El personal no está para bromas

El mes ha venido movidito, existe una especie de intranquilidad social que se manifiesta en que cada grupo no está ya para muchas historias, mujeres y jubilados han sido los últimos en mostrar sus cañones, como ya dijera Cisneros cuando le cuestionaban sus poderes. No está claro sin embargo que haya sido suficiente y que no tengan que mostrarlos con mayor frecuencia. A las mujeres les ha salido mejor el envite y rápidamente se sumaron a la foto quienes se habían opuesto a sus movilizaciones, el PP y Ciudadanos principalmente, pero mejor es que no se descuiden y transformen el éxito en hechos tangibles y no solo en palabras de adhesión.

 

Los jubilados lo van a tener más difícil.

 

Llevamos tiempo escuchando argumentos tan peregrinos contra las jubilaciones como que no nacen niños suficientes en España o que no se ahorra lo suficiente o que hay que aumentar la edad de jubilación. En un país con un elevado índice de paro y con tanta inteligencia que se ha tenido que ir fuera a buscar trabajo quieren que las españolas tengan hijos para engrosar esas cifras que permiten el trabajo precario y mal pagado porque esto son lentejas y sino otro vendrá. Quieren que se ahorre con sueldos que ni para final de mes llegan, incluso en esos paladines del ahorro, como son los bancos. Si ese símbolo del capitalismo llamado Henry Ford, que puso salarios elevados a su numerosa plantilla porque quería que sus trabajadores pudieran comprarse un coche de los que fabricaban, lo que le hizo uno de los hombres más ricos del mundo, volviera a nacer, igual le metían en la cárcel por comunista. Los bancos piden al gobierno más ahorro y más planes de jubilaciones y a los suyos les ofrece precariedad y sueldos imposibles de ahorro; porque a los que no lo tienen así los van prejubilando, con el beneplácito gubernamental, a la vez que para los demás se pide alargar la edad de jubilación. Demasiada contradicción y siempre en beneficio de los mismos como para sorprenderse ahora de las movilizaciones de los jubilados.

 

El mes también ha resultado movido para el antiguo director general de la Radiotelevisión de Castilla-La Mancha, Nacho Villa. Esta revista ya informó del disparate de las cuentas al dar a conocer la auditoría que la actual dirección solicitó cuando entró de los años de Villa controló la radio y la televisión regional por encargo de Cospedal. Una auditoría que mostraba un derroche en muchas partidas especialmente sangrante en unos años de recortes en Sanidad, Educación, Bienestar Social y otros. Ahora ha sido el Gobierno de Castilla-La Mancha quien pide al Tribunal de Cuentas que incoe diligencias contra el ex director general por gastar 185.729 euros con dos tarjetas de crédito con cargo al Ente público, gastos que incluyen retiradas en efectivo en hasta 33 ocasiones e incluso pagó de multas de tráfico. Esta denuncia se suma a la del propio Tribunal de Cuentas que le acusa de malversación por perdonar a una constructora 89.184 euros, en este caso también se hace responsable al entonces director financiero, Ramón Villaverde.

 

No figura como delito alguno pero alguna explicación deberían dar quienes nombraron a Nacho Villa y no permitieron nunca que se conocieran las cuentas públicamente, ellos si las sabían, que pagara, con cargo a los castellano- manchegos recortados, 12.000 euros mensuales a una antigua colaboradora suya en la COPE a la que nombró corresponsal en Asia, donde es sabido que hay tantos castellano-manchegos.

 

Un importante varapalo ha sufrido la dirección regional de Podemos en el asunto de la suspensión de militancia de Fernando Barredo (Loc), a manos de la dirección nacional que había delegado en su abogado la solución del mismo. Pactó un acuerdo con el propio Barredo para que retirara la denuncia en el juzgado a cambio de reponerle en todos sus derechos militantes. La única solución que tenía Podemos para no perder era que el juez no se considerara competente por considerarlo una cuestión interna. Lo que no se entiende es que Podemos Castilla-La Mancha pretenda ningunear el acuerdo y se mantenga en una postura absolutamente antidemocrática. Además es desconocer a quien tienen enfrente y probablemente a gran parte de la militancia del partido que representan.Una Ley de supervivencia política, me dijo Bono en cierta ocasión, dice que cuando caes a un pozo no escarbes porque te hundirás más.

 

Pues eso.