EL PP SE AGARRA A SÁNCHEZ PARA DESGASTAR A PAGE

 

Concentración de cargos electos del PP frente al palacio de Fuensalida

 

Los asuntos estrictamente regionales han desaparecido casi del plano de la actualidad de la oposición, incluida la proposición no de Ley de Vox para blindar el Trasvase del Tajo al Segura en favor de Murcia y el radical apoyo a lo mismo de Pablo Casado. El PP regional ha optado por fijar en Pedro Sánchez el desgaste del presidente García Page.

 

El diputado de Cs por Madrid, Edmundo Bal, puso en cuestión los pactos entre su partido y el PSOE en Castilla-La Mancha, pero fue desautorizado por la dirección regional de Ciudadanos

 

No desiste el PSOE de Castilla-La Mancha de mantener buenas relaciones con Ciudadanos, a pesar de que el portavoz adjunto de su formación en el Congreso de los Diputados y diputado por Madrid, Edmundo Bal, cuestionó la continuidad de dichos pactos tras la formación del nuevo gobierno. Cierto que en ello ayudó que Cs en Castilla-La Mancha, esta vez por boca de la diputada de Albacete, Carmen Picazo, se desmarcó de la amenaza para defender esos pactos al considerar que están funcionando bien. Unos pactos que dieron la alcaldía de Guadalajara al PSOE y la de Albacete y Ciudad Real, por turnos de dos años cada uno, al PSOE y a Cs.

 

En Sigüenza el presidente señaló: “vamos a estar muy vigilantes y en el momento en que veamos, en el que yo aprecie como presidente y entendamos que se están poniendo en cuestión nuestros propios derechos políticos, a opinar, o económicos, actuaremos y acudiremos, si es necesario, a los tribunales”

 

El presidente Emiliano García Page, en una entrevista, después de ser investido Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, señaló: “Voy a trabajar por reconstruir algún puente entre partidos constitucionalistas, porque puede suponer un plan B ante el exceso de exigencias por parte del independentismo”. Y en eso están con Ciudadanos, toda vez que les parece imposible hacerlo con Vox y muy improbable con el PP.

 

El presidente Page presentando los actos conmemorativos de e la reconquista de Siguenza

 

Precisamente este asunto es el que ha escogido el PP regional como bandera para desgastar al presidente Page. Durante los días de la investidura se alineó con los planteamientos radicales de su líder Pablo Casado tanto en las declaraciones como con una insólita manifestación de unos 50 cargos públicos del partido que su presidente regional, Francisco Núñez, encabezó en la plaza del Conde, donde se encuentra el Palacio de Fuensalida, sede de la Presidencia del gobierno. El motivo era, supuestamente, exigir a García Page que los diputados socialistas de Castilla-La Mancha votaran contra la investidura del secretario general del partido, Pedro Sánchez.

 

Alrededor de 50 cargos públicos del PP de la región, encabezados por Núñez, se manifestaron frente al Palacio de Fuensalida pidiendo a Page que los diputados socialistas de Castilla-La Mancha votaran contra Sánchez

 

El PP distribuía un comunicado al que denominaban “Manifiesto de alcaldes de Castilla-la Mancha contra la investidura de la vergüenza de Pedro Sánchez”, que comenzaba diciendo: “A escasos minutos de que se materialice el pacto de la vergüenza entre socialistas, radicales, independentistas, comunistas y pro-etarras que llevará a Pedro Sánchez al gobierno de una España que sus propios socios de gobierno quieren destruir, los alcaldes de Castilla-La Mancha, aquí presentes, queremos dar una última oportunidad al secretario general de los socialistas castellano manchegos, Emiliano García-Page, para que enmiende el desastre que se avecina ordenando a sus diputados nacionales, un total de 9 en nuestra región, que no voten a favor de Pedro Sánchez en la investidura. Si no lo hace, si no se lo exige, si no se lo ordena, Emiliano García-Page será partícipe y por tanto cómplice de los pactos que ha firmado Pedro Sánchez para alcanzar el poder a cualquier precio con quienes quieren destrozar España, con quienes insultan a la corona, con quienes se emocionan al ver apalear a un policía y con los herederos de ETA”. El manifiesto terminaba diciendo a García Page que si no llamaba a “sus diputados” para que votaran en contra, “Pedro Sánchez habrá traicionado a España y usted, a Castilla-La Mancha”.

