El Gobierno de CLM considera que la situación de Madrid ha influido en el proceso de desescalada en la región

El consejero de Sanidad, Jesús Fernández, durante la rueda de prensa.

 

Jesús Fernández, consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, considera que en la decisión tomada por el Gobierno Central de dejar fuera de la fase 1 a Toledo,Ciudad Real y Albacete, ha pesado “sin duda la situación de la Comunidad de Madrid, lo que nos hará reflexionar sobre la situación en las grandes ciudades de Castilla-La Mancha”. Así lo expresó en rueda de prensa posterior a la intervención del ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunciando que territorios de España podían pasar a la fase 1 de la desescalada.

 

A pesar de ello, el consejero de Sanidad señaló que “aceptamos la cautela del Ministerio ante la decisión de que las tres provincias más pobladas de Castilla-la Mancha no hayan pasado a la Fase 1, pero solicitamos el mismo nivel de precaución en el conjunto de las provincias ante los próximos cambios de fases”. En este sentido manifestó que “no se discute la decisión del Ministerio, sino que estamos satisfechos con la decisión compartida y negociada con el Gobierno Central”.

 

Jesús Fernández  destacó el nivel de interlocución constante con el Ministerio de Sanidad, hasta cinco veces en el día de ayer, según señaló, tras una semana muy intensa de remisión de datos para los indicadores solicitados por el Ministerio de Sanidad.

 

También afirmó el consejero que a lo largo de la próxima semana Castilla-La Mancha volverá a solicitar que Ciudad Real, Albacete y Toledo puedan acceder a fase 1, “porque seguimos insistiendo que Castilla-La Mancha ha cumplido con los criterios marcados por el Ministerio y así ha sido reconocido por el doctor Fernando Simón en la rueda de prensa del Gobierno”, aseguró.