EL GOBIERNO TIENE 6 MESES PARA RELANZAR LAS PLANTAS DE PURINES CERRADAS

La planta de tratamiento de purines de Polán, inaugurada en 2009 y cerrada cinco años después.

 

El Partido Socialista acaba de conseguir que el Congreso de los Diputados apruebe una proposición no de ley que insta al Gobierno de Rajoy a desarrollar en seis meses un plan nacional urgente, en coordinación con las comunidades autónomas, para el tratamiento de los purines (los excrementos generados en las explotaciones ganaderas, sobre todo de cerdos).

 

El acuerdo, aprobado por todos los partidos excepto por el Partido Popular, que se ha abstenido en la votación, contempla medidas para agilizar la refinanciación de las 29 plantas de tratamiento de purines cerradas en todo el país en 2014 tras el ‘decretazo eléctrico’ del Gobierno, entre ellas las de Polán y Consuegra en Castilla La Mancha; así como ampliar la vida útil de las mismas de 15 a 25 años. Estas plantas transformaban purín y gas en electricidad que vendían a la red eléctrica y en biomasa sólida que servía como abono.

 

El portavoz socialista de Polán, Tomás Sánchez Urán, que lleva peleando por la reapertura de las plantas desde el inicio y ya en 2015 sacó adelante por unanimidad una moción en su pueblo que instaba al Gobierno a la reapertura inmediata de la planta, se muestra convencido de que en unos meses habrá “buenas noticias” en el municipio y los del entorno, donde el cierre de las plantas han generado numerosos problemas a los ganaderos del porcino por las dificultades para deshacerse de los residuos y conflictos sociales por los malos olores provocados por estos al esparcirse por los campos próximos.

 

El concejal recuerda que hay 5 empresas interesadas en la reapertura de las plantas de Polán y de Consuegra (ambas en concurso de acreedores) y señala que la resolución del Congreso es un aliciente más para ellas. Las empresas energéticas comenzaron a interesarse por la reapertura de las plantas de tratamiento de purines hace un año, después de que el Tribunal Supremo derogase parte del ‘decretazo eléctrico’ del Gobierno de Rajoy que en junio de 2014 recortó brutalmente el apoyo a las energías renovables, haciendo inviables estas plantas de cogeneración.

LA GUERRA DEL PURÍN VISLUMBRA UNA SALIDA