EL OCASO DE LA FUNDACIÓN CCM

Sin ingresos, sin gestión, sin trabajadores

La Fundación CCM, heredera de la Obra Social de la Caja de Ahorros manchega, ya no es ni sombra de lo que fue. De la fructífera actividad cultural y social que desplegaba, ha pasado a ser una entidad opaca, sin gestión, sin ingresos y sin trabajadores al frente, ya que toda la plantilla -excepto los 61 que trabajan en su residencia de ancianos de Toledo- han sido despedidos.

FUNDACIÓN CCM

Esta podría ser otra crónica de una muerte anunciada. El penoso final que tuvo la Caja de Ahorros de Castilla-La Mancha -CCM- (intervenida por el Banco de España en 2009, subastada y entregada a Cajastur en 2010 y finalmente integrada como Banco CCM dentro del Grupo Liberbank) hizo temer por el futuro de la Fundación CCM, heredera de la Obra Social de la entidad manchega. Y así está siendo.

Poco queda ya de esa Obra Social que en 2007 disponía de más de 30 millones de euros (se nutría de parte de los beneficios de CCM), con los que llegó a realizar cerca de 6.000 actividades que involucraban a más de un millón y medio de ciudadanos de Castilla-La Mancha; muy populares eran sus programas de viajes para mayores, sus cursos de inglés y viajes por Europa para jóvenes, sus exposiciones, eventos culturales de todo tipo y para todos los públicos.  Gozaba, además, de gran prestigio en el mundo cultural, especialmente por su premio anual de Novela Histórica Alfonso X El Sabio (dotado con 50.000 de euros), que se convocó desde el año 2001 hasta el 2014 sin interrupción.

En los años 2013 y 2014 se realizaron en los centros culturales que la Fundación tiene en Cuenca, Toledo y Albacete  cerca de 900 actividades, con 142.000 beneficiarios. “Pero ya todo se hizo con el esfuerzo de los trabajadores, porque presupuesto prácticamente no había, comenta Encarna Pardo, directora del Centro de Mayores de Albacete y responsable de la gestión cultural de la Fundación  en esta ciudad. Se sacó adelante con nuestro trabajo, con nuestro dinero y con nuestro paro, porque desde 2014 la Fundación nos metió a toda la plantilla (excepto a los de la residencia Virgen de La Blanca, de Toledo) en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo que nos redujo el sueldo durante 18 meses al 50%”. El esfuerzo de los trabajadores ha sido recompensado, finalmente, con una carta de despido.

2015 está siendo el año del desmantelamiento de la Fundación CCM, que está actuando en contra de sus propios compromisos. Según sus estatutos, la Fundación se debe dedicar al fomento de la investigación científica y el desarrollo tecnológico, la lucha contra la pobreza y la marginación, la promoción, difusión y conservación de la cultura; el fomento del empleo… Pero las únicas noticias generadas en  2015 han sido negativas, relacionadas con los despidos de sus trabajadores.

De los 79 empleados en plantilla, los 18 que trabajan en los centros culturales, centros de día de mayores y en la finca agropecuaria Albadalejito, de Cuenca, están siendo despedidos uno a uno (algunos trabajaban desde los años ‘70 en las Cajas de Ahorro provinciales que luego se fusionaron en CCM).

Con esta decisión, adoptada por un Patronato que apenas tiene la mitad de los miembros que debería de tener según los estatutos (sólo 6 de sus 12 patronos están elegidos), no queda nadie al frente de los centros culturales y de mayores que la Fundación  tiene repartidos por toda la región (entre ellos el Palacio de Benacazón, la gestión del centro cultural San Marcos y el Parque Vial infantil en Toledo) y se da portazo a toda posibilidad de actividad cultural o social. Sólo se mantienen los 61 trabajadores de la Residencia Virgen de La Blanca.