 

La diputada del PP, Carmen Riolobos, no dudó en sumar entre los partidos que defienden la Constitución, que Casado piensa agrupar, según dijo, a los independentistas de Junts per Catalunya y de la CUP

 

La situación más esperpéntica se vivió, sin embargo, en una rueda de prensa que los diputados toledanos del PP, Vicente Tirado y Carmen Riolobos, ofrecieron para insistir en la cuestión. Allí con el ánimo de sumar opositores al nuevo gobierno, y después de defender la intervención de Pablo Casado como la mejor de las habidas en la sesión de investidura, señalaron que había quedado clara la intención de éste de «agrupar a los partidos que defienden la Constitución, que fueron los 165 diputados que ayer votamos en contra de ese gobierno Frankenstein y de ultraizquierda». Sumaba ahí, sin rubor, como defensores de la constitución a los 8 diputados de Junts per Catalunya, el partido de Puigdemont, y a los anarquistas catalanes de la CUP.

 

Ha sido el secretario de organización del PSOE Castellano-Manchego, el toledano Sergio Gutiérrez, quien ha mantenido el pulso de declaraciones con el PP de manera más visible. Hasta el punto de que este partido quiso señalarle colgando un video en sus redes votando a favor de Pedro Sánchez en la sesión de investidura. Cosa que, por cierto, hizo con un sí rotundo para despejar cualquier duda.

 

No ha sido el único vídeo en las redes sociales que ha traído la polémica política. El PSOE regional lleva manteniendo desde el principio que la manera de no depender de abstenciones de los separatistas era que esa abstención surgiera del PP o de Cs, al igual que el PSOE hizo para permitir que Mariano Rajoy gobernara en España al haber sido el partido más votado, y a pesar de que no era capaz de montar una mayoría favorable. Aquella posición convulsionó al PSOE en su día hasta el punto de amenazar su unidad y provocó no pocos problemas a García Page que defendió esa postura. Por entonces el presidente del PP, Francisco Núñez, se mostraba igual de exigente que ahora para que los diputados del PSOE votaran o se abstuvieran a favor de sus planteamientos, pedía que los socialistas de la región permitieran el gobierno de Rajoy y que por tanto se abstuvieran. El video haciendo esa petición es el que los socialistas colgaron en la red, en la idea de poner de manifiesto el doble rasero con que Núñez se manifiesta ante una misma situación cuando favorece a su partido o cuando no.

 

La Portavoz del gobierno, Blanca Fernández, habla con el diputado de Cs, David Muñoz, durante el Pleno de las Cortes y en presencia del Vicepresidente José Antonio Guijarro

 

Por supuesto el asunto fue llevado a las Cortes de Castilla-La Mancha en el primer pleno en que hubo posibilidad, cada grupo con su resolución bajo el brazo para que fuera aprobada. Se repitieron argumentos, frases hechas, descalificaciones, aunque también se señalaron por parte de Cs y del PP puntos de discrepancia con el nuevo Gobierno de España ajenos al debate territorial. Ambos coincidieron en criticar tanto la contra reforma laboral del gobierno como su intención de subir el salario mínimo por considerar que va a perjudicar la creación de empleo y va a hacer que muchas empresas se vayan. En este sentido intervino el diputado toledano de Cs, David Muñoz Zapata, quien cree que el nuevo gobierno supondrá un ataque a la iniciativa privada y a la libertad de mercado. Se preguntó si la llamada tasa Google va a afectar a la planta de Illescas (se refería a la de Airbus por las tasas que podría imponer el presidente Trump en represalia) y se mostró preocupado por la ocupación ilegal que, dijo, afecta de lleno a la región, lamentando que según él el gobierno no hable de limitarla.

 

Por el PP fue su presidente Francisco Núñez quien intervino para hablar de todos los males que han de venir por, según dijo, beneficiar a Cataluña, aunque también dedicó alguna frase a criticar la subida de impuestos y la derogación de la reforma laboral, así como a asegurar que el nuevo Gobierno atentará contra la «educación concertada, la Iglesia, la caza y los toros». En esta línea dijo estar preocupado por sí se retiraba la subvención a la escuela taurina de Albacete.

 

Por el PSOE fue Fernando Mora quien intervino para calificar de “postura obsesiva” la de los dos partidos de la oposición al llevar ese debate a las Cortes regionales pues, dijo: “Debatir lo mismo que en el Congreso no tiene mucho sentido, pero hay que meterse con el presidente de Castilla-La Mancha. Es para lo único que se ha traído este debate”. Expuso que “la gente nos pide diálogo y entendimiento. Hemos pasado del bipartidismo al bibloquismo lo que ha hecho que los problemas se enquisten”. En este sentido repartió culpas para todos a la hora de formar gobierno. Al PP le acusó de tener un miedo reverencial a Vox y dirigiéndose a Núñez le espetó: “Si tan salvapatrias es usted podía haber planteado apoyar al PSOE, usted es uno de esos que ha bloqueado a España y que con la terquedad por bandera han querido provocar unas terceras elecciones”, dijo en cierto momento de su intervención, señalándole además que “yo soy más español que usted y voy a defender la unidad de España más que usted”. Recordó las conversaciones de la entonces vicepresidenta del Gobierno del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, con Oriol Junqueras, los dos referéndum que con el gobierno del PP se celebraron en Cataluña y el tiempo tardado en que interviniera el Constitucional. Y entre esos recuerdos citó el apoyo que el PSOE de Pedro Sánchez dio al gobierno del PP para aplicar el artículo 155 en Cataluña.

