Balkan Bomba: «El rollo provocador es muy llamativo»

La hilarante banda toledana, con una fusión desconcertante de estilos, ritmos, mensajes, instrumentos y lenguas, presenta nuevo disco en Toledo y este año tocará en el Viñarock y en Reino Unido. En menos de tres años se han hecho grandes.

 

 

 

 

Son 10 en la banda, de entre 25 y treinta y muchos años. Desde un informático de profesión a un cartero, un dj, un banquero, un técnico audiovisual, un ingeniero, un trabajador de la ora, un instalador de vallas… Casi todos procedentes de otros grupos y algunos con dilatada trayectoria musical.

 

Se conocían de la música y de una liguilla de fútbol en la que unos cuantos jugaban los domingos en Torrijos. Hace tres años dejaron el balón y apostaron por Balkan Bomba. “Les dije, pues vamos a crear un grupo; y me dijeron: venga, vamos”, recuerda Rodri. Eran la mayoría de la actual banda, otros como Imad, Charly o Indy se han incorporado más tarde.

 

La mitad acuden a la entrevista en los locales de La Pasarela de Toledo, donde varias veces a la semana ensayan, intercambian propuestas, “experimentan” con ellas hasta definirlas e integrarlas al repertorio y discuten y votan hasta el último detalle.

 

Son Rodri (Muskulov, es su nombre en Balkan Bomba; es el vocalista, de Bargas), Indy (Ratikovic, toledano, el batería), Imad (Madcoldosky, madrileño, encargado de la electrónica de la banda), Charly (Charlychenko, el bajo, de Puertollano) y David (Yajikoorov, de Sonseca, toca la trompa).

Llegan bromeando, se desternillan de risa con la ocurrencia de uno y la réplica aún más disparatada de otro… Como si estuvieran en uno de sus alocados conciertos, en los que suben al escenario vistiendo camisetas futboleras con sus nombres Balkan impresos y entre los diez montan un barullo tremendo de ritmos dispares cohesionados por el trompeteo que engancha al público, le hace bailar y saltar y quedarse siempre con ganas de más.

 

Pero entre broma y broma van descubriendo un proyecto musical sólido, original, cada vez más organizado, en el que apuestan por la profesionalidad en las tareas donde ellos no llegan para que los videoclips, las fotos, las negociaciones, el marketing… funcione con buenos resultados. Un proyecto en el que creen seriamente y con el que se les ve convencidos de que pueden llegar lejos.

 

El año pasado tuvieron 36 conciertos por todo el país y tocaron en el Iboga de Valencia, en el gallego Revenidas Festival, en el Rabolargartija de Alicante… Este año estarán en el Viñarock el 30 de abril a las 3,35 de la madrugada. “Es uno de los festivales con más visibilidad de España y que nosotros, que acabamos de empezar, estemos ahí es un gran paso”, señala David.

 

También han cerrado su participación en el Boomtown Festival (Reino Unido). Van a tocar en el Ourenrock, en el Pollogomez, Extremusika, en el Resurrection Fest, en el Dedeivid, en el Mad Cool, en el Cebolla rock o en el Zeporock de Quintanar. Además de en otras tantas salas donde presentan su segundo disco, ‘Psychotrip’.

 

Poco después de formar la banda, en 2017, sacasteis el primer disco, ‘Xplosivodka’, habéis tocado ya por todo el país, entre Boicot y La Pegatina en el Briviesca Arde de Burgos, vais a tocar en el Viñarock y en el Boomtown. ¿Cómo se consigue todo eso en menos de tres años?

 

David: ¡Pues a base de cargarnos la furgoneta de este hombre! (Rodri).

 

Rodri: Con nuestro representante, que es… ¡como David de grande! Él nos lo ha buscado todo. Es un chaval de Madrid, que trabaja en una revista de música. Nos conoció un día, tenía a gente grande con la que podía trabajar, pero dijo, voy a apostar por estos. Y estamos encantados con su empresa, Totem Management. Sabemos que esto no es lo normal.

 

Lo primero que llama la atención de vuestra música es esa fusión de estilos y ritmos: rock, urban, dance, ska, balkan, electrónico, punk, reggaeton… ¿Cómo defines vuestro proyecto y cómo se ha ido configurando?

