El melón y la sandía dan una pequeña alegría a la agroeconomía regional

Campaña de melón y sandía 2020. En la imagen, el consejero de Agricultura durante una reciente visita a una plantación de melones.

 

Buena cosecha, buenos precios y buenas perspectivas de ventas en el mercado exterior en la campaña del melón y la sandía de La Mancha. Una pequeña alegría para la economía regional en tiempos difíciles.

 

Próxima a finalizar la recolección de estas frutas típicas de nuestro campo, la consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural calcula una producción este año de  200.000 toneladas de melón y 180.000 de sandía. «Las cotizaciones han estado un 30% más altas que en otros años, con precios por encima de 40 céntimos el kilo, estima el consejero, Francisco Martínez Arroyo, que pone de ejemplo del buen hacer a los productores de melón y sandía. Con menos hectáreas plantadas este año para hacer frente a la demanda de los mercados, es un ejemplo de que se pueden hacer las cosas bien y hacer rentable la agricultura; y para que sea posible, necesitamos un recurso como el agua, y esa será la clave para trabajar de cara al futuro, con un uso eficiente de la misma».

 

Según la información facilitada por la consejería de Agricultura, la sandía y el melón de Castilla-La Mancha -considerados cultivos sociales- están teniendo un buen comportamiento exportador. En el caso de la sandía, en las últimas cinco campañas, una media del 67% de la producción se ha destinado a exportación, con un fuerte incremento en la última campaña; y en melón, este porcentaje se sitúa de media en el 60%.

 

El 98% de la exportación se dirige al mercado de la UE, con una tendencia creciente en los últimos años respecto a la sandía y de estabilidad en el melón.