Don Quijote cabalga de nuevo

La Mancha recupera su espíritu más literario y lleva al turista por los caminos que Cervantes trazó para que Don Quijote los recorriera en busca del amor y la aventura. La Ruta de Don Quijote, nacida en 2005 como el “corredor ecoturístico más grande de Europa” (2.500 kilómetros a lo largo y ancho de Castilla-La Mancha) se ha reconvertido en un camino con dos bifurcaciones, la literaria y la turística.

Camino hacia los molinos de viento de Consuegra.

 

Cervantes no quiso acordarse del nombre del lugar de la Mancha en el que comenzó su inmortal novela “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha”, pero la renovada Ruta de Don Quijote sí lo ha identificado para convertirlo en punto de partida y de regreso de las aventuras quijotescas: Argamasilla de Alba.

 

Desde esta localidad ciudadrealeña parten los tres caminos que se proponen para que el turista reviva las tres salidas que realizó el Quijote, la primera muy breve y en solitario y las otras dos más largas, fatigosas y en compañía de su fiel escudero Sancho Panza.

 

 

MUY DE MAÑANA, UN CALUROSO día de julio, salió de su casona manchega Alonso Quijano, ya convertido en Don Quijote, para “deshacer agravios y enderezar entuertos”. Era su estreno como caballero andante y aunque regresó al poco tiempo apalizado y maltrecho, volvería a la carga en otras dos ocasiones, lo que dio pie a sus numerosas y disparatadas aventuras.

 

Han transcurrido más de 400 años desde que Cervantes narrara la Mancha, pero el caminante se topa hoy con las misma “llanura ancha, llanura inmensa, llanura infinita”, que describió Azorín, quien en 1905 recorrió los lugares más emblemáticos de la ruta del Quijote, visitanto y dejando testimonio de lo que vio y sintió en Argamasilla de Alba (de donde partió), Puerto Lápice, Ruidera, Campo de Criptana, El Toboso y Alcázar de San Juan. Para los turistas del siglo XXI que quieran seguir los pasos de Don Quijote y ubicar sus más destacados lances, la dirección general de Turismo de Castilla-La Mancha acaba de presentar una Ruta Literaria del Quijote, “lo más fidedigna posible a la novela, contemplando escrupulosamente el orden de las salidas de Don Quijote y de los itinierarios dentro del territorio de Castilla-La Mancha. Se han seguido los planteamientos de dos mapas del siglo XVIII: el de Tomás López, publicado por la Real Academia Española en 1780, y el de Manuel Antonio Rodríguez, según los estudios históricos de Manuel Pellicer (1798)”.

 

Para emprender esta ruta es preciso llevar las alforjas llenas de imaginación. Para recorrerla hay que ser, o querer ser, lectores del Quijote y la mejor guía es la propia novela.

 

PRIMERA SALIDA (68 KILÓMETROS)

Algo más de 14 leguas debió recorrer en su primera salida Don Quijote, el equivalente actual a unos 68 kilómetros. Este recorrido parte de Argamasilla de Alba y va en dirección a Manzanares, en cuyas cercanías podría estar la Venta donde fue armado Caballero (otras fuentes cervantinas la sitúan claramente en Puerto Lápice). Cerca de Membrilla se topa con la aventura del muchacho Andrés, al que salva de la paliza que le propinaba su amo; avanzando hacia La Solana se encuentra con la encrucijada donde estuvo dudando qué camino seguiría.

 

Camino otra vez hacia Argamasilla le sucedió la aventura con los mercaderes toledanos que iban a comprar sedas a Murcia, a los que conminó a confesar que “no hay en el mundo doncella más hermosa que la emperatriz de La Mancha, la sin par Dulcinea del Toboso”. Como bien conoce el lector, el resultado fue que quedó molido a palos y regresó a su casa acompañado por su vecino Pedro Alonso.

 

SEGUNDA SALIDA (320 KILÓMETROS)

Para su segunda salida Don Quijote ya ha convencido a Sancho Panza de que sea su escudero (le ha prometido hacerle gobernador de una ínsula) y a partir de aquí se hacen inseparables. De nuevo se inicia en Argamasilla de Alba una ruta que llevará al turista hasta el corazón del Campo de Montiel: Villanueva de los Infantes. Según los mapas del siglo XVIII, los primeros lances de esta segunda salida los vivirán en Villarta de San Juan y Puerto Lápice, donde esta propuesta sitúa la aventura de los molinos de viento (vuelve a haber discrepancia con otras fuentes cervantinas, que ubican en Campo de Criptana la pelea de Don Quijote con los “30 o 40 molinos” que al de la triste figura le parecieron gigantes con los que medir su valor, ya que en su época fue el primer pueblo manchego en dotarse de estas construcciones novedosas en el siglo XVI).

