El 59% del vino y mosto de la cosecha nacional saldrá de Castilla La Mancha

31 de julio de 2020.

 

 

La previsión la ha hecho hoy la Asamblea de Vinos de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha, que prevé una cosecha de 25,5 millones de hectólitros de vino y mosto en Castilla-La Mancha y de 43 millones en España, según han informado el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha, Ángel Villafranca, y el portavoz de Vinos de la organización Juan Fuente Rus.

 

Según estas previsiones y siempre que la climatología no de ningún susto, la cosecha aumentará un 27% en nuestra comunidad autónoma con respecto a la de 2019, mucho más que el 14% previsto a nivel nacional porque las viñas de Castilla La Mancha no se han visto de momento tan afectadas por episodios meteorológicos adversos y enfermedades criptogámicas como han sufrido las de otras autonomías.

 

Una campaña comercial complicada

 

Sin embargo, la pandemia mundial ha reducido el consumo de vino y desde Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha temen una campaña comercial muy complicada, para la que reclaman medidas extraordinarias de apoyo. Piden que al menos la próxima campaña 2020/21 se permita a que cada estado miembro pueda incluir dentro de su Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola (PASV) las medidas de regulación que se han introducido en la campaña 2019/20, es decir, destilación de crisis, almacenamiento privado y cosecha en verde.

 

Proponen, además, que mientras el desajuste entre oferta y demanda provocado por la pandemia perdure, en el ámbito europeo, y empezando por España, se apruebe el mínimo posible que la reglamentación europea contemple respecto a la adjudicación de nuevas autorizaciones de plantación, empezando por la próxima campaña 2020/21.

 

Insisten también en medidas de autorregulación y en la moderación de rendimientos agronómicos de los vinos que no dispongan de ningún tipo de limitación en su pliego de condiciones particulares, incidiendo como objetivo fundamental en medidas encaminadas a la calidad y al aumento de valor de todos los transformados vitivinícolas.