CONGRESOS

Aprovechando que estos meses ha escampado de tanta lluvia electoral, los partidos políticos se dedican a poner en orden sus casas y de ahí la lluvia, en este caso congresual, que nos está llegando de un tiempo a esta parte. A nivel nacional Ciudadanos primero y Podemos y PP a la vez, después, resolvieron sus papeletas sin demasiadas penas pero tampoco sin glorias. Básicamente lo que hicieron fue prorrogar el mandato a quienes ya mandaban. Algún personaje secundario quedó herido; pero no hubo demasiada sangre relevante en la resolución de esos congresos. El morbo, en todo caso, lo atrae hacia sí el congreso nacional del PSOE. Hay disputa.

 

Se reproduce la dinámica futbolística anual, Madrid-Barcelona y en tercer término el At. de Madrid, el preferido de los que no les va ni les viene el asunto porque ellos, a lo mejor, son del Zaragoza a pesar de todo. Susana Díaz, Pedro Sánchez, y Patxi López han hecho campaña en la región durante el mes de marzo, antes de que se convocaran las primarias. La primera de manera virtual, se la han hecho otros por ella a través de declaraciones y a través de la presentación de sus grupos de apoyo. El segundo, que también tiene importantes grupos de apoyo, especialmente en Albacete, ha intervenido directamente. Llenó el paraninfo de la universidad en Albacete el mismo día que en Toledo se presentaba el grupo de apoyo a Susana Díaz. El tercero, básicamente su campaña ha consistido en entrevistarse y fotografiarse con cargos institucionales del PSOE, la más llamativa la reunión con García Page, a cuenta de que iba a intervenir en Sonseca, cosa que hizo ante unas 100 personas.

 

El dilema con el que se encuentran los dirigentes del PSOE no es ya como conseguir un líder que salga lanzado de unas elecciones primarias, sino como evitar volver a dejarse jirones en el proceso toda vez que parece que esta liga no la va a ganar el At de Madrid. Cosa que si bien no dejaría satisfecho a ninguno de los otros, tampoco los dejaría rabiando. En Castilla La Mancha las posturas parecen claras y probablemente de las que más la del presidente García Page, quien ha condicionado su futuro político al resultado de las elecciones primarias, señalando que pospondrá cualquier planteamiento personal sobre lo que hacer durante los próximos años hasta no saber quién se hará con la secretaría general.

 

Las preferencias de García Page sobre Susana Díaz son más que evidentes. También lo son las de los presidentes de las Diputaciones de Toledo y Ciudad Real, no así el de Albacete que se inclina por Pedro Sánchez. Las principales alcaldías del PSOE en Castilla-La Mancha, por lo general, son favorables a la candidatura de Díaz, excepción hecha de la de Toledo, partidaria de Sánchez. Aunque estos cargos institucionales procuran no hacer declaraciones en un sentido u en otro, siempre cuentan con próximos que las hacen por ellos, especialmente en las redes sociales. En todo caso, otra de las incógnitas para ese congreso es el seguidismo que se vaya a dar o no por parte de los militantes al criterio de los líderes locales.

 

En Podemos Castilla-La Mancha tienen otro congreso especialmente interesante. Cuentan con dos parlamentarios regionales, que son los que posibilitan que gobierne el PSOE, y cada uno de ellos encabeza una candidatura diferente a la secretaría regional. David Llorente no aceptó la propuesta del actual secretario, José García Molina, de ir en una candidatura conjunta. También aquí habrá más candidaturas y el modelo organizativo de Podemos hace difícil predecir el resultado. García Molina cuenta con el apoyo de Pablo Iglesias pero eso no es necesariamente determinante.

 

El PP va más avanzado, resuelto su congreso regional según el guión, ahora se embarcan en los provinciales, que en Toledo también se mueve en el terreno de la incógnita. No hay candidatos aún para la presidencia que abandonará Arturo García Tizón. Como corresponde a un partido jerarquizado lo previsible será que al cargo acceda quien designe Dolores de Cospedal. En ese sentido parece que el parlamentario regional y alcalde de Seseña, Carlos Velázquez, pudiera tener las mayores posibilidades. El secretario provincial, Jesús Labrador, ha aceptado no entrar en la liza. La duda está en la posición que adopte el actual coordinador de organización del PP toledano, Emilio Bravo, que, a no ser que le convenzan de lo contrario, podría aspirar a presentarse a la presidencia del PP de Toledo, aprovechando ser más conocido y tener mucho más contacto con la militancia toledana que Velázquez.