El mordisco de Trump a Castilla-La Mancha

La agroalimentaria y la aeronáutica son dos de las industrias más potentes, sólidas e internacionales de Castilla-La Mancha. Ambos sectores se han visto involucrados en la política proteccionista del presidente de EEUU, Trump, que castiga desde el pasado 18 de octubre a los principales productos manchegos, especialmente al queso, al vino y al aceite de oliva, con aranceles del 25% .

Los premiados en la Gran Selección 2019 posan con sus diplomas junto al vicepresidente de Castilla-La Mancha, Martínez Guijarro, y el consejero de Agricultura, Martínez Arroyo. Foto: JCCM

 

 

La guerra comercial que desde hace quince años mantienen las industrias aeronáuticas Airbus (Unión Europea) y Boeing (EEUU) está causando graves daños colaterales a los productos agroalimentarios de Castilla-La Mancha, que “sin comerlo ni beberlo” han sido penalizados por el Gobierno de Trump con unos aranceles del 25% al queso, al vino y al aceite, por citar a los más afectados.

 

El impacto económico será importante para algunas empresas que lideran las exportaciones en EEUU, como el caso de la quesera toledana Corcuera, pero no será inquietante para el conjunto de la economía regional, ya que de los 7.296 millones de euros que las empresas castellanomanchegas vendieron en el mercado internacional en 2018, únicamente 253 millones de euros se facturaron en EEUU.

 

Lo que sí se ha producido en el sector exportador es una gran decepción, porque hasta ahora era el mercado exterior más deseado y en el que mayor esfuerzo promocional público y privado se realiza. “Hemos gastado mucho dinero y esfuerzo en entrar en EEUU y ahora vamos a tener consecuencias muy graves con estos aranceles”, lo lamenta Pedro Hermida, empresario aceitero de Esquivias y vicepresidente de la Cámara de Comercio de Toledo.

 

Seguir leyendo...

    

Prado López Galán

Latest posts by Prado López Galán (see all)