CUATRO NÚMEROS UNO CON MÁS DE 70

El 26 de julio se celebra el Día de los Abuelos y, por extensión, sirve de reconocimiento a todas las personas de más edad. Hemos entrevistado a cuatro toledanos de entre 72 y 87 años que siguen en primera línea de la actividad a la que han dedicado su vida o que han triunfado después de jubilarse. Son números uno con sobredosis de entusiasmo.

 Juan López (1944) es el Campeón de España de media maratón y de 10 kms en ruta. En la foto, en la pista de atletismo de Toledo, con algunas de las medallas que ha conseguido desde 2014. Foto: Gómez Herruz

Juan López (1944) es el Campeón de España de media maratón y de 10 kms en ruta. En la foto, en la pista de atletismo de Toledo, con algunas de las medallas que ha conseguido desde 2014. Foto: Gómez Herruz

 

 

.

Para entusiasmo el de Juan López. Acaba de terminar una magnífica temporada de atletismo en la categoría de veteranos. Con 72 años se ha proclamado Campeón de España de 10 kms en ruta (abril, en Alcañiz) y de media maratón (enero, en Santa Pola). Y en su primer Europeo ha quedado tercero por equipos en esta última especialidad (mayo, en Portugal). En los últimos meses ha ganado también la veterana prueba de cross de la Espada Toledana, el medio maratón de la Cigarra y ha sido subcampeón en el maratón de Sevilla, que hizo en 3 horas 25 minutos.

 

Sus otras marcas conseguidas en el último año también impresionan: media maratón (21 kms) en 1 hora 34 minutos, cross (5.000 metros) en 20 minutos y 10 kms en ruta en 44 minutos. Y aún sorprenden más sabiendo que Juan López empezó a correr con 66 años y hasta 2014 no compitió por primera vez. “Empecé a andar y a moverme deprisa cuando me jubilé porque antes trabajaba muchísimas horas (era mecánico de coches) y no tenía tiempo. Le había prometido a un primo que haríamos el Camino de Santiago cuando pudiera y juntos lo empezamos en Francia. Yo lo pude terminar”.

 

Fue entonces cuando le animó a correr su hija Eva, “escaladora de las buenas -indica el atleta- que me decía que yo tenía buen fondo para correr. Cuando empecé no aguantaba ni un minuto corriendo. Me parecía imposible. Y ella me decía un minuto hoy, y otro mañana, poco a poco. Empecé en septiembre y ese año ya corrí la San Silvestre de Toledo y la acabé”. Meses después, ya en 2015, se presentó con su yerno a la carrera Ponle Freno, en Madrid.

 

Seguir leyendo...