gran problema para Castilla-La Mancha. El Gobierno de García-Page ya ha tomado dos iniciativas: solicitar que la región vuelva a ser considerada Objetivo 1 con el fin de recibir más dinero europeo y pedir al Parlamento Europeo que no bloquee el dinero ya previsto. Sin dinero no hay empleo. Sin empleo no hay recuperación económica.

Prado López Galán
Prado López Galán

Últimas publicaciones de Prado López Galán (Ver todas)