EL MACHISMO SE ENGANCHA A LA RED

En la facultad de Ciencias Sociales de Talavera hay diez profesores investigando sobre desigualdad y violencia de género desde distintas perspectivas. Hemos hablado con ellos de las nuevas formas de violencia, de la desigualdad estructural y las dificultades para combatirla. El 25 de noviembre se celebra en todo el mundo el día internacional contra la violencia de género. En Castilla La Mancha el sistema VioGén incluía a 19.225 víctimas en octubre.

Vicenta Rodríguez, decana de la Facultad de Ciencias Sociales de Talavera y la profesora Patricia Fernández.

Vicenta Rodríguez, decana de la Facultad de Ciencias Sociales de Talavera y la profesora Patricia Fernández.

 

Las redes sociales son ya un canal habitual -en muchos casos principal- de comunicación y de información, sobre todo entre los más jóvenes. Y en ese entorno online, aprovechando en muchos casos “el anonimato que suele traducirse en una mayor agresividad, se están reproduciendo conductas sexistas que pensábamos que estaban desapareciendo, una violencia a la que estamos sometidas muchísimas mujeres todos los días, muchas veces sin darnos cuenta de que la sufrimos”, advierte Patricia Fernández Montaño, la profesora de la Facultad de Ciencias Sociales de Talavera que en los últimos 2 años ha analizado “millones” de tuits para estudiar el impacto de la violencia de género en Twitter, una red social que permite el acceso libre a cualquier contenido y perfil y con una mayoría de usuarios de entre 18 y 40 años.

 

“Veo todos los días burradas. Por ejemplo está normalizado, y ese es el problema, que si una mujer pone una foto con una falda corta, cualquiera se crea con el derecho a decirle que es una puta. O las bromas y los estereotipos sexistas. Hay cientos de estudios que corroboran que los agresores de mujeres puntúan altísimo en cuestiones de sexismo hostil”.  

 

“No quiero decir que todas las personas sexistas sean agresoras, pero es un caldo de cultivo. Esas bromas son las que al final continúan sosteniendo la estructura. Hace dos años una política de Cuenca sufrió una agresión a las puertas de su casa. Se creó incluso un hashtag y llegaron a comentar: ‘la podían haber violado, está buena’. Ese mensaje fue retuiteado más de 200 veces”, con comentarios de rechazo y, también, de aprobación.

 

Para alertarnos de lo que está ocurriendo, la Facultad de Talavera ha lanzado este mes un concurso singular: buscan whatsapps, tuits o mensajes en cualquier red que muestren violencia contra las mujeres y, también, textos que visibilicen las reivindicaciones por la igualdad. Entre el 18 y el 28 de noviembre se expondrán los más significativos.

 

En la investigación de Patricia Fernández, novedosa en España y base de su tesis doctoral, también ha detectado en el entorno online lo que ella llama “cuarta ola antifeminista”. En las redes hay además “mucha hostilidad contra las mujeres que defienden la igualdad de género. Cuando una se posiciona cuestionando las estructuras patriarcales o denuncia o intenta visibilizar determinadas cosas, se la ataca”.

 

“Estamos ante una nueva forma de violencia de género mucho más lesiva y con un mayor impacto para la vida de las personas porque la amplifica; con lo cual el sufrimiento es mayor”

 

Las redes sociales, las nuevas tecnologías, también se han convertido en nuevos y poderosos “agentes de control” hacia las mujeres. “No es raro” que las adolescentes acepten entregar sus claves de los perfiles sociales a sus parejas o estar permanentemente conectadas al móvil para detallarles dónde están o con quién cuando ellos se lo requieren.

 

Seguir leyendo...