EL CAMPO ESTALLA

Hartos ya de estar hartos, agricultores y ganaderos han salido de sus granjas y explotaciones para tomar las principales ciudades españolas y visibilizar ante la ciudadanía la situación que sufren. No es una crisis más, es la madre de todas las crisis: aumento de costes y caída de precios de venta, atroz competencia del exterior, campañas de desprestigio, cambio climático… El descontento ha estallado.

 

Masiva protesta de agricultores y ganaderos en Toledo reivindicando precios justos.

 

Angel Estanislao Galve es agricultor de toda la vida. Mantiene junto a su hijo una explotación de frutas y hortalizas en la provincia de Guadalajara. “Este año hemos decidido no coger las manzanas, sólo las de nuestro propio consumo, porque costaba más el collar que el galgo, hablando claro. Estamos vendiendo con los precios de hace 40 años y eso nos está llevando a la ruina. Es un desastre lo que estamos viviendo todo el sector primario: el aceite, el vino, la carne, la miel… todas las producciones son deficitarias. Tenemos en contra tantas cosas que yo digo desde hace tiempo que vamos hacia una agricultura sin agricultores, sin ganaderos, sin apicultores…

 

Ángel Galve compagina su trabajo en el campo con la secretaría general de COAG en Castilla-La Mancha, una de las tres organizaciones agrarias, junto a ASAJA y a UPA, que con unidad de acción están movilizando al campo español en una cascada de manifestaciones, tractoradas y concentraciones por las principales ciudades del país. Trasladan a la ciudadanía y a los responsables políticos dos mensajes sencillos y contundentes: “Agricultores y ganaderos al límite” y “Sin campo no hay vida”.

 

A Toledo llegaron el 4 de febrero. Una llamativa caravana formada por unos 5.000 agricultores (según las organizaciones agrarias) y 80 tractores procedentes de numerosos pueblos de la región, recorrió el centro de Toledo y subió hasta la Plaza de Zocodover. Entre los manifestantes iban Gema y Jonatan, hermanos, cada uno de ellos gestiona una explotación ganadera de ovino y caprino en Mohedas de la Jara. Van tras una pancarta en la que se lee “La Jara quiere futuro”.

 

Seguir leyendo...