El sindicato CCOO está siendo muy beligerante con la Fundación. “No podíamos aceptar el planteamiento que la Fundación hacía a los trabajadores, era una trampa que les dejaba en total indefensión, sostiene Carlos Genillo, responsable de la sección sindical de CCOO en Liberbank. Planteaban mantener durante un periodo transitorio de tres meses las medidas temporales de regulación de empleo. A cambio, exigían que reconociéramos la existencia de causas económicas para poder promover en cualquier momento un ERE extintivo con las indemnizaciones legales mínimas”. Y es que ni CCOO ni los trabajadores consideran que existan tales causas económicas.

“La justificación argüida por Liberbank -la supuesta inviabilidad económica de la Fundación por las presuntas pérdidas del Banco CCM- no se sostiene a la luz de las propias cuentas de Liberbank, que arrojan sustanciosos beneficios: 167 millones de euros a 30 de septiembre de este año. Teniendo en cuenta que el Grupo Liberbank es una única unidad de explotación y que la aportación del Banco CCM representa un tercio de sus activos (15.000 de los 45.000 millones), entendemos que el argumento económico aducido para despedir a todos los trabajadores y cerrar todos los centros de la Fundación CCM es una patraña”, denuncian desde este sindicato. Genillo recuerda que “aún en el caso de que hubiera falta de liquidez en la Fundación, ésta tiene un patrimonio de cerca de 500 millones de euros. El problema de liquidez  se podría haber solventado con la venta de la Finca agraria Albadalejito, valorada en 6 millones de euros. Pero el presidente de la Fundación, Tomás García-Cuenca, no ha hecho nada, la gestión en general desde que él la preside ha sido nula, cuando no nefasta”.

 

EL PATRIMONIO DE LA FUNDACIÓN

“La situación patrimonial de la Fundación no es mala, afirma Carlos Genillo. Entre acciones e inmuebles -tiene edificios como el Palacio de Benacazón (en Toledo), el edificio Iberia (Cuenca), la finca El Albadalejito, el parque de educación vial de Toledo, los centros culturales y centros de día para mayores en Albacete, Cuenca y Toledo, salones de actos en Hellín, Yeste, La Roda; la residencia de ancianos de Toledo Virgen de la Blanca, etc.- se calcula ese patrimonio cercano a los 500 millones de euros, que hay que recordar que viene heredado de la antigua Obra Social de Caja Castilla-La Mancha, que una entidad  de carácter social”.

Los fondos artísticos de la Fundación CCM proceden en buena parte de las ediciones de los Premios CCM de Pintura y Escultura, pero cuentan también con obras de Canogar, Picasso, Sorolla, Miró, etc. Está inventariado en 1’5 millones de euros.

“¿El futuro de la Fundación CCM? Es muy incierto, mantiene Genillo. El grupo Liberbank no sólo no asume su responsabilidad en ella, sino que tiene en marcha un procedimiento legal para hacerse con el 25% de las acciones del Banco CCM que ahora son propiedad de la Fundación (el 75% restante lo tiene Liberbank). Ese 25% de las acciones está valorado en 440 millones de euros, y si Liberbank las consigue la Fundación ya quedaría completamente a la deriva”.

