Dos paseos saludables por Toledo

Están diseñados como ejercicio físico, pasan por preciosos rincones del centro histórico de Toledo y permiten descubrir espacios recién rehabilitados de enorme valor artístico. Son dos rutas estimulantes, entretenidas y, además, muy divertidas si se hacen guiadas. El Consorcio de Toledo y la facultad de Ciencias del Deporte pusieron la primera en marcha en septiembre y este mes inauguran la segunda guiada.

RUTAS SALUDABLES EN TOLEDO

 

Una estrecha calle que sube, la siguiente que desciende y anima a acelerar el paso, escalinatas de piedra que parecen interminables, un cobertizo por el que adentrarse, una plaza tranquila, el bullicio de los turistas a la vuelta del callejón… Es el casco histórico de Toledo convertido en un circuito perfecto para el ejercicio físico, aprovechando sus pendientes y zigzagueos.

 

Lo vieron claro en el laboratorio de Promoción, Actividad Física y Salud de la Facultad de Ciencias del Deporte de la Universidad de Castilla La Mancha en la ciudad. Fueron ellos quienes propusieron y han diseñado esta ruta saludable por la singular estructura medieval de las calles toledanas. Estudiaron sus posibilidades como espacio para el ejercicio físico, trazaron un recorrido, hicieron las mediciones y las validaron rigurosamente para comprobar el gasto calórico que conllevaba a los paseantes y poder garantizar así la eficiencia física del paseo.

 

El trayecto circular se puede hacer por libre, con un ritmo vigoroso o moderado en 40-50 minutos sin detenerse y, eso sí, disfrutando a cada paso de uno de los cascos históricos más bonitos del país. De hecho, recomiendan repetirlo a diario. O se puede recorrer sumándose a una ruta guiada que requiere el doble de tiempo porque combina la actividad física con la visita cultural a espacios de gran interés. Alumnos de grado y de master de la Universidad de Castilla La Mancha son los acompañantes de los grupos, que suelen tener entre 10 y 15 participantes.

 

El gran aliciente de esta propuesta es la combinación de ejercicio físico controlado y visita a espacios de gran valor artístico y cultural que no están abiertos al público habitualmente

 

Estudiantes de la facultad de Ciencias del Deporte, como Rosa Delgado e Iván Pinilla, dos chicos simpáticos y muy profesionales que hacen mover hasta el último músculo del cuerpo arrancando carcajadas durante los cuatro kilómetros que dura el paseo. No solo durante la marcha, también en algunas paradas donde se realizan juegos muy divertidos que resultan ser ejercicios específicos de respiración, fuerza, coordinación, fortalecimiento o donde se aprende a mantener una correcta postura corporal durante el paseo. “Trabajamos todo el cuerpo. Lo importante es que quienes vienen con nosotros se van con todas las recomendaciones hechas”, cuenta Rosa Delgado.

 

Han cuidado los detalles hasta el punto que los ejercicios siempre están relacionados con el espacio donde se detiene el grupo. Por ejemplo en las cuevas de Hércules (antiguos depósitos romanos de agua, que se visitan durante el recorrido guiado) podremos ejercitar nuestros brazos y manos simulando que son cántaros de agua. Así, casi sin darnos cuenta.

 

En este peculiar paseo guiado por Toledo participan, a la vez,  alumnos de Humanidades e Historia del Arte, como Alba Cózar y Míriam García Quilón que van contando de forma amena y concisa detalles y curiosidades de los espacios históricos y artísticos por los que se va pasando. Y, además, detienen la marcha para abrir y enseñar monumentos que habitualmente están cerrados al público, como la iglesia de San Sebastián, la Tahona del Pintor (solo es posible ver su interior siguiendo esta ruta saludable) o la Casa del Judío. Este es el gran aliciente de esta propuesta: combinar el ejercicio físico controlado con un recorrido cultural que permite ir viendo decenas de espacios de gran valor, muchos de ellos recién rehabilitados por el Consorcio de Toledo, que participa en esta propuesta turística dándolos a conocer y promocionando y organizando la ruta.

 

Una parada en las Cuevas de Hércules para hacer ejercicio.

Una parada en las Cuevas de Hércules para hacer ejercicio.