 

Emiliano García Page, que quiso rebajar la importancia política del debate ausentándose en las intervenciones y no interviniendo él mismo ni tampoco ningún miembro del Gobierno, sí metió ese mismo día una cuña en modo Twitter al manifestar a través de esta red social su confianza en que el portavoz del PP en el País Vasco, Borja Semper, se replantee volver más adelante y que su adiós de la política sea provisional. «El de @borjasemper espero que sea solo un adiós provisional. Ha aportado valores muy poco usuales a la política. Será conveniente que se replantee volver, en un momento en el que no sobra gente que quiera tender puentes», escribía el Presidente en su tuit.

 

UN DEBATE EN DOS

 

En realidad el debate fueron dos debates pero que hablaban de lo mismo, uno propuesto por Cs y otro por el PP;de hecho el PSOE presentó la misma propuesta de resolución a los dos y PP y Cs la desdoblaron.

 

La de Ciudadanos fue la que obtuvo mejor puntuación en la del segundo punto, el relativo a las consecuencias del pacto estatal para la región. En ella se pedía proteger la libre empresa, paliar los efectos de medidas fiscales que obstaculicen el desarrollo de la economía regional, procurar que se ejecuten las infraestructuras pendientes, defender el derecho a la educación concertada, oponerse a la ocupación ilegal de viviendas y, entre otros aspectos, defender la actividad cinegética “como una tradición arraigada”. También consiguió aprobar su resolución sobre el primer punto al ser apoyada por el PP y no contar con votos en contra porque el PSOE se abstuvo. En esta reclamaban instar a las Cortes a mostrar su apoyo y respeto al ordenamiento jurídico español, así como condenar las palabras de la diputada de Bildu en el Congreso de los Diputados, Mertxe Aizpurúa, referentes a la Corona y la democracia, e instar al Gobierno nacional a no realizar negociaciones institucionales con el Gobierno de Cataluña distintas a las que se recogen en el ordenamiento jurídico.

 

Las resoluciones propuestas por el PP contaron con el apoyo de Ciudadanos y el voto contrario del PSOE, con lo que fueron rechazadas. Con ellas pretendían instar al Gobierno nacional a romper sus acuerdos con ERC y Bildu, por ser “lesivos para la unidad de España” así como con Podemos, ya que “su concepción comunista y populista del ejercicio del poder pone en serio riesgo el normal funcionamiento de las instituciones del Estado”. Además reclamaban a Pedro Sánchez no realizar concesiones a los grupos independentistas ni crear una mesa de negociación institucional entre España y Cataluña, no aceptar debate alguno sobre la autodeterminación, los indultos o la soberanía nacional y actuar “con toda la fuerza de la ley” contra aquellos dirigentes políticos, como Quim Torra, que ya han afirmado que desobedecerán las resoluciones judiciales y seguirán intentando lograr la independencia de Cataluña por cualquier vía.

 

Finalmente, la resolución del PSOE también fue aprobada, solo necesitaba sus propios votos para ello pero aún así contó con el apoyo de los parlamentarios de Ciudadanos y en ella pedían que las Cortes regionales manifestaran su “compromiso firme” con la democracia, las libertades, el diálogo y la capacidad de entendimiento que debe presidir la vida en España y en Castilla-La Mancha, y también con la “indiscutible unidad de la nación española” y la “obligación ineludible” del acatamiento al texto constitucional y el marco jurídico emanado del mismo.

 

Francisco Núñez, a su lado la parlamentaria Lola Merino

 

CUANDO LAS BARBAS DE VECINO

 

El debate en las Cortes no aportó novedades dialécticas a lo ya escuchado vía notas y ruedas de prensa, en los medios de comunicación o en el propio Congreso de los diputados.  La novedad es en realidad una vuelta atrás de la línea de moderación que en los últimos meses había mantenido el PP de Castilla-La Mancha. Como si la mayoría absoluta de García Page les hubiera dejado noqueados, el PP había bajado muchos decibelios el tono de sus intervenciones, no solo en el sentido estricto del significado de decibelios, sino también en el figurado de un discurso menos agresivo. Las elecciones generales y la formación del gobierno de Pedro Sánchez, el mimetismo con la radicalización del partido a nivel nacional con respecto a los meses antes de las elecciones, en una nueva vuelta de cabeza, el aliento de Vox en el cogote, o la creencia de que Cataluña les puede aupar a la presidencia en Castilla-La Mancha, son razones, sobre todo esta última, que parecen haber llevado al PP de Francisco Núñez a un cambio de actitud opositora. Consiste en sustituir en el imaginario regional a Pedro Sánchez por Emiliano García Page. Toda crítica que se pueda hacer a Sánchez automáticamente le será trasladada al presidente castellano-manchego.