 

Rodri: Mola que la gente piense de qué rollo vamos, que escuchen una canción y la siguiente no les parezca del mismo grupo. Cuando estás una hora y media escuchando los mismos ritmos, dices… uf! Al principio íbamos a llevar esos toques del trompeteo (de ahí que él mismo propusiera ‘Balkan’ como parte del nombre de la banda), pero al final acogemos todos los estilos. Y creo que son los metales lo que dan esa coherencia al todo. Así recogemos a mucho público, no solo al que le gusta el rock o solo el dance.

 

Charly: Es un mestizaje.

 

lmad: A cada uno nos gusta un estilo de música.

 

Charly es más rockero, David más alternativo, a Indy le gusta la música indie a mí lo electrónico… Y todo eso nos ha llevado a esta mezcla.

 

¿Cómo se organizan 10 músicos para crear y sacar adelante un proyecto tan heterogéneo en todo, en esos ritmos y estilos tan diversos, pero también con letras gamberras y mensajes potentes como vuestra canción sobre los refugiados?

 

Imad: Somos diez mentes pensando, pero nos ha costado, nos ha costado organizarnos. Creo que lo estamos consiguiendo y es muy positivo porque nos hace avanzar más rápido. Ahora hemos diversificado las tareas, porque en una banda hay mil cosas que hacer. Tenemos un sistema interno al que todos tenemos acceso para ir organizándonos. Y luego hacemos buena piña, nos llevamos bien. Si eso falla, malísimo.

 

Rodri: Organización. Lo primero fue una huchita y cada vez que se llegaba tarde, 5 euritos. Y cuando pagas tres veces pues dices, ya no más. Tenemos a un músico que viene de Extremadura y a otro de Madrid y el esfuerzo que ellos hacen, tenemos que valorarlo y hacerlo los de aquí.

 

Indy: Aquí uno trae una idea y empezamos a trabajarla y a otro le viene la inspiración y propone una melodía diferente. Cada uno aporta su granito de arena, se mezclan y a veces salen cosas… que funcionan.

 

Cantáis en español, pero también en inglés y hasta en griego, ¿Por qué? ¿Quién compone?

 

David: Y en francés, y en alemán y en ruso…

 

Rodri: Es como lo de los diferentes estilos, también probamos en otras lenguas. ¡Tenemos Google Traslate! Cuando hicimos la canción en griego moderno, puse el reproductor y fui apuntando como lo iba diciendo con el pause. Me lo aprendí de memoria y lo canto. Fallos tiene, claro (se parten de risa todos). Las que son en inglés sí nos las corrigen, pero en griego todavía no tenemos a nadie que lo haga.

 

¿Tendréis más de una anécdota con esa incursión en distintas lenguas?

 

Imad: Alguna vez ha venido uno advirtiéndonos de que sabe francés. ¡Pues no me escuches! Rodri: Otra vez me llegó otro alucinado porque estaba cantando en céltico. ¿En céltico? Vale que me invento un poco la letra, pero…

 

Facebook os ha censurado algunos videoclips, ¿por qué? ¿cómo os lo habéis tomado?

 

David: Nos censuran porque enseñamos más cacho que el Playboy.

 

Rodri: Y en Youtube también. Los videos están subidos, pero no puedes promocionarlos para llegar a la gente. Facebook, donde tenemos 34.000 seguidores, te lo deja muy claro: no puedes enseñar contenidos de guerra: tenemos Gritos de fe y Los olvidados, que nos los censuran. El de New Illusion, desnudos o en tanga o Firewall, también. A veces me regañan porque me dicen que voy con muy mala idea. Se me ocurren cosas muy guapas y un poco bestias, pero yo creo que el rollo provocador es muy llamativo.

 

La gente nos dice: no he podido parar de reír, es que sois muy grandes. También valoran que hagamos videos cachondos y a mí eso me parece muy importante. Creo que vamos a hacer cada dos o tres serios uno de esos, buscando el equilibrio. El próximo será serio, lo grabamos este fin de semana en Madrid para Zancadas de gigante; pero el siguiente no, va a ser rollo de fiesta pastilleo, para Didgeridoo.

 

Charly: También estamos aquí para pasárnoslo bien nosotros y para transmitir en los conciertos y con nuestra música esa buena vibra.

 

¿Y hay alguien en la banda que diga: yo esto no lo grabo, paso de hacer esto?

 

Seguir leyendo...