EL POETA CARLOS ÁVILA PONE MÚSICA A SUS VERSOS

El festival de poesía Voix Vives de Toledo le confió hace unos días la clausura para presentar su primer disco, 'Justicia Poética'

Carlos Ávila, en una imagen de Ángel Martínez.

Carlos Ávila, en una imagen de Ángel Martínez.

 

Un disco de poemas. Llenó el castillo de San Servando y se llevó el aplauso y la emoción y la inquietud y la rabia compartida de todos los que fueron a escuchar sus versos musicados repletos de ironía, mordaces, rotundos y, a veces, carcajeantes. Los suyos y también poemas comprometidos de Pedro Garcias, de César Vallejo y de algunos poemas sociales poco conocidos de Gloria Fuertes.

 

Ha dejado bien claro en este primer trabajo discográfico quienes son sus referentes en la música de autor: Javier Krahe, Georges Brassens y Silvio Rodríguez.“En este disco nos vamos a encontrar mucha crítica”, anuncia el poeta toledano. ¿Contra qué alza la voz? “Contra la mediocridad. En ‘Plegaria a los poetas’ digo que me encanta que existan poetas y todos los que hacen cosas por el arte, por la gente y por la vida; en contra de los que no hacen absolutamente nada o cosas negativas”.

 

Y la poesía, ¿a qué hace justicia? “A la lucha contra la crisis cultural que vivimos sobre todo en Europa, que es anterior a la económica. Mucha gente ya lo veía venir. Se nota en la educación, en los valores. Para mí las principales amenazas son la religión y los nacionalismos y aquellas otras cosas que están por encima del ser humano. Es hablar con un yihadista y que te diga que no se puede rebatir que no hay nada por encima de Dios o con un nacionalista que solo considera su bandera. Yo creo que el ser humano debe estar en lo más alto porque si no, todo se degrada, como está ocurriendo en nuestro mundo”.

 

 

Carlos Ávila es un conocido y reconocido poeta. Hace 16 años publicó su primer poemario, ‘Parte de guerra’; en 2005 ‘La Paz a ti debida’ y seis años después ‘No todas las cabras están locas’. Otros versos se pueden leer en otras tantas obras colectivas. Nunca había pensado en un disco, pero tenía todos los ingredientes para hacerlo: siempre con la guitarra a cuestas, es un gran recitador que ha quedado finalista en varias ediciones nacionales del Poetry Slam nacional (un peculiar concurso de poesía oral que se disputa en medio mundo).

 

“Nuestras principales amenazas son la religión y los nacionalismos y aquellas otras cosas que están por encima del ser humano”, opina Carlos Ávila.

 

Lo tuvo claro la directora del Festival francés Voix Vives de Seté (el origen de los demás certámenes de poesía, como el de Toledo), durante un encuentro en el que le vio coger su guitarra y cantar uno de los temas incluidos en el disco improvisadamente. “Después de escucharme, me propuso grabarlo y me ofreció financiación. Eso es lo que ha hecho Francia conmigo: interesarse y pagarme un disco cantado en español. En España es impensable”.

 

Carlos Ávila presentó su disco en Seté este verano, durante su XXX festival de poesía. “Me encantó. Fue espectacular. Mueve a mucha mucha gente de toda Francia, con un presupuesto infinitamente mayor que el de Toledo. Y todo eso se nota, aunque en el festival de aquí se hacen milagros con lo poco que hay y cada vez es mejor. Esta edición hemos tenido a grandes poetas como Felipe Zapico, Pedro Verdejo o Mar García. Y cada vez viene más gente de fuera a escuchar poesía y además en diferentes lenguas”.

 

‘Justicia Poética’ cuenta además con una colaboración de lujo, la de Antonio Toledo, que se ha encargado de la producción artística (ha trabajado con Sabina, José Mercé o Miguel Ríos entre otros grandes). ¿Cómo lo consiguió? “Esto sale solamente porque le caes bien, por amistad. Le conocí a través de Javier Maroto, que está a punto de sacar nuevo disco y también ha colaborado en éste. Antonio estuvo en Toledo, en la presentación de ‘Justicia Poética’ y fue muy muy bien”.

 

Dice Carlos Ávila que la poesía le “ayuda a vivir, a seguir creciendo como persona. La poesía no está en un salón y escrita, es sobre todo oral y está en la calle. Ahí está su nacimiento y su desarrollo. Y luego, está en casa de uno en un libro, que también es maravilloso”. Así que cree que la poesía oral es el primer paso para acercarse a un poema y opina que iniciativas como los festivales poéticos o el Poetry Slam han contribuido a enganchar cada vez a más gente que en un libro no se hubiera interesado por ella. Y, también, la situación política. “Hay necesidad de otra cosa. En los 70, que había también unas ganas locas de cambiar, encontramos a Luis Pastor o Paco Ibañez musicando a poetas. Ahora vuelve a sentirse esa necesidad de cambio en general”.

 

Y él, que también es politólogo, ¿lo ve posible? “No. Probablemente en las próximas elecciones el PP saque más votos todavía. Yo he llegado a la conclusión de que precisamente la crisis cultural es la que provoca que nos estemos preguntando cómo es posible que unos ladrones que han estado robando sistemáticamente a la población puedan seguir estando ahí apoyados por la población. Solo puede explicarse por una crisis intelectual y cultural. Y por otra parte hay mucha gente que está reclamando otras cosas: más poesía, más música de autor…”

 

Seguir leyendo… »