 

De hecho, el diseño del trazado también tuvo muy en cuenta que pasara por el mayor número de espacios recuperados con el apoyo de esta institución. Y seguramente más de uno será todo un descubrimiento para muchos toledanos porque se han restaurado o abierto a visitas hace poco tiempo. Algunos de los espacios que solo se mencionan durante la ruta pueden volver a visitarse con más tranquilidad otro día, aprovechando las rutas del Patrimonio Desconocido, también guiadas y gratuitas como los paseos saludables, que ofrece (previa inscripción) el mismo Consorcio de Toledo. Entre ellos : el pozo del Salvador, los conventos de Santa Clara, San Clemente, Santa Isabel o el de Comendadoras.

 

El paseo saludable por el casco histórico comienza y termina en la Iglesia de San Esteban (allí se puede encontrar un panel con un mapa informativo sobre la ruta, al igual que en las termas romanas, que también se visitan), llega a la plaza de San Justo, pasa por la mezquita del Cristo de la Luz, recorre la Judería y regresa por la plaza de San Cipriano.

 

LA NUEVA RUTA. La Universidad y el Consorcio ofrecen un segundo paseo saludable por Toledo y desde este mes también se puede hacer guiado. Discurre junto al Tajo, es más corto, con un desnivel acumulado menos exigente, pero no menos atractivo y recomendable, especialmente en primavera. La ruta parte también de la iglesia de San Sebastián, se detiene en los baños de Tenerías que están enfrente y continúa por la frondosa senda ecológica de la ribera hasta llegar a la Casa del Diamantista y el embarcadero. Allí se toma la barca de Pasaje para cruzar el río. Otro aliciente, sobre todo si se va con niños. Al otro lado espera el camino ascendente que conduce al Valle en zig-zag por la ladera. Es mucho menos duro de lo que parece. Y ya arriba se accede al área arqueológica del Cerro del Bú, acondicionada para las visitas desde hace solo unos meses.

 

No solo merece la pena merodear por los restos del primer emplazamiento de la ciudad, que estuvo habitado hace casi 4.000 años, también contemplar las magníficas vistas del casco histórico de Toledo desde lo más alto. Esta ruta es lineal. Se puede regresar por el mismo sitio o volver a la ciudad por el Valle. Como en la ruta del centro histórico, la visita guiada ofrece un plus de actividad física y explicación cultural. Y como en la primera, se adaptan a las expectativas y necesidades de los grupos. Si se hacen en familia, con niños, todo está organizado para que en las paradas, mientras los adultos atienden a la guía patrimonial, los pequeños se lo pasen en grande haciendo juegos con los guías deportivos; y mientras a ellos les cuentan luego casi como en un cuento lo que están viendo, los mayores se entreguen a la actividad física.

 

RUTA 1 (centro histórico)

 

Es una ruta circular con salida y llegada a la iglesia de San Sebastián que recorre todo el centro histórico. Distancia…………………….4 kms.

Desnivel acumulado…….301 metros.

Intensidad:……………….. *Moderada….48 minutos. 172-258 kcal (gasto energético).

*Vigorosa…….40 minutos. 210-316 kcal (gasto energético)

Guiada los domingos a las 10h, previa inscripción en el tfn 925 253 080. Las guiadas se hacen en más tiempo.

 

RUTA 2 (en torno al Tajo)

 

Es una ruta lineal que comienza en la iglesia de San Sebastián y termina en el Cerro del Bú.

Distancia……………………2.520 metros.

Desnivel acumulado……184 metros.

Intensidad:……………….. *Moderada….36 minutos. 132-201 kcal (gasto energético)

*Vigorosa…….28 minutos. 162-247 kcal (gasto energético)

Guiada los sábados a las 10h, previa inscripción en el tfn 925 253 080. Con guías duran el doble.

 

POR QUÉ ES RECOMENDABLE CAMINAR 30 MINUTOS AL DÍA

 

1.- Disminuye un 25% el riego de diabetes si la acti- vidad se realiza habitualmente.

2.- Reduce entre un 39 y un 42% el riesgo de muerte prematura por causas cardiovasculares.

3.- Puede reducir la presión arterial hasta 11mmHG.

4.- Mejora los perfiles de colesterol total y HDL, así como la sensibilidad a la insulina.

5.- Reduce el peso corporal (sin olvidar regular la ingesta calórica y los hábitos saludables).

Los organizadores de las rutas recomiendan hacerlas a ritmo moderado o vigoroso y si no es posible, caminar más despacio al menos 1 hora cada día.