De cara a Madrid

Andan en el PP intentando dar solución al desgaste Cifuentes como se hace siempre en estos casos, tirando de manual, intentando acusar a los demás de comportamientos similares. En ese afán procuran confundir al personal rebajando a una mera falsificación de curriculum el pecado de la presidenta madrileña (lo es aún cuando estás páginas han entrado en imprenta) y en esa piedra han tropezado muchos. Es criticable falsificar un curriculum; pero mentir en un político casi va de suyo, no es lo más grave que puede demandárseles, lo vemos a diario y no se les pide la dimisión por eso. Está feo y conviene tenerlo en cuenta; pero no es delito a no ser que mientas bajo juramento. Sí es delito falsificar documentos o que otros lo hagan por ti, para beneficiarte, y tu lo sepas, no digo ya si además eres quien ha hecho el encargo.

Seguir leyendo...