 

En la misma línea estaría Ciudadanos, después de escuchar algunas de sus declaraciones e intervenciones, a no ser porque ellos mismos se limitaron al pactar con el PSOE regional sobre todo los gobiernos de tres de las cinco capitales de provincia, Guadalajara, Albacete y Ciudad Real. Así las cosas aunque formulan criticas similares a las del PP hacia García Page por un asunto que es nacional, lo hacen en un tono muchísimo más mesurado y con un lenguaje menos ofensivo y, además, terminan acordando con los socialistas. De hecho el día del debate la portavoz de Cs Carmen Picazo pidió entrevistarse con el presidente García Page y fueron más minutos que horas los que tardó el secretario de organización del PSOE, Sergio Gutiérrez, en manifestar que el presidente y secretario general del PSOE regional, García Page, estaba dispuesto a celebrar esa reunión en los próximos días y explorar en ella como impulsar los pactos entre ambas formaciones.

 

Aunque no hubo excesivas novedades en las intervenciones, alguna anécdota sí se dio. Fue en el intercambio de «golpes» entre el presidente del grupo socialista, Fernando Mora, y el del PP, Francisco Núñez. El primero está habituado, que no acostumbrado, a que un pleno sí y otro casi también desde el PP le recuerden que es cuñado de Emiliano García Page, en un afán de descalificar sus intervenciones. En esta ocasión el guión volvió a repetirse.  La excusa fue que Mora, que había dicho a Núñez que debería de haber sido«la mitad de valiente que ha sido Page», remató la crítica haciendo referencia al nuevo aspecto físico del líder popular, quien se ha dejado barba, diciendo «no lo ha sido (valiente como Page). Se ha tenido que poner barba para refugiarse detrás de ella».

 

No le gustó a Núñez la referencia a la barba y en la réplica pidió a Fernando Mora que le pidiera disculpas «por meterse con su apariencia física», añadiendo que la alusión de Mora a su barba «demuestra su escaso nivel». Seguidamente vino la referencia familiar al indicarle: «vaya papelón tiene usted, señor Mora, han mandado al cuñado del presidente porque ningún diputado de su grupo se siente con fuerza para defender al nuevo gobierno».

 

Tuvo turno de contra replica y lo utilizó Fernando Mora para pedir a Núñez que no se ofendiera porque, según dijo «con la barba está guapo y se parece a Casado». No quiso Mora dejar pasar tampoco la referencia familiar con el presidente y dijo entre risas y aplausos de los socialistas «Desde hace 35 años soy cuñado de Page. No le fui a elegir a él. Me casé con su hermana cuando no era presidente de Castilla-La Mancha, y luego lo fue. ¿Cómo voy a hacer un problema de que el señor presidente sea mi cuñado? Coincide, pero no me molesta. Es una realidad desde hace muchos años”.

 

COMUNICADO DEL PRESIDENTE PAGE

 

No fue el del PP el único manifiesto esos días, el presidente García Page quiso dejar clara su postura de manera oficial e hizo público un comunicado el pasado 3 de enero que decía: “Quiero hacer este comunicado para reafirmar mi compromiso en defensa de los intereses de mi región y de mi país. Como presidente, siempre defenderé la igualdad de todos los castellano-manchegos y entre todos los españoles, no solo en lo concerniente a los derechos económicos y sociales sino también en los políticos.

 

Desde el Gobierno de Castilla-La Mancha entendemos que cualquier relación de bilateralidad que se quiera plantear tendrá que serlo con todas las comunidades autónomas por igual y siempre desde la constancia de que el Gobierno de España representa al conjunto del país.

 

Creo que el diálogo es la mejor manera de resolver conflictos y para que ese diálogo sea auténtico y eficaz debe incorporar también a todos los representantes del conjunto de los españoles.

 

Una vez más, ratifico lo que siempre he defendido, lo que afecta al conjunto de España debe ser objeto de valoración y votación de todas y de todos los españoles. No se pueden hacer consultas de territorios por separado, salvo las preceptivas reformas de Estatutos de Autonomía previa votación por las Cortes Generales.

 

Confío en lo manifestado por el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, en sus declaraciones explicativas del acuerdo de investidura con ERC, en el sentido de que cualquier diálogo estará siempre dentro del marco de la Constitución y que el derecho de autodeterminación no será objeto de negociación”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El presidente Page, en la presentación de los actos conmemorativos del IX Centenario de la Reconquista de Sigüenza, lamentó “que el independentismo catalán use el idioma, la cultura y las señas de identidad como arma arrojadiza solo para tener privilegios”.