El drama de los refugiados. Dos fotógrafos testigos en Idomeni

Dos maneras de mirar es el equipo compuesto por Frani Arjona y Óscar Insua, dos fotógrafos unidos por las mismas inquietudes profesionales y humanas, que se han propuesto dar a conocer, a través de sus imágenes, lo que está ocurriendo en el mundo.

Niños sirios en el campo de refugiados de Idomeni, fotografiados por Frani Arjona

Niños sirios en el campo de refugiados de Idomeni, fotografiados por Frani Arjona

Su último proyecto: Idomeni-open the border. Su objetivo: acercar la realidad de este campo de refugiados griego, un asentamiento improvisado creado en la frontera con Macedonia después de que este país decidiera cerrar su frontera, cumpliendo el acuerdo con la Unión Europea, para evitar el flujo migratorio. Para ello, hace unas semanas se subieron a un avión rumbo a Idomeni.

 

“Cuando llegamos allí se nos cayó todo, explica Frani. Tras tres días de lluvia, el campo sobre el que se levantan las tiendas de campaña se había convertido en un barrizal impresionante. Se nos hundían los pies al caminar. Llegar y ver eso te descoloca”.

 

En este campo han llegado a contabilizarse más de 14.000 personas, la mitad de ellas niños. Los refugiados proceden mayoritariamente de la guerra civil en Siria, pero también hay emigrantes que llegaron desde Afganistán, Pakistán y otros países de Oriente Medio. Las tiendas de campaña se han dispuesto sobre campos de cultivo porque, a parte de una iglesia y unas vías de tren, no hay nada más alrededor. Los servicios sanitarios que se han instalado no son suficientes. 12.000 personas se abastecen de agua en dos grifos y disponen de 20 duchas y 30 aseos de obra.

 

“Fuimos como fotógrafos y nos pusimos a ayudar” explica Frani y la semana que pensaban pasar allí se convirtió en quince días. “No nos daba tiempo. Allí hay mucho que hacer. En el primer momento no piensas en hacer la foto, ¡hay que ayudar!”. Los problemas sanitarios son muchos y constantes. La falta de agua potable y la falta de higiene están provocando enfermedades (la más habitual es la Gastroenteritis), infecciones y plagas de sarna y piojos.

 

“Todo el mundo tiene necesidades, pero recuerdo especialmente a una chica que acababa de dar a luz y no tenía nada. Fuimos al pueblo y compramos lo que pudimos para ella y el bebé”. Aunque la gente al principio es reacia a las fotografías, cuando te implicas personalmente y les ayudas, “son ellos los que te llaman para compartir un café o un rato de charla y te piden que les hagas las fotos” afirma Óscar.

 

Quince días en el asentamiento de Idomeni han hecho posible que podamos acercarnos a la realidad de estos refugiados “de una manera diferente y eso se nota en nuestro trabajo”. “Lo que más paralizaba, recuerda Frani, era ver esas miradas de falta de esperanza. Padres de familia que han huido de la guerra, han atravesado el Mediterráneo, han visto barbaridades y llegan allí y no pueden seguir su viaje para sobrevivir. Gente con miradas fijas en un punto, miradas de esperanza perdida. He visto en los ojos la falta de esperanza”.

 

Óscar se queda con la foto de un niño que sujeta una bandera de su país entre un humo negro procedente de las hogueras que, al caer la noche, se encienden en Idomeni buscando algo de calor. “Allí se quema todo lo que se puede; zapatos, plástico, bolsas, papel, hasta una vez vi un cochecito de bebé…Eso genera un humo tóxico que hace que no puedas respirar y que provoca muchos problemas respiratorios”.

 

La foto, reflexiona Oscar, transmite lo que es Idomeni todas las noches”. Reivindican la labor imprescindible de las organizaciones que están en el terreno, especialmente Bomberos en Acción y Médicos sin Fronteras, así como otras ONGs y voluntarios. “Su labor es impresionante”, asegura tajante Frani que pide que, cualquier persona que quiera hacer algo para mejorar la vida de estas personas, se ponga en contacto con ellos para hacerles llegar cualquier ayuda, “por mínima que sea” (Número de Cuenta ONG Bomberos en Acción: IBAN ES85 2100 1950 7002 0007 8763)

 

En unas semanas vuelven a Idomeni para seguir contando lo que está ocurriendo y para seguir ayudando en lo que puedan. Y es que su proyecto profesional se ha convertido en algo más, en un reto personal. (Más información sobre Dos maneras de mirar en www.dosmanerasdemirar.com y Facebook: Dos Maneras de Mirar)

 

REFUGIADOS EN CASTILLA-LA MANCHA

En Castilla-La Mancha, de la mano de la coordinadora ONGD, se ha creado la Plataforma Castellano-Manchega de Apoyo a las Personas Refugiadas. Su objetivo es aglutinar a todos los grupos, movimientos y colectivos sensibilizados ante la tragedia de las personas que buscan refugio fuera de su país, especialmente los procedentes de la guerra de Siria. Según explica el portavoz de la plataforma, Braulio Freyre, se trata de llevar a cabo acciones para dar voz a los ciudadanos que exigen al Gobierno de España y a la Unión Europea que se resuelva de una vez la situación de las personas que se encuentran retenidas en improvisados campos de refugiados en las fronteras de Europa.

 

En este sentido el pasado 9 de mayo, día de Europa, se leyó un manifiesto en contra del “acuerdo de la vergUEnza” firmado por la UE para facilitar la expulsión de los refugiados sirios a Turquía. El próximo 20 de junio, Día Mundial de los Refugiados, (establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas), se llevarán a cabo diferentes actos y actividades en los que la Plataforma ya está trabajando. Preparar el terreno para facilitar la acogida de estas personas cuando se desbloquee su situación es otro de los objetivos de la Plataforma de C-LM. A día de hoy, en Castilla-La Mancha no hay ningún refugiado procedente de la guerra de Siria.

 

NOTA: El Campo de Refugiados de Idomeni (Grecia), que llegó a acoger a 14.000 personas, fue desmantelado el 29 de mayo.