Cuenca, Soria y Teruel, unidas en la lucha contra la despoblación

Los presidentes de Aragón, Castilla y León y Castilla-La Mancha se han unido en defensa de sus provincias más despobladas: Teruel,  Soria y Cuenca. Foto: JCCM.

 

‘Teruel existe’, el famoso lema con el que la provincia lucha desde hace años contra las consecuencias de la despoblación de su territorio, se extiende ahora a ‘Cuenca existe’ y ‘Soria existe’. Y estas tres provincias no están solas. Los presidentes de Aragón, Javier Lambán; de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco; y de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, han firmado juntos un documento en el que hacen constar que las tres comunidades solicitan «que las áreas de población inferior a 12,5 hab/Km2, reciban la consideración de zonas con muy baja densidad de habitantes. De este modo, estas zonas podrán beneficiarse de la reducción de hasta el 20% de las cuotas de la Seguridad Social y de las oportunidades que puede ofrecer nuestra realidad geográfica”, ha resumido García-Page.

 

El documento se va a remitir al Gobierno de España para que la Comisión Europea incluya a las provincias de Cuenca, Teruel y Huesca en la categoría de zonas más desfavorecidas por la despoblación, mediante una modificación del Mapa Español de Ayudas Regionales.

 

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha defendido esta mañana en Soria, lugar donde ha tenido lugar la firma, la necesidad de «abordar el problema de la despoblación a través de un cambio en el modelo de financiación autonómica. Estamos absolutamente determinados a hacernos escuchar”. 

 

El concepto de despoblación no es una moda”, ha proseguido García-Page, y “este planteamiento de participación en el debate nacional, de las autonomías va a ser recurrente, más aún en el contexto de la pandemia del virus que ha evidenciado que las autonomías y los presidentes de las autonomías no somos un añadido al Estado, somos parte del Estado, y por tanto somos Estado… Los ciudadanos tienen derecho constitucional y absoluto a tener un trato proporcional y justo en los servicios básicos y esenciales como la Educación y la Sanidad. Y esto tiene que ver de una manera directa con el sitio en el que se aplica”.

 

García-Page ha puesto como ejemplo la provincia de Cuenca, «donde para gestionar la Sanidad en la primera línea son necesarios cincuenta centros, mientras que, para esa misma población, en la ciudad madrileña de Fuenlabrada se necesitan solo cinco recursos”. 

 

El presidente de Castilla-La Mancha ha avanzado que, próximamente, estas tres comunidades volverán a reunirse en un foro de similares características “que se va a reforzar con planteamientos de hasta ocho comunidades autónomas con gobiernos de distinto color político”, ha precisado.

 

Por su parte, el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha destacado que «con este acuerdo se pone de manifiesto una vez más que la concordia es posible entre distintos territorios y entre distintas orientaciones políticas. Castilla y León apuesta por políticas para avanzar y crecer juntos, y para beneficiar a las personas, lo que constituye la verdadera razón de ser del Estado de las Autonomías: servir a las personas».

 

El Presidente de Aragón, Javier Lambán, ha puesto en valor acuerdos como el de hoy, con presidentes a pie de calle, vinculados al mundo local antes de ser presidentes, y conscientes de que para afrontar el gran problema de la despoblación no sirven fórmulas mágicas ni gaseosas, sino acciones coordinadas, con peso institucional.

 

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha aclarado posteriormente a la presentación de este documento en Soria, que también se ha solicitado que el Señorío de Molina y la Sierra Norte de Guadalajara tengan la misma consideración que las provincias de Cuenca, Soria y Teruel como ‘zonas más desfavorecidas’, debido a su situación demográfica, en el próximo mapa de ayudas regionales.

 

Así lo ha explicado  la consejera de Igualdad y portavoz, Blanca Fernández, quien tras la denuncia del PP de Castilla-La Mancha de que se estaba excluyendo de esta petición a zonas despobladas de Guadalajara, ha detallado que «sí consta en el documento firmado ayer con los presidentes autonómicos de Aragón y Castilla y León que expresamente recoge que este reconocimiento, “para las zonas adyacentes y contiguas” a estas provincias que también cuentan con menos de 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado».

 

Blanca Fernández ha subrayado la importancia de la unión de las tres comunidades “porque la unión hace la fuerza”, para solicitar al Gobierno de España que estas tres provincias y los territorios adyacentes sean tenidas en cuenta como zonas más desfavorecidas en el próximo mapa de ayudas regionales.

 

Además, ha señalado la consejera portavoz “es muy importante porque este documento no solo se refiere a Cuenca sino a los territorios adyacentes y esto implica que el Señorío de Molina de Aragón y la Sierra Norte sean contempladas como zonas más desfavorecidas y puedan tener un impulso mayor en el mapa de ayudas regionales europeas. En definitiva, el fondo de cohesión de lo que trata es de cohesionar territorios y personas que viven en territorios que tienen menos oportunidades y por eso tiene mucho sentido que ayer tres se unieran en la misma dirección”.

 

«Lo que necesitamos en los pueblos pequeños son muchas Lolas»