EL FALSO DILEMA

Cuando la empresa francesa Puy du Fou se decidió finalmente a construir en Toledo su primer parque temático fuera de Francia no pudo imaginar la batalla, y no precisamente de ficción, que le esperaba. La excelente acogida que recibió la familia de Villiers -propietaria del exitoso parque francés- por parte del Gobierno de Castilla-La Mancha, con su presidente Emiliano García-Page a la cabeza, y del ayuntamiento de la ciudad que dirige Milagros Tolón, la animó sin duda a seguir adelante con una inversión multimillonaria.

 

La empresa se mostró amistosa y espléndida desde un primer momento, invitando a los pequeños y grandes lobbies de la región -sobre todo de la ciudad- a visitar el parque francés. Tampoco escatimó información y detalles del proyecto a la sociedad. Así, con su política de vecindad y con sus grandes promesas de empleo y de negocio lograba grandes aliados.

 

Pero el contrario acechaba. Casi al mismo tiempo que se presentaba oficialmente este proyecto hace ya dos años, surgió el Movimiento Queremos Saber la Verdad del Puy du Fou, que ya lleva en el nombre implícitas las sospechas. En este movimiento de oposición absoluta a la instalación del parque temático en la ciudad están la Asociación de Vecinos El Tajo, Asociación de Vecinos La Voz del Barrio, Ecologistas en Acción de Toledo, Equo y el Sindicato de Trabajadoras y Trabajadores de Administración de Servicios (STAS). No van de farol, como demuestra el recurso contencioso administrativo que han interpuesto ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha contra la construcción del parque, pidiendo como medida cautelar que se paren las obras hasta que se resuelva el contencioso (que ha sido admitido a trámite por el TSJCLM).

 

Contra este Movimiento ha surgido otro: “Nos gusta Puy du Fou”, que se ha organizado como asociación y estudia personarse como parte afectada por el recurso. En este bando -porque ya se trata de una guerra abierta- están “las asociaciones de hosteleros, artesanos, profesionales de la enseñanza, del medio ambiente, biólogos, colegios educativos, colegios profesionales, miembros de la universidad de Castilla-La Mancha, pequeños comercios, ingenierías técnicas, construcción, textil, guías, taxis, la cultura, estudiantes, periodistas, teatro, cetrería, deporte, música…”, según informa “Nos gusta Puy du Fou”, que arremete contra “los cuatro de Queremos Saber la Verdad” .

Ambos bandos han iniciado campañas para pedir a los ciudadanos que se sumen y contribuyan económicamente a costear los gastos de los tribunales. Como lo leen. De todo esto subyace una gran desconfianza hacia el funcionamiento normal de la sociedad: desconfianza hacia los políticos que gestionan, hacia los empresarios adinerados, hacia los tribunales, hacia los ecologistas, hacia la legislación… Aquí nadie se fía de nadie.

    

Prado López Galán

Latest posts by Prado López Galán (see all)