ÉRASE UNA VEZ… EN PUY DU FOU

Fue un gran estreno sin alfombra roja, pero por el camino de tierra que conduce al Arrabal (la antesala del anfiteatro) desfilaron con glamour -unos más que otros- más de 4.000 asistentes a la inauguración del parque temático Puy du Fou. Políticos, curas, empresarios, jueces, imputados, periodistas, viejas glorias, jóvenes promesas, actores, militares, gente muy ocupada y parados de larga duración estaban entre el ecléctico público que pudo ver, el 30 de agosto, la histórica primera representación de “El sueño de Toledo”.

 

Coreografía sobre el río Tajo en uno de los momentos del espectáculo ‘El Sueño de Toledo’. Foto: Juanjo Valverde/Delegación Gobierno en Castilla-La Mancha.

 

Cuando los primeros invitados empezaban a llegar al caer la tarde a la finca Zurraquín -lo que viene a ser “en mitad del campo”-, el cielo amagaba tormenta. Falsa alarma. La noche se puso espléndida para el estreno de ‘El sueño de Toledo’; se nota que sus promotores, la familia Villiers, tienen mano en las altas esferas.

 

Sabido es que Philippe de Villiers, creador del parque temático Puy du Fou hace cuarenta años, es católico, apostólico y francés, amén de presidente del partido conservador Movimiento por Francia. Pero ideologías aparte, caen bien los Villiers, son gente fina que ha vencido y convencido en tierras manchegas (no a todos, ‘Queremos saber la verdad del Puy du Fou’ es su mosca cojonera).

 

El savoir faire de los empresarios galos ha seducido desde el primer momento al presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, entregado a la causa con un entusiasmo que desborda lo político para pasar a lo personal. Y lo reconoce sin tapujos.

 

Seguir leyendo...