 

En este tramo tiene lugar la aventura de los frailes y el vizcaíno (capítulo IX de la primera parte). Desde Puerto Lápice continúa se continúa por Villarrubia de los Ojos, Tablas de Daimiel, Daimiel, Malagón, Peralvillo, Ciudad Real y Miguelturra para recrear los episodios del bosque donde durmió con los cabreros y asistió al entierro de Grisóstomo; aventura de los yangüeses; la estancia en la venta donde Don Quijote “tuvo y acaecieron mil sucesos, donde le curaron la ventera y su hija (Maritornes) y se hizo el bálsamo de Fierabrás y mantearon a Sancho…” algunas fuentes sitúan este venta en Carrión de Calatrava. Entre Almagro y Bolaños de Calatrava: Aventura con el barbero, a quien robó el yelmo de Mambrino.

 

Entre Valdepeñas y Almuradiel pudieron acontecer la batalla de los dos ejércitos de ovejas y carneros, la aventura en la que da libertad a los galeotes. Cerca de la Venta de Cárdenas: Se oculta y hace penitencia en el corazón de Sierra Morena. Suceden por estos lares la aventura de la hermosa Dorotea o de la doncella menesterosa y finalmente conducen a Don Quijote de nuevo a la venta y desde ella lo llevaron a su casa enjaulado. Recorrido: Argamasilla de Alba, Villarta de San Juan, Puerto Lápice, Villarrubia de los Ojos, Daimiel, Malagón, peralvillo, Ciudad Real, Miguelturra, Almagro, Bolaños de Calatrava, Valdepeñas, Almuradiel, Sierra Morena, Venta de Cárdenas, Castellar de Santiago, La Torre de Juan Abad, Villanueva de los Infantes.

 

TERCERA SALIDA (346 KILÓMETROS)

Parte de Argamasilla de Alba y se dirige hacia El Toboso, pueblo de su amada Dulcinea de la que Don Quijote reconoce a Sancho que estaba enamorado de oídas. Tras recorrer Tomelloso, Alcázar de San Juan, Campo de Criptana y Miguel Esteban, llega a El Toboso, sucede la aventura de las aldeanas y encuentra a Dulcinea encantada. Cerca de Los Hinojosos vive la Aventura del carro de las Cortes de la Muerte. Cerca de La Osa de la Vega trascurre la Aventura del Caballero del Bosque. Continúa camino hacia Belmonte y con dirección a Villarrobledo a mitad de camino sucede la Aventura del los leones de donde toma el nombre del Caballero de los leones. Pasa por Villarrobledo y cerca de Munera tienen lugar las Bodas de Camacho. Pasando por El Bonillo en dirección a Ossa de Montiel y Ruidera se topa con la Aventura de la Cueva de Montesinos. Cerca de Socuéllamos es donde se encontró al paje y mozo de las alabardas. Cerca de Las Pedroñeras vivió la Aventura del Rebuzno.

 

Cerca de San Clemente se encontraba la venta donde Maese Pedro hizo sus habilidades con los títeres y el mono adivino. Continúa viaje hacia el Reino de Aragón y seguir viviendo aventuras hasta llegar a las playas de Barcelona donde es derrotado por el Caballero de la Blanca Luna, desde aquí vuelve a su aldea donde muere. Recorrido: Argamasilla de Alba, Tomelloso, Alcázar de San Juan, Campo de Criptana, Miguel Esteban, El Toboso, Los Hinojosos, Osa de la Vega, Belmonte, Villarrobledo, Munera, El Bonillo, Ossa de Montiel, Ruidera, Socuéllamos, Las Pedroñeras y San Clemente.

 

EN UN LUGAR DE LA AVENTURA

LUGARES CITADOS

Caprichosamente, Cervantes ubica buena parte de las aventuras de Don Quijote en lugares que insinúa o describe paisajes y personajes pero no los cita. Sí aparecen citados textualmente El Toboso (pueblo de su amada Dulcinea), Quintanar de la Orden (donde Sansón Carrasco va a comprar perros pastores y de donde es el ganadero Juan Haldudo), Tembleque (mentado por Sancho Panza, que allí acudía a segar), Puerto Lápice (famoso por su ventas y a donde acude Don Quijote maltrecho tras su aventura con los molinos), el Campo de Montiel (mencionado hasta cinco veces en la novela), Lagunas de Ruidera (episodio de la Cueva de Montesinos, capítulo XXII de la segunda parte) o Toledo (el origen de los ‘papeles’ de la historia de Don Quijote).

 

RUTA TURÍSTICA

La vertiente más turística de la ruta Don Quijote se inicia en Toledo y finaliza en Ocaña. Recorre Consuegra-Puerto Lápice-Villarta de San Juan-Villarrubia de los Ojos-Malagón-Daimiel-Ciudad Real-Almagro-Bolaños de Calatrava-Valdepeñas-Santa Cruz de Mudela-Almuradiel-Viso del Marqués-Villanueva de los Infantes-Manzanares-Argamasilla de Alba-Tomelloso-Ruidera-Ossa de Montiel-El Bonillo- Munera- Villarrobledo- San Clemente- Las Pedroñeras- Belmonte- Mota del Cuervo- Campo de Criptana- Alcázar de San Juan- El Toboso- Quintanar de la Orden- Villacañas- Tembleque- Ocaña.