El negocio nupcial se pone romántico

La tarta del negocio nupcial se ha empequeñecido con la mordida de la crisis, y son muchos en el reparto. La moderación del gasto y el aumento de la competencia han obligado a las empresas del sector a reinventarse. Las bodas de hoy han recuperado romanticismo frente al mercantilismo.

 

 

La boda de Yolanda y Manuel fue una de las 7.100 que se celebraron en Castilla-La Mancha el pasado año. Se casaron por la iglesia, al igual que el 46% de quienes dieron el ‘Sí quiero’ en la región (un 54% optó por el matrimonio civil) y a su banquete nupcial asistieron 125 invitados. Fue una boda “como dios manda”, con todos los ingredientes que tradicionalmente han convertido al sector nupcial en un próspero negocio.

 

 

El presupuesto total de esta boda superó los 15.000 euros (el banquete, 12.000 € y el vestido de la novia, 2.600 €, concentran la mayor parte del gasto), una cantidad superior a la media del coste actual de las bodas en Castilla-La Mancha, que según las organizaciones de consumidores ronda los 14.020 €.

 

Es un desembolso importante, pero muy por debajo del que se hacía una década atrás cuando el presupuesto medio ascendía en nuestra Comunidad a 25.054 euros. La crisis ha ido empequeñeciendo el negocio nupcial, que vivió sus peores años entre 2011 y 2013.

 

Desde 2014 ha ido remontando, “pero sin llegar a los niveles de antes, eso ya no lo vamos a conocer más, dice Samuel López, director del hotel Comendador de Carranque y promotor del Salón de Bodas que se celebra en esta localidad desde hace ocho años. Las bodas con 300 o más invitados han pasado a la historia. Ahora hacemos banquetes para una media de 90 o 100 invitados. Los precios no se han hundido, se mantienen los del menú, pero en cambio los extras como barra libre, discoteca, candy bar, decoración floral, etc.que antes se facturaban ahora se regalan”.

 

La competencia es fuerte en el sector nupcial y Toledo compite con Madrid. “Nuestra principal cantera de novios está al sur de Madrid, reconoce Samuel López. Ahora tenemos que ser más creativos porque la competencia es mucha. Tienes que ofrecer precios muy competitivos -nuestros menús están entre los 80 y los 100 euros, con IVA incluido- y algo que te diferencie, como la gastronomía. Hemos renovado nuestra cocina y con los mismos productos hacemos platos más creativos, aunque nuestra experiencia también nos dice que los novios quieren que sus invitados coman bien, sin demasiadas florituras”.

 

Las previsiones del sector nupcial para 2017 son relativamente buenas. “No hay un crecimiento excesivo, pero se mantiene estable, nos comenta Eva Maeso, responsable de eventos del Cigarral El Doménico. A día de hoy nosotros tenemos prácticamente cubiertos todos los sábados de la temporada alta, que va de mayo a octubre. Observamos que cada vez hay más bodas fuera de estos meses, de hecho ya hemos tenido en enero y tenemos alguna en febrero y marzo. El banquete medio está en 150 invitados y el precio por cubierto es de unos 110 euros (incluido cóctel y barra libre)”.

 

Los cigarrales de Toledo tienen un fuerte atractivo para la celebración de bodas por las vistas que ofrecen. “Muchas parejas de Madrid vienen a casarse a Toledo por el capricho de celebrar la boda en un cigarral, dice Eva Maeso. Otra tendencia que observamos en los últimos años es que muchos toledanos que se han tenido que marchar a trabajar fuera regresan a Toledo para celebrar su boda, y ya hemos dado varias bodas mixtas, con parejas de Alemania, Chile, Francia, etc. Y, como curiosidad, resurge con fuerza la celebración de las bodas de oro”.

 

Son muchos detalles los que hay que cuidar en una boda y comienza a tenerse en cuenta el servicio que ofrecen las empresas organizadoras de boda conocidas como ‘wedding planner’. Pilar Barrios Eventos es una de ellas y este servicio de paquete nupcial integral lo ofrece la Finca de Luna Jamaica, en Toledo, donde cuenta con oficina de eventos. “Lo importante es adaptarse a los gustos y preferencias de cada pareja, reconoce Pilar Barrios. Nosotros les organizamos todo, desde el maestro de ceremonias si es una boda civil hasta el fotógrafo, las invitaciones, la decoración floral, el protocolo… El concepto de bodas es ahora más entrañable, los novios quieren una boda personalizada, muy bien decorada”.

 

La Finca de Luna Jamaica, en Guadamur, tiene más de 30 años de experiencia en banquetes de bodas, con una gastronomía basada en productos propios de su dehesa. El cubierto es de 85 a 90 euros. “Los novios actuales siguen exigiendo que se coma bien en su boda, pero cada vez quieren todo más espectacular, con una decoración especial, centros de flores, islas de vino, de queso, jamón… Y todo eso sin subir los precios, que llevan siete años estables (una media de 80 euros), nos cuenta Isabel Barrios, responsable de marketing del hotel Beatriz, de Toledo. Es cierto que se ha recuperado un poco el número de comensales, que ahora es de una media de 150, pero la competencia en el sector es ahora más dura que nunca”.

 

Junto al banquete, la vestimenta de los novios es el segundo capítulo más importante del presupuesto, no obstante la moda nupcial se ha convertido en uno de los sectores industriales más importantes de España. El tercer ingrediente clave de una boda es el reportaje fotográfico, que en Toledo cobra una dimensión especial porque no son pocos los novios foráneos que eligen esta ciudad, por su belleza, para contraer matrimonio.

 

Las expectativas para 2017 son buenísimas. Desde hace un par de años la contratación del reportaje de bodas ha ido a mejor, asegura uno de los más experimentados fotógrafos nupciales de Toledo, Jonatan Manzaneque. Los precios también se han recuperado algo (incluyendo video, un reportaje completo puede alcanzar los 2.800 euros). Cada día se trabaja más a medida, porque cada pareja es distinta. Trabajamos mucho el estilo fotográfico de documental, el fotoperiodismo; gusta más que el posado tradicional. En realidad hay una vuelta a la sencillez, a lo bonito y que perdure, que no pase de moda”.

 

TOLEDO CASA A 2.495 PAREJAS AL AÑO

2.459 parejas se dieron el ‘Sí quiero’ en la provincia de Toledo en 2015 (último datos cerrado del INE). En Toledo capital se casaron 354 parejas, casi una boda al día. Son bastantes menos que las celebradas una década atrás, cuando el número de enlaces matrimoniales superaba en la provincia los 3.000.

 

En Castilla-La Mancha se registraron 7.094 matrimonios, casi 2.000 menos que hace diez años. Los cambios sociales han irrumpido en el tradicional mundo nupcial y lo han vuelto más ecléctico, más abierto, más actual. La Iglesia pierde protagonismo y desde 2014 son más los matrimonios civiles que los eclesiásticos (dos de cada tres).

 

Castilla-La Mancha se aferra un poco más a la tradición, aún así en 2015 más del 54% de los enlaces matrimoniales fueron por lo civil. La tipología de matrimonios se diversifica, crece el de parejas del mismo sexo. De las 2.459 parejas toledanas que se casaron en 2015, 2.423 eran de diferente sexo, 19 matrimonios fueron entre hombres y 17 entre mujeres. Y sin ánimo de aguar la fiesta, ese mismo año 4.181 parejas de la región se divorciaron o separaron.

 

 

Prado López Galán
Prado López Galán

Últimas publicaciones de Prado López Galán (Ver todas)