El ganador es…..

Después de perder estrepitosamente el 20D la mayoría absoluta, Rajoy se ha puesto de perfil para evitar el cuestionamiento interno y ha dejado a Pedro Sánchez el protagonismo pos electoral.

Durante la noche electoral del 20 D la portavoz del grupo popular en Castilla-La Mancha, la senadora Carmen Riolobos, en una entrevista en Radio Castilla-La Mancha, presumía en tres ocasiones de que que el PP regional había obtenido 10 puntos de diferencia por encima de los resultados que el PP había conseguido a nivel nacional. En una ocasión tan solo destacó que el PP de Castilla-La Mancha había sacado esos mismos 10 puntos de diferencia al PSOE en la región.

 

Carmen Riolobos se había puesto en modo crisis interna y pareció que su rival había sido su propio partido y habían resultado victoriosos. Por supuesto que destacar el dato le sirvió para hacer una defensa de su presidenta María Dolores de Cospedal. Obviaba que también es la Secretaria Nacional y algo de responsabilidad debía de tocarle en los resultados totales. Semanas después parece que lo de Carmen Riolobos fue un espejismo y nadie habla del desastre electoral del PP, nadie pide responsabilidades a Rajoy y por el contrario todo el foco mediático se ha colocado sobre el PSOE y su Secretario General, Pedro Sánchez. Pareciera que es obligación suya exclusivamente resolver los problemas del país.

 

Las presiones sobre el PSOE son enormes, lo fueron desde el día siguiente al 20D. La mayor parte encaminadas a que permita que el PP siga gobernando. Volverá a perder en todas las encuestas, que es la fórmula más efectiva que han encontrado quienes tienen bajo su control a los principales medios de comunicación para crear, subir y bajar partidos. En un principio los barones del PSOE, la mayoría por omisión y algunos por acción favorecieron ese desgaste del PSOE que suponía unos supuestos intentos de acabar con Pedro Sánchez como Secretario General. Avanzado el tiempo todo el mundo en el partido socialista comenzó a ser más cuidadoso y a apreciar que poco tenían que ganar en sus correspondientes territorios si a nivel nacional estallaban en pedazos.

 

Lo de Cataluña es serio, especialmente para Cataluña, pero también para el resto de España que no tiene nada que ganar con la actual situación.

 

Además se dieron cuenta que Pedro Sánchez no es precisamente un pusilánime, no es Rubalcaba, y que desalojarle con toda probabilidad originaría muchos problemas y ninguna solución. No tienen un mirlo blanco y por más que muchos medios nacionales intenten contraponerle a Susana Díaz en esa labor de desgaste, en el PSOE no son tantos los convencidos de la bondad de ese recambio. Parece evidente, por más presiones que haya, que el PSOE no va a permitir aunque sea absteniéndose un gobierno del PP. Es difícil encontrar a un militante, ni siquiera a un participante que no considere que eso sería firmar la defunción del partido.

 

Ejemplos hay en Europa de partidos socialistas otrora muy fuertes y ahora prácticamente residuales. Los procesos fueron similares, aparecieron partidos a su izquierda que fueron desgajándoles y para no perder parcelas de poder se fueron entendiendo con formaciones a su derecha. En España la situación varía porque los problemas a resolver no son únicamente que algunos bancos y banqueros sigan controlando los recursos y el poder del país. Hay asuntos muy graves y que la mayoría absoluta durante 4 años del PP en lugar de solucionar ha puesto más difícil. Eso no se consigue con líderes pusilánimes, ya digo que Sánchez ha demostrado a los suyos y también a los de fuera que no lo es, por eso concentra todos los ataques, que creen que no hacer nada es lo mejor para resolver los problemas.

 

Lo de Cataluña es serio, especialmente para Cataluña, pero también para el resto de España que nada tiene que ganar con la situación que actualmente se vive. Tampoco hay que confundir no ser pusilánime con sentirse ungido. Aunque sea de agradecer que lo intente, los resultados del 20D no han sido esos. Intentar mover una piedra para la que no se tiene fuerza suficiente puede dejarte sin riñones. Es bueno recordar los porcentajes de votos que los principales partidos obtuvieron para saber también el grado de responsabilidad y de posibilidades de cada cual. A nivel nacional los resultados fueron: PP 28,72%; PSOE 22,01; Podemos 20,66%; Ciudadanos 13,93 %. En Castilla-La Mancha: PP 38,17%; PSOE 28,38%; Podemos 13,62%; Ciudadanos 13,76%.