Lo cierto es que en los tres últimos años la Fundación CCM ha ido languideciendo ante la pasividad del grupo Liberbank. Ya en el año 2012 se dio una señal de alarma cuando los 30 miembros que entonces conformaban el patronato de la Fundación CCM dimitieron en pleno. Así argumentaron su decisión en un comunicado conjunto: “Los presupuestos de la Fundación para 2012- que dependen directa y exclusivamente de los resultados obtenidos por el Banco CCM- únicamente permiten el mantenimiento de las instalaciones y actividades fijas de la Obra Social, garantizadas gracias al remanente generado por la Fundación en el ejercicio anterior. Por tanto, no hay posibilidad de abordar nuevos proyectos ni tampoco atender algunos de los más emblemáticos, como la ayuda a los alumnos Erasmus o la convocatoria de ayudas sociales. Esta difícil situación derivada de la ausencia de ingresos para acometer nuevos proyectos y de la incertidumbre jurídica sobre la composición del Patronato que impide la adopción de decisiones que puedan afectar al futuro de la Fundación, ha llevado a los Patronos a tomar la decisión de renunciar a sus cargos y poner éstos a disposición de las entidades fundadoras. Durante su mandato, todos los patronos han prestado su colaboración al proyecto de manera totalmente desinteresada, sin percibir ningún tipo de retribución ni tampoco dietas o indemnizaciones de clase alguna, conforme a los estatutos y a la Ley de Fundaciones. Durante este periodo de año y medio se ha desarrollado una gestión honesta, prudente, austera y discreta que ha permitido dar continuidad a la labor social, cultural, educativa y asistencial desarrollada, hasta entonces, por la Obra Social de CCM”.

Un año después, en marzo de 2013, el entonces viceconsejero de Educación del Gobierno de Cospedal, Tomás García-Cuenca Ariati, era elegido presidente de la Fundación, que estrenaba nuevo patronato (dos meses más tarde el Consejo de Administración del Banco CCM nombraba a García-Cuenca vicepresidente de este Banco CCM).

En septiembre de 2014 se convertía en Fundación Bancaria, con un patronato de doce miembros, que le renovó la confianza a García-Cuenca como presidente, aunque la mitad sigue sin estar nombrada un año después.

El silencio de Liberbank y la aparente pasividad del Gobierno de Castilla-La Mancha en este asunto sumen en la incertidumbre a la Fundación CCM, inmersa en pleitos judiciales de índole laboral (los trabajadores alegan contra sus despidos) y económico, ya que Liberbank no sólo pleitea por conseguir el paquete de acciones del Banco,  sino que también tiene pendiente con la Fundación el cobro de un préstamo que le hizo para poder ir pagando las nóminas y otros gastos ante la falta de ingresos.

Recuadro:

SILENCIO DESDE LA FUNDACIÓN CCM

¿Quien manda en la Fundación CCM? En teoría, y tras la aprobación de nuevos estatutos en septiembre de 2014 (cuando se convierte ya en Fundación Bancaria), es máximo responsable un Patronato que debería estar compuesto por doce miembros: Tres designados por las entidades fundadoras -las Cortes de Castilla-La Mancha y las Diputaciones Provinciales de la región- (no se han nombrado aún). Otros 3 designados por las asociaciones de iniciativa social que representan a los sectores de acción social, lucha contra la pobreza y exclusión social y discapacidad del Consejo Asesor de Servicios Sociales de Castilla-La Mancha (tampoco se han nombrado); cuatro designados directamente por el Patronato entre “personas independientes de reconocido prestigio profesional en las materias relacionadas con el cumplimiento de los fines sociales de la fundación, o en los sectores, distintos del financiero, en los que ésta tenga inversiones relevantes”. Se nombró a Ángel Felpeto, José Antonio García López-Ayllon, Luis Perales Ramírez y María del Carmen Somolinos. Los dos elegidos por “poseer conocimientos y experiencia en materia financiera, y que reúnan los requisitos de honorabilidad, experiencia y buen gobierno que la legislación aplicable exija a los miembros del órgano de administración y cargos equivalentes de los bancos” son José Ruiz Pérez y José María San Román Águila.

Ni el presidente y vicepresidente de la Fundación CCM, a los que se supone la máxima representatividad de este patronato a medio cubrir, no han querido hacer declaraciones a la revista AQUÍ ni acceder a contrastar la información que desde otras fuentes, laborales y sindicales, se está difundiendo.

Trabajadores y colectivos sociales se han organizado en la Plataforma en Defensa de los Centros de la Fundación CCM y han pedido el socorro y la intervención del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ya que la Junta tutela legalmente esta Fundación.

    

Prado López Galán

Latest posts by Prado López Galán (see all)