David Utrilla

Es el Presidente de la Asociación de Fotógrafos de Toledo, una de las más dinámicas de toda la región.

 

David Utrilla.

David Utrilla.

 

En noviembre de 2009 quince aficionados toledanos a la fotografía se unieron para formar la Asociación Fotográfica de Toledo, entre ellos su actual presidente David Utrilla. De entonces acá la asociación se ha mostrado como una de las más activas e imaginativas del panorama cultural toledano. Los 15 miembros del 2009 se han convertido en cerca de 200 miembros. Además unos 800 usuarios en su página web y 6.500 seguidores en Facebook. El gran nivel de participación de los asociados es una de las características principales de Afotoledo. Sus proyectos colectivos entre otros el de “Toledo como nunca ha sido fotografiado” han resultado fascinantes.

El último, el 4º de la serie, el pasado mes de junio, con el subtítulo “Ven a Toledo a hacerte una foto” continúa asombrando a todo aquel que entre en la página web de la asociación www.afotoledo.com, la única manera de poder verlo.

 

David Utrilla nació en Toledo hace 41 años. Ahora vive en Barcience. Siempre se sintió muy atraído por el dibujo, la pintura, la música, así que, dice “el gusto por la fotografía podría aparecer en cuanto pasara delante de mí una cámara fotográfica interesante. Y así fue, un día me la encontré y me picó el gusanillo. Fue a mis 8 años, me pareció un invento alucinante y no paré hasta conseguir entender como funcionaba y en que se basaba todo aquello. Luego vinieron otras cosas… y hace unos 10 años tuve la oportunidad de hacerme con una digital que me atrapó por completo”.

 

Considera que la fotografía está muy mal valorada quizá por eso de que todo el mundo tiene un móvil en el bolsillo, pero él busca siempre el lado inédito en sus tomas y eso ya no está al alcance de todos. Una muestra es la imagen del castillo de Montalbán que acompaña a este texto. Una vista desconocida de este castillo templario que necesitó de varias horas de camino previamente. Opina que “un teléfono móvil no dejará de ser en concepto un dispositivo para hacer muchas cosas (entre ellas hablar) y básicamente un aparato para mantenernos comunicados y más conectados que nunca. Una fotografía, debería ser mucho más que una simple captura y un fotógrafo es consciente de ello. En general al colectivo al que pertenecemos no creo que le preocupe mucho este fenómeno del móvil, quizá más cargado de posibilidades nuevas, ayudas y aplicaciones (para fotografiar) que un problema a considerar”.

 

La fotografía es arte cuando no tienes que explicar lo que ves, solo disfrutarla. Así de sencillo y de genial

 

En fotografía David no se sitúa entre los puristas. “Me encanta la tecnología, las nuevas posibilidades de edición, de mejora digital de la imagen y todas las ayudas técnicas para lograr expresarte con una fotografía. Y no creo que sea malo, sino una cuestión de equilibrio, de saber que es lo que quieres. De todos modos, entiendo y respeto profundamente al purista, porque también sabe qué quiere conseguir y cómo”. Pero todo tiene un límite, por eso añade: “Lo que no me gusta es el engaño y servirte de estos recursos para mostrar lo que no has sabido conseguir con tu cámara, lo que no había en ese momento, o embellecer una foto mediocre. En el fondo todos tenemos un cierto olfato para detectar estas imágenes, que a veces… parecen estar sacadas más de un videojuego en un mundo virtual, que de la realidad de este mundo”.

 

Gran retratista, como muestran las imágenes, sin embargo es el paisaje y las escenas nocturnas lo que más le atrae fotografiar: “escenas en las que impera la importancia de la atmósfera y los efectos de la luz natural en esas etapas más mágicas”. También le gusta retratar espacios y lugares que llaman la atención por el estado y condiciones en los que se encuentran, por su pasado y su historia, y ser capaz de sacar lo mejor de ellos. Aunque una gran cualidad del fotógrafo es la observación, piensa que la predisposición juega un papel importante en el acto fotográfico. “Evidentemente siempre te encuentras con motivos interesantes cuando no llevas la cámara contigo, pero prefiero volver, saborear y construir la foto si hay posibilidad en un momento más sosegado y meditado”.

 

Y que la fotografía pasa a ser arte. “Cuando a través de ella eres capaz de comunicarte en un lenguaje fotográfico, cuando no hace falta contar ninguna historia, cuando no tienes que explicar la foto que ves… sólo disfrutarla. Así de sencillo y de genial”. Dice ser un poco obsesivo con la hiper-definición y resolución de las imágenes, así como con la calidad de las mismas. Aunque el equipo facilita mucho las cosas, señala que no es lo más importante. “Para mí, si fuera un gran equipo, diría que alcanza un 10% de la importancia en una buena foto”.

 

Hace unos días el Presidente de la empresa Sony auguraba una segunda vida para la fotografía analógica y para los discos de vinilo, pero para David Utrilla esto es algo que “está ahora muy de moda. Es un resurgimiento nostálgico. Es totalmente diferente a la pureza que da la fotografía digital. El poso de antiguo atrae mucho. Creo que será algo lúdico, de cara a lo profesional no es práctico y no tiene cabida, pienso que ya ha dado carpetazo. Precisamente en la asociación hacemos algunas quedadas de fotografía analógica y luego las colgamos a la web, pero siempre como nostalgia”.

 

Las cuatro principales cualidades que aprecia en el fotógrafo son: “curioso, para que te sorprenda el mundo, sus detalles y cómo funciona. Todo es interesante y merece la pena descubrirlo. Apasionado: la pasión por lo que haces te anima a esforzarte y avanzar. Autocrítico, para cuestionarse siempre todo, dejar a un lado las bonitas palabras y luchar por mejorar. Disciplinado: siempre hay un punto débil, y éste es el mío. Reconozco que esto es vital”.

 

Le gusta la docencia, de hecho en su blog cuelga de vez en cuando algún tutorial para ayudar a quienes empiezan. “El aficionado muchas veces comete el error de ir a la velocidad de la luz antes de entender nada. Y eso en muchas ocasiones puede llevar a la frustración. Es cierto que es fácil acercarse a este mundo, la fotografía es más cercana y accesible que nunca, pero es necesario hacer el esfuerzo de aprender un poco algunos fundamentos, simplemente ser un poco curioso. Conocer algo de la naturaleza de la luz, de las lentes, parámetros de captura, tipos de cámara… y ahora en digital, comprender a grandes rasgos como funciona un sensor, como captura la imagen, que es un archivo digital… Puede parecer aburrido, pero es muy sencillo e interesante. Además creo que es lo más fácil, lo complicado ya vendrá después”.

 

En cuanto a la asociación que preside y que en poco tiempo ha marcado una serie de hitos en la historia de la imagen toledana, entre otros con los citados “Toledo como nunca se ha fotografiado”, para David “es genial contar con fotógrafos como José María Moreno Santiago, autor y cabeza pensante de esta saga”.

 

No se piden requisitos especiales para pertenecer a ella, se da por supuesto que quien lo solicita tiene inquietudes fotográficas, le apetece aprender, resolver dudas, conocer gente interesante y divertirse. Una fotografía para un carnet y 20 euros anuales y puedes formar parte de una comunidad muy dinámica y participar desde quedadas, encuentros, salidas fotográficas, visitas fotográficas culturales, fotografía nocturna, charlas, concursos y juegos fotográficos, foros de debate y crítica fotográfica, exhibición de las mejores fotos de los socios a través del portal web, varias exposiciones anuales con la selección de las mejores fotos de todo el año, exposiciones fotográficas solidarias, másterclass y ponencias con fotógrafos de primer nivel.

 

Precisamente el próximo 30 y 31 de enero han organizado unas clases magistrales en el Hotel San Juan de los Reyes con José Benito Ruiz, uno de los importantes de la fotografía española actual y un gran divulgador fotográfico.

Seguir leyendo… »