El factor humano, tras los buenos resultados económicos de Caja Rural Castilla-La Mancha

El presidente y el director general de Caja Rural Castilla-La Mancha, Javier López y Víctor Manuel Martín.

 

 

Caja Rural Castilla-La Mancha se consolida como la primera entidad de crédito rural de la región y la tercera de España. Pese al difícil contexto financiero y económico actual, ha cerrado el ejercicio 2016 “con unos excepcionales indicadores de capital y solvencia, con la morosidad más baja del sector financiero y una liquidez inmediata de 1.369 millones de euros”, según ha resaltado la entidad, que logra un activo superior a los 7.100 millones de euros.

 

El presidente de Caja Rural CLM, Javier López Martín, y el director general, Víctor Manuel Martín López, han presentado el balance ante los medios de comunicación, valorando que son “resultados francamente buenos”.

 

Los beneficios brutos a cierre de 2016 fueron de 25’4 millones de euros. El margen bruto creció un 7’42% hasta alcanzar los 111’9 millones de euros, mientras que el margen neto mejoró en un 16’16% para situarse en 44’3 millones €.

 

Los recursos propios ascendieron a los 413 millones € (un 14’24% de crecimiento). La morosidad se situó en el 3’16%, frente a una morosidad media del sector financiero del 9’11%. Caja Rural CLM concedió el pasado año créditos por un importe total de 877 millones €, con 15.034 operaciones autorizadas (un 10’83% más que en 2015).

 

El presidente y el director general de la entidad consideran que tras estos resultados está el factor humano, tanto por la labor del equipo directivo y de los 1.012 trabajadores con los que cuenta la entidad rural, como por la política de cercanía, servicio y atención personalizada y ágil que ofrece la Caja a través de su presencia en 50 localidades de Castilla-La Mancha, Ávila y Madrid. Durante 2016 la cooperativa rural hizo una media de 92 clientes al día.

 

La entidad, que da por finalizado el proceso de expansión que inició en 2011 (aunque no descarta abrir nuevas oficinas), mantiene la política de prudencia que la caracteriza y presume de ser 100% independiente y autónoma en sus decisiones. “Los dueños de esta caja son sus 75.000 socios”, asegura Víctor Manuel Martín.

 

Financiando al tejido empresarial

Una parte de los 877 millones de euros prestados en 2016 por la Caja Rural CLM han sido para las empresas de la región. “El tejido empresarial evoluciona de manera desigual. El sector de la construcción aún languidece tras la burbuja y la crisis que arrastra; no notamos signos de que se esté recuperando en la región, sí lo hace en Madrid a nivel de promoción, construcción e hipotecario, analiza Víctor Manuel López. El sector primario se mantiene estable, pero sigue teniendo un gran peso en la economía regional; el sector servicio se está mostrando algo más dinámico”.