El fatal desenlace de la desaparición de una joven residente en Ciudad Real: encuentran en Santander su cadáver descuartizado

Descampado de Santander donde la Policía Nacional ha encontrado los restos humanos.

 

En la mañana del 17 de septiembre la Policía Nacional localizaba en una zona descampada de Santander restos humanos en avanzado estado de descomposición. Aunque las labores de identificación tardarán algún tiempo, la Policía Nacional tiene fundadas sospechas de quién es la víctima, quién el asesino y cómo ocurrieron los hechos.

 

Cinco días después, el 22 de septiembre, la Policía Científica ha podido poner nombre a los restos humanos: Nancy Paola Reyes García, joven guatemalteca de 28 años y madre de dos niñas de 4 y 7 años.

 

Según el relato policial, las alarmas saltaron en Ciudad Real a finales del pasado mes de agosto, cuando la  Comisaría  de   Policía  Nacional de Ciudad Real recibió varias denuncias por la desaparición de una joven, que al parecer había viajado a Santander con su novio de 28 años a pasar unos días. Ambos residían en Ciudad Real junto a los familiares que denunciaron la desaparición de la joven.

 

 

Los  Grupos especializados en Delitos Violentos  de  Ciudad   Real   y   Santander   han realizado conjuntamente   «una   compleja   y   minuciosa   investigación   para   localizar  a  la  pareja.   Si  bien  no  se  descarta  ninguna  posibilidad  a  priori,  a  medida  que  avanzan  en   la  investigación  va  cobrando  más  fuerza  la  hipótesis  de  que  la  joven  no   haya   desaparecido   voluntariamente   sino   que   pueda   haber   sido   víctima   de   su   pareja, por   lo   que   los   agentes   trabajan   para   recopilar   indicios   y   pruebas   suficientes  para  comprobar  lo  sucedido  y  tratar  de  reconstruir  el   iter  criminis   seguido  por  el  presunto  autor  de  los  hechos«, según detalla el relato policial.

La   investigación   que   ha   requerido  una  intensa  actividad  de  coordinación  entre  las  Comisarías de Ciudad Real  (Grupo  de  Delitos  Violentos)  y  la  Jefatura Superior de Policía de Cantabria (Unidad   de   Delincuencia   Especializada   y   Violenta   de   Santander).  También  se  ha  contado  con  la  colaboración  del  Grupo VI de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Madrid,   la  Comisaría de Distrito Centro de Madrid,  y  de  unidades  especializadas  de   la   Policía   Nacional,   como   los   G.E.O   (Grupo   Especial   de   Operaciones)   y   la   Comisaría General de Policía Científica con sede en Madrid.  

 

«En  este  tipo  de  casos,  complejos  y  en  los  que  participan  unidades  de  varias       provincias,   resulta   fundamental   coordinar   y   analizar   toda   la   información   que   se  va  recopilando,  y  para  lo  cual  se  ha  contado  con  el  apoyo    de  un  equipo  de   Analistas   Especializados   de   la      U.C.I.C(Unidad   Central   de   Inteligencia   Criminal),  Esta  unidad,  dependiente  a  nivel  orgánico  de  la  Comisaría  General   de  Policía  Judicial  y  a  nivel  funcional  del  D.A.O(Dirección  Adjunta  Operativa)     a   través   de   la   U.C.P.E.C   (Unidad   Central   de   Planificación   Estratégica   y   Coordinación)   es   la   encargada   de   la   coordinación   y   análisis      operativo   de   todas   las   investigaciones   que   los   agentes   de   Policía   Judicial   realizan   en   nuestro  país,  y  a  nivel  territorial  se  despliegan  a  través  de  las  U.T.I(Unidades   Territoriales  de  Inteligencia)», concreta en su comunicado la Policía Nacional.

 

La  Brigada Provincial de Policía Científica de Santander se  desplazó  al   domicilio  donde  había  convivido  la  pareja  en  Santander,  encontrando  diversos   vestigios   que   indicaban   la   posibilidad   de   que   se   hubiese   podido   cometer   un   delito  violento  en  el  mismo.  Ante  esto  último,  se  solicitó  la  colaboración  de  la   Comisaría   General   de   Policía   Científica   para   que   realizaran   una   inspección   ocular   más   especializada,   para   lo   cual   se   desplazaron   hasta   Santander   agentes  especializados  desde  el  Grupo  de  Inspecciones  Oculares  de  Madrid.

 

Detención del novio de la víctima

 

El 27  de  agosto se procedió a la detención en  la  Comisaría  de  Distrito   Centro  de  Madrid a  la  pareja  de  la  joven  desaparecida,  un  varón   colombiano   de   28   años,   que   había   acudido   a   dicha   Comisaría   para   interponer   una   denuncia  por  la  desaparición  de  la  joven.   Una  vez  puesto  a  disposición  judicial,  fue  enviado  a  prisión  donde  continúa  en   la  actualidad.

 

Dispositivo de búsqueda de la víctima. Colaboración del G.E.O  

En  vista  de  todos  los  indicios  y  pruebas  recabadas,  los  investigadores  llegan   a  la  conclusión  de  d  que  la  joven  ha  podido  ser  víctima  de  la  violencia  de  su   pareja,  reconstruyen  los  hechos  y  la  Jefatura  Superior  de  Policía  de  Cantabria   establece  un  dispositivo  en  varios  puntos  de  Santander  (Barrio  Pesquero  y   Peña  del  Cuervo)  para  tratar  de  localizar  a  la  víctima.  

Para  ello  se  ha  contado  con  el  apoyo  de  un  equipo  del  G.E.O  (Grupo  Especial  de   Operaciones)   que   se   habían   desplazado   el   pasado   día   16   a   la   localidad  cántabra  de  Santander  para  colaborar  en  la  localización  del  cuerpo.    En  un  primer  momento,  los  GEO  rastrearon  la  zona  del  Puerto  Pesquero,  ya   que   una   de   las   hipótesis   con   las   que   trabajaban   los   investigadores   era   la   posibilidad   de   que   el   cuerpo   de   la   víctima   hubiese   sido   arrojado   al  mar;  posteriormente  se  incorporaron  al  dispositivo  de  búsqueda  establecido  en  la  zona  de  la  Peña  del  Cuervo.       

Es  en  este  lugar  donde  en  la  mañana  del  día  de  ayer,  agentes  de  la  Policía   Judicial   y   del   GEO      localizan   unos   restos   humanos   que   se   encontraban   metidos  en  bolsas  de  plástico,  y  que,  en  principio  y  a  la  espera  del resultado   de   la   autopsia   por   parte   del   Instituto de Medicina Legal   de   Santander,     parecen   pertenecer   a   la   misma   persona.   Concretamente,   las   bolsas   se   encontraron  en  varios  puntos  no  muy  alejados  entre  sí,  en  una  escondida  zona   descampada   con   maleza,   matorrales   y   desniveles,   algunas   de   muy   difícil  acceso.      

 

Siguiendo  el  protocolo  establecido  para  estos  casos,  al  lugar  se  desplazaron   agentes  de  la  Policía  Científica  Grupos de Atención al Ciudadano,  así   como   la   Juez   del   Juzgado   de   Instrucción   número   TRES   de   Santander   en   funciones  de  Guardia,  la  Fiscal,  el  Forense  y  la  Letrada  de  la  Administración   de  Justicia.  

 

Seguir leyendo… »