CUÁNDO MEJORAR LA CONVIVENCIA ES POSIBLE

Illescas y Yeles: seis meses con planes locales en mar- cha que comprometen a casi todo el mundo. Objetivo: mejorar entre todos en respeto, igualdad, tole-rancia, integración o en cooperación.

 

Celebración del Día de la Paz en el colegio La Constitución el pasado mes de enero.

 

Da pereza dar las gracias o saludarse, y más disculparse o soltar un por favor. El móvil nos absorbe y seguimos embelesados en la pantalla aunque nos estén hablando. Nos cuesta colaborar y ponernos en la situación del otro. Lo de la puntualidad es para los demás y nos es más fácil insultar y enfadarnos que intentar dialogar con argumentos y buscar entendimiento. Y parece que en los adolescentes -aunque generación tras generación cargan con los reproches del mal comportamiento- la cosa se normaliza.

 

Estas actitudes tan cotidianas a las que el año pasado prestaron especial atención en Illescas (casi 24.000 habitantes) y en Yeles (en torno a 6.000) no suceden solo en estos municipios, en sus institutos y colegios, en sus calles o en el ámbito familiar o deportivo; pero lo que sí hicieron en estos pueblos fue ponerlo sobre la mesa como un asunto “preocupante” a resolver.

 

“Tenemos un problema básico de implicación familiar, con familias que son problemáticas y están en el origen de estas conductas”

 

Y consiguieron comprometer en ello a casi todas las instituciones y colectivos que tienen algo que ver con la educación de los menores y con el respeto, en general, de todos los vecinos. Así surgieron los planes de convivencia ciudadana, adaptados a las necesidades y situación de cada pueblo, con unos objetivos claros, unas acciones y unos plazos, que arrancaron en octubre. “Aún tenemos que evaluar los resultados de estos primeros meses y lo haremos ahora, al terminar el curso escolar. Este es un proyecto a largo plazo, pero sí podemos decir ya que está funcionando. De momento ha servido para unir a la comunidad educativa y a todo el pueblo, porque aquí todo el mundo sabe ya de lo que estamos hablando”, señala Belén Beamud, la concejala de Educación y Deportes de Illescas.

 

Es difícil no saberlo porque

Seguir